Cada uno de los atletas que participará en la carrera llegará a cumplir un sueño luego de intensos meses de sacrificada preparación. En "El Líbero", nos cuentan cómo llegan para el domingo.
Publicado el 10.04.2015
Comparte:

Este domingo, se llevará a cabo la novena versión del evento deportivo más grande del país.  28 mil corredores, en 25 categorías distintas, correrán los 10K, 21K y los 42 kilómetros de la Maratón de Santiago, que tendrá como partida y llegada la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda.

Detrás de estos corredores hay miles de historias de esfuerzo y perseverancia, que “El Líbero” quiso conocer en primera persona. Aquí, les contamos 19 de ellas.

 

GABRIEL ZALIASNIKGabriel Zaliasnik: “Como dicen algunos, la maratón de verdad, comienza recién en el kilómetro 30”

Mi vida ha cambiado muchísimo desde que decidí ponerme a correr. En todos estos años corriendo uno aprende lo importante que es tener un espacio de tiempo sólo para uno, en el que tedesconectas de todo y sólo te enfocas en el entrenamiento y en el objetivo propuesto.

En esta oportunidad, a diferencia de maratones anteriores, he dedicado cuatro días a la semana a los entrenamientos, con algunas interrupciones en febrero y por responsabilidades profesionales. En eso, ha sido fundamental el trabajo junto a mi entrenador Julio Uribe, de Corremundos.

Es absolutamente distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. Las distancias menores son abordables, incluso con poco entrenamiento. La maratón misma requiere necesariamente de un entrenamiento constante y la carrera de  mucha de concentración. Como dicen algunos, la maratón de verdad, comienza recién en el kilómetro 30.

Fuera de la comodidad de correr en donde uno vive, en la Maratón de Santiago uno se encuentra con muchos amigos y la cercanía con la familia permite que todos sean participes de este evento deportivo. Ello pese a que en Chile falta aún mas participación del público y más respeto de parte de los automovilistas.

En esta ocasión las expectativas son sólo pasarlo bien, pues en realidad será el punto de partida para mi entrenamiento de este año en que me he propuesto correr mi cuarta maratón durante el segundo semestre.

Como correré sólo la media maratón de 21K, no me he propuesto marca alguna. Quiero a partir de ello evaluar cuál es mi estado al empezar este año 2015.

 

CARLOS LETELIERCarlos Letelier: “Bajé de peso, conocí lugares que nunca pensé conocer y me convertí al deporte casi en un 100%”

Desde que decidí ponerme a correr, mi vida ha cambiado muchísimo. Bajé de peso, conocí lugares que nunca pensé conocer y me convertí al deporte casi en un 100%. Entreno seis veces a la semana, entre una y dos horas al día. Con un buen entrenamiento no creo que sea muy distinto correr 10, 21 kilómetros o la distancia de la maratón. Pero lo que viviré el domingo será muy especial, porque va a ser mi primera maratón por asfalto. Mis expectativas son pasarlo bien y terminar relativamente entero. Espero alcanzar una marca de entre 4 y 4 horas y media.

 

MIGUEL ANTILEFMiguel Antilef: “Disfrutar junto a otros esta pasión es increíble, sobre todo para demostrar que si te preparas bien, puedes cumplir tus sueños”.

Mi vida ha variado en 180 grados desde el momento que decidí comenzar a correr. Hace cinco años pesaba 107 kilos y tenía múltiples problemas de salud. Inicié este proceso de cambio con mucha perseverancia y con la ayuda de Dios, hasta encontrarme hoy a las puertas de correr mi tercera Maratón de Santiago.

Mi plan de trabajo para esta carrera comenzó hace 12 semanas, con un régimen de entrenamiento de cinco días a la semana, donde realizo diferentes actividades según me indicaba el plan. Para mí es muy distinto correr 10, 21 o los 42 kilómetros, no sólo por la distancia, o por el plan de entrenamiento, sino también por la preparación físico-mental que conlleva una prueba como esta. Y la Maratón de Santiago particularmente es especial porque se corre en mi país y con mucha pasión. Disfrutar junto a otros corredores esta pasión es increíble, sobre todo para demostrar que si te preparas bien, puedes cumplir tus sueños.

Mis expectativas para el domingo son correr y disfrutar. No tengo contemplado llegar a la meta en un tiempo específico, solo quiero disfrutar.  Y si ese tiempo me ayuda a mejorar mi marca, bienvenido sea. Así que vamos con todo.

 

JESUS SUAREZJesús Suárez: “Es una carrera dura, yo la llamo el mounstro. No todos la corren, le tienen miedo. Así que llevar esa medalla a la casa tiene un significado personal”

Desde que comencé a correr maratones, no solo cambió mi vida sino que también la de mi grupo familiar. El plan de entrenamiento nos involucra a todos. Personalmente, este deporte me ayuda a estar sin estrés y el plan de alimentación me permite una vida saludable, aunque un día a la semana me doy una licencia. Mi esposa ya se contagió y corrió una maratón y a mis hijos los entusiasma la idea de participar.

Para una maratón exigente como Santiago, realicé un plan de entrenamiento de cuatro veces a la semana, durante cuatro meses.

Correr 10 o 21 kilómetros no es lo mismo que la maratón. Son planes totalmente diferentes. 10 kilómetros es una carrera, 21 kilómetros es un medio fondo donde debes combinar velocidad y resistencia, y la maratón es resistencia física y mental.

La Maratón de Santiago tiene varios atractivos. Sin lugar a dudas es la mejor prueba de este tipo de Sudamérica. Es una carrera dura, yo la llamo el mounstro. Si haces un buen tiempo aquí, en una ruta plana vuelas. No todos la corren, le tienen miedo. Así que llevar esa medalla a la casa tiene un significado personal.

Para este domingo he entrenado bien, creo que ha sido el mejor plan que he hecho. Quiero llegar fuerte a los 30 kilómetros y poder dejarlo todo. Y llegar a la meta con un tiempo cercano a las 3 horas y 30 minutos.

 

CRISTIAN ALVARADOCristián Alvarado: “Lo más importante son las amistades que he logrado conocer. El grupo con el que corro es parte de mi vida”

Desde que me puse a correr, mi vida ha cambiado en todo sentido. Cuando comencé pesaba 84 kilos y hoy peso 67. Pero creo que eso no fue lo más importante, sino que las amistades que he logrado conocer. El grupo con el que corro es parte de mi vida.

Entreno los siete días de la semana y los fines de semana realizo entrenamientos más largos. No sé si es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. Creo que cada distancia tiene su magia, la sensación de estar en la partida es la misma, sólo que en los 42 kilómetros se te pasan mil cosas por la cabeza: ¿podré llegar? ¿Me entrené bien?, en fin muchas cosas, pero obviamente correr la maratón es un desafío grande.

La Maratón de Santiago es especial. Correr en tu ciudad, en tu país, tiene otro significado. Llevo participando cinco años seguidos y cada vez es diferente. Mis expectativas para este domingo son pasarlo bien y espero poder bajar mi marca, pero por sobre todo, mi mayor expectativa es llegar. El año pasado mi marca fue de 3 horas y 25 minutos. Para este año, sería buenísimo llegar a la meta en 3 horas y 10 minutos.

 

LEONARDO HERRERALeonardo Herrera: “Correr en tu país y en la principal maratón es algo que hay que hacer y disfrutar”

Siempre he sido deportista, sin embargo, dedicarme a correr me ha obligado a tener autodisciplina, ya que hay que ser muy constante en los entrenamientos para poder llegar bien preparado a una carrera y disfrutarla.

Claramente es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que correr la maratón.  La evolución natural es aumentar la distancia si la capacidad física y aeróbica lo permiten. Una maratón no hay que mirarla en menos, ya que el esfuerzo físico y mental es sobrehumano. Yo he corrido más de 20 maratones y aún sigue siendo una prueba muy dura.

La Maratón de Santiago es muy importante. Mucha gente viaja a diferentes países – yo también lo he hecho- a correr las maratones más importantes de mundo. Sin embargo correr en tu país y en la principal maratón es algo que hay que hacer y disfrutar.

El domingo voy por mi sexta maratón de Santiago y cada año que pasa la siento más atractiva por la cantidad de gente que participa. Cuando corrí la primera vez hace diez años, no éramos más de 500 personas. Creo que es la maratón más masiva de Sudamérica.

Mis expectativas para el domingo son las mismas de siempre: pasarlo bien, conversar con amigos durante la carrera y llegar a la meta con ganas de seguir corriendo. No tengo una marca en mente, correré con un par de amigos y la idea siempre es llegar en torno a las cuatro horas para poder disfrutar la carrera.

 

 

CHRISTIAN OROZChristian Oros: “Correr la maratón es toda una experiencia de vida”

Desde que comencé a entrenar con Full Runners de manera seria -a comienzos de 2012- siento que he cambiado mi estilo de vida. Valoro más el entrenamiento grupal, los consejos de los coach, el valor del aspecto nutricional, la hidratación, además de tener que levantarme muchas veces a las 5:30 de la mañana para salir a entrenar y cumplir con el plan. Junto con eso, he bajado de peso. Por otro lado, he tenido que entrenar en pista, que termina siendo muy temida y odiada por muchos, pero que resulta ser fundamental para este tipo de competencia.

En el global este deporte termina convirtiéndose en una actividad familiar, donde todos vibran de una u otra forma, en las distintas carreras y maratones. Yo he viajado con mi familia a la Maratón de Nueva York y próximamente estaré en Berlín, acompañado de mi mujer y mis hijas.

En general dedico entre cuatro y cinco días a la semana a entrenar. De lunes a viernes hago trabajos en pista con series de 400 o 1.600 metros. Y eso lo alterno en la semana con días que corro ocho o 12 kilómetros en distinta velocidad y ritmo. Los sábados, hay trabajos de distancia y volumen, con los famosos fondos, que pueden llegar a ser de 30 kilómetros previos a una  maratón.

Es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. En los 10K, que lo hago en ocasiones, busco velocidad, casi a tope. En los 21K, que es una de las pruebas favoritas, hay un trabajo de ritmo y velocidad (hace un sprint los últimos 2 kilómetros es una tradición). Los 42K, son un trabajo de disciplina, que requiere prepararse con más de cuatro meses de anticipación. Correr la maratón implica pasar de la euforia de la partida, a la concentración de la mente en toda la ruta, superar los propios medios y cansancios, para subir los brazos en la meta luego de horas de esfuerzo y sacrificio. Es toda una experiencia de vida.

La Maratón de Santiago fue mi primera competencia de 42 kilómetros. Y a pesar de tener un circuito complejo, tiene un carácter único por lo duro de la travesía. Estás en tu ciudad y en tu país, que hace de esta carrera, algo muy adictivo. Ver a la gente apoyando en las calles con pancartas -o sorprendida porque cortan una calle o se ven de un momento a otro mirando a los corredores que pasan-, junto con el cruce por distintas zonas de la ciudad, la hace un momento especial.

Con respecto a mis expectativas, estoy en pleno proceso de recuperarme de una lesión en la espalda. Espero poder estar el domingo al 100%, de manera de afrontar mis quintos 42K de la mejor forma. Espero disfrutar la carrera, de ver a mi familia apoyándome como siempre en distintos puntos, de ver a la gente en las calles, y poder observar que cada vez somos más los runners que se suman a esta competencia. Es una fiesta y una experiencia única, hay que aprovecharla y vivirla más allá del esfuerzo y cansancio -y a veces dolor- que implica cubrir esta distancia.

Con respecto a la marca que quiero lograr este año, la lesión me tiene algo más conservador. Si logro igualar la marca del año pasado, que fue de 3 horas y 55 minutos, sería un muy buen resultado.

FELIPE OLIVARESFelipe Olivares: “La Maratón de Santiago es muy especial por el ambiente, por la adrenalina, por el hecho de correr en tu país. Es una experiencia única”

Mi vida ha cambiado en un 100% desde que decidí ponerme a correr, hace ocho meses aproximadamente. Es un estilo de vida que genera un mejor enfoque, tanto en el ámbito laboral como en lo personal, en lo físico y en lo mental. Por otro lado, se crea un desafío propio y un objetivo que es clave en todo sentido de la vida para lograr el éxito.

Estos serán mis primeros 42K. Me preparé con el equipo de Brain Team, que son expertos en triatlón y running . Con ellos entreno tres veces por semana, que complemento con gimnasio otras dos o tres sesiones para fortalecer la musculatura.

En mi opinión las tres distancias son totalmente distintas, tanto en lo táctico como en lo físico. Pero en cuanto a la preparación, en las tres pruebas se requiere de un buen entrenamiento y supervisión para evitar lesiones y disfrutar la carrera.

La Maratón de Santiago es muy especial por el ambiente, por la adrenalina, por el hecho de correr en tu país, en calles que ya conoces, con mucha gente cercana que se levanta muy temprano para apoyarte y darte ánimo. Todo eso, hace que sea una experiencia totalmente especial y única.

Al ser mis primeros 42K quiero disfrutar la carrera y llegar a la meta sin ningún problema o molestia. Mi marca personal es estar bajo las cuatro horas. Pero si me demoro más tiempo por algún motivo, no me voy a deprimir. Ya al pasar la meta mi objetivo estará cumplido.

 

Gabriel Durán: “Para los que somos simplemente amateurs, correr un 42K tiene bastante de masoquismo”

Mi vida ha cambiado demasiado desde que decidí ponerme a correr. Soy médico veterinario, por lo tanto, paso casi 11 horas diarias encerrado en una consulta médica. Correr me permite eliminar tensiones, estrés y mantener un estado físico adecuado que se estaba echando a perder con los años.

Además, desde que decidí correr mi primer maratón me ha permitido conocer el mundo. Mi primer 42K fue en la maratón de Buenos Aires, posteriormente vinieron Punta del Este, Lima y la más especial fue la Maratón de La Habana, donde fui el único chileno en competencia. Fue gratificante ver que gracias a mí, estuviera puesta la bandera chilena frente al capitolio cubano. Y a fin de año viene un desafío mayor, ya que ya estoy inscrito y confirmado para la maratón de Nueva York.

Dependiendo de la etapa de entrenamiento en que me encuentre, generalmente entreno cinco días a la semana. Diariamente puede variar desde una hora en entrenamientos cortos, hasta tres horas cuando se deben hacer los entrenamientos largos de fin de semana.

Es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. Los 10K  lo hago con mi grupo dos o tres  veces por semana como parte del entrenamiento. Los 21K tiene un lado más divertido, ya que te permite aplicar velocidad y no cuidarte tanto para los kilómetros finales. Y para los que somos simplemente amateurs, correr un 42K tiene bastante de masoquismo. Personalmente sé que voy a sufrir los 10 últimos kilómetros, pero todo ese sufrimiento se compensa con el placer de los últimos 100 metros y con la satisfacción de cruzar la meta.

La Maratón de Santiago es una verdadera fiesta. Con mis amigos runners, dos meses antes ya estamos hablando de la carrera. Y si comparamos esta maratón con las competencias en el extranjero, creo que está súper bien organizada. Además, si la comparamos con otras carreras del mismo tipo, la inscripción es bastante barata.  Es el evento running del año y ningún corredor que se precie de tal se la puede perder.

Con respecto a mis expectativas, no compito contra nadie. Sólo lo hago contra mi propia marca. Y es precisamente en la Maratón de Santiago donde tengo mi mejor tiempo y al ser un circuito conocido, espero lograr batir ese record. Bajar de las 3 horas con 40 minutos, sería lo ideal. Si se logra, genial y si no se puede, hay que llegar dignamente a la meta.

 

ALEJANDRO KOPPMANNAlejandro Koppmann: “Anímicamente, si no corro me siento más decaído”

Siempre he practicado algún tipo de actividad física. Sin embargo correr de manera regular y competir con objetivos, me ha traído orden, perseverancia y disciplina a mi vida. El resto de mis actividades se han ido ordenando en torno al hecho de correr y entrenar. Anímicamente, si no corro me siento más decaído.

Entreno entre siete  y diez horas semanales, repartidos en tres a cuatro jornadas de trote variable y dos días semanales voy al gimnasio para realizar trabajos de musculación.

Es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. Creo que son deportes distintos. A mayor distancia se requiere más cabeza. Parece raro, pero creo que correr distancias largas se transforma en un deporte más mental que físico.

La Maratón de Santiago es muy especial porque te permite poder usar las calles que conoces, tener a la familia cerca y sentirte integrado a la ciudad y no como un “bicho raro”.

Mis expectativas para el domingo son terminar la carrera y no caminar, evitar lesiones, disfrutar la prueba y el entorno. Finalmente, mejorar mi tiempo. Pretendo esta vez bajar de las cuatro horas.

 

 

GUILLERMO DEL CASTILLOGuillermo del Castillo: “Mi marca será el resultado del entrenamiento y lo que logre, para mí será un oro olímpico

Tengo 57 años, soy un general retirado del Ejército y después de haberme dedicado toda una vida a hacer deportes, decidí prepararme para hacer running e incorporarlo a mis actividades. En el año 2011 comencé a participar en el club “Military Runners Chile”, que está integrado por hombres y mujeres civiles y militares, de distintas edades, que los une un gran cariño por el Ejército y la pasión por el running.

Tenemos un entrenador, el profesor Enrique Córdova, y practicamos en las áreas deportivas de la Escuela Militar los martes y jueves en la tarde. El resto de la semana, conforme a un programa individual de entrenamiento, realizo mucha calle, cerro, etc.

Después de un largo proceso de entrenamiento físico y mental, he decidido correr mis primeros 42K, este año en la Maratón de Santiago. En estos años he corrido distintas carreras de 10K y de 21K, especialmente las dos últimas competencias de Santiago y las tres últimas Costa del Pacífico.

Obviamente que mi vida ha cambiado con el running ya que lo he tomado como un complemento a mi rutina, como una sana distracción y siento que he ido poco a poco mejorando mis rendimientos. Creo que la receta es la pasión por lo que uno hace, la disciplina, obedecer los consejos del entrenador y la constancia.

Para esta maratón desde hace un año realizo un programa mensual de entrenamiento, en el cual mi entrenador me va colocando metas, con diferentes cargas, reforzamiento muscular y controles mensuales de rendimiento. En este último mes he tenido que correr, por ejemplo, los martes 12K, los miércoles 15K, los jueves entrenamiento en pista y los sábados 18K.

Elegí hacer mi primera maratón en Santiago, en primer lugar porque me gustan los desafíos. Sé que es dura y difícil. Después de haber corrido los 21K, confío en mis capacidades y en mi entrenamiento, me siento seguro y creo que si lo logro, recién puedo pensar en otra maratón fuera del país.

Mis expectativas para el domingo son poder disfrutar la carrera, vivir cada instante como una experiencia única de vida y finalmente, como dice mi entrenador, ir a retirar la medalla, ya que el trabajo fue hecho durante largas y duras jornadas de preparación.

Como es mi primera maratón, quizás no corra con la presión de llegar en un tiempo determinado. Mi marca será el resultado del entrenamiento y lo que logre, para mí será un oro olímpico.

JUAN JOSE SANTA MARIAJuan José Santa María: “Espero poder disfrutar la maratón lo que más pueda. Para sudar y sufrir, fueron los entrenamientos”

Mi vida ha cambiado mucho desde que comencé a correr. La verdad es que antes no hacia ningún tipo de deporte. Y en la medida que mi estado físico fue mejorando, fui agregando el gimnasio y otros deportes, al punto que ya no puedo pasar muchos días sin hacer deporte. Y todo comenzó con el running.

En realidad le dedico semanalmente al entrenamiento bastante menos horas de lo que se recomienda normalmente para una maratón. Pero una cosa que he ido aprendiendo con el tiempo que llevo practicando el running, es que no existe un plan de entrenamiento que sirva para todos. Las veces que he entrenado siguiendo un plan genérico para hacer un tiempo determinado, me he sobrecargado y no he logrado el objetivo. Por lo cual, ahora normalmente entreno dos veces a la semana.

Si solo deseas llegar a la meta, no encuentro mucha diferencia en correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. Basta con sumar kilómetros en las piernas. Pero si deseas hacer un buen tiempo, el tipo de entrenamiento cambia para cada distancia. La otra gran diferencia es que en la Maratón enfrentas un desafío mental más que físico, y eso no ocurre en los 21K ni en los 10K.

Este domingo voy por mi cuarta maratón. Es el evento de running más importante de Chile y actualmente no hay otra competencia deportiva que convoque a 28 mil corredores. Eso de por sí hace que la Maratón de Santiago sea muy especial.

Con respecto a mis expectativas para el domingo, espero poder disfrutar la maratón lo que más pueda. Para sudar y sufrir, fueron los entrenamientos. El día de la carrera es para pasarlo bien y espero poder llegar a la meta sin problemas. Si además de eso puedo cumplir mis objetivos, aún mejor.

En una maratón uno siempre tiene varios objetivos. El primero es poder llegar a la meta, da lo mismo el tiempo o el estado en que se llegue. Después de eso me gustaría mejorar mi tiempo de la Maratón de Santiago que es de 4 horas y 23 minutos, que logré en 2013. Bajar las cuatro horas sería mi tiempo ideal para este domingo.

PABLO HUBEPablo Hube: “Gracias a este deporte, soy una persona mucho más relajada y me ha ayudado mucho a mirar la vida desde otra perspectiva”

Desde que decidí ponerme a correr, mi vida ha cambiado radicalmente. Ahora soy una persona mucho más proactiva, ordenada, y siempre intento superar los objetivos, no sólo en lo deportivo, sino que también en lo laboral. Gracias a este deporte, soy una persona mucho más relajada y me ha ayudado mucho a mirar la vida desde otra perspectiva. Me me ha ayudado a tirar siempre para arriba ante cualquier situación negativa que se me presente.

Es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón, ya que el tipo de preparación es diferente, física y mentalmente. Para la Maratón de Santiago, aproximadamente entrené 11 horas semanales.

La carrera del domingo es por lejos la más grande de Chile, donde viene gente de muchos países por lo que se hace más entretenida. Además, el circuito es muy bueno y la mayoría de las personas que corren maratón se preparan para esta carrera por lo que varios entrenamientos de uno calzan o llegan a ser similares a los de otros corredores. Se pueden formar muy buenos grupos para entrenar.

Espero llegar físicamente bien para el domingo ya que vengo saliendo de una lesión. Mis expectativas son disfrutar la carrera pase lo que pase, ya que la experiencia de correr una maratón y terminarla, es única. Siempre para una maratón, uno deja literalmente todo en la cancha.

Con respecto a la marca que quiero conseguir, espero bajar lo que hice en 2013, que sería llegar a la meta en un tiempo menor a las 2 horas y 56 minutos.

 

Pablo OgnoPablo Ogno: “Lo que ocurra el domingo va a ser la culminación de un proceso de cuatro meses. Quedan atrás las lesiones, los entrenamientos y todo el sacrificio realizado”

Siempre he disfrutado hacer deporte y creo que el mayor cambio que te genera correr,  es que debes dedicarte sólo a eso. Es difícil complementarlo con otros deportes, por tiempo y por el riesgo de lesión. Sólo piensas en ritmos promedios, carreras y cuidarte para seguir corriendo y dar el debido descanso al cuerpo. En general, dedico semanalmente a los entrenamientos, entre nueve y 10 horas.

Para correr los 10K y 21K puedes llegar con más o menos entrenamiento. En cambio, creo que la maratón es un desafío físico y mental y cualquier error te pasa la cuenta. No puedes improvisar, debes programar tu carrera y no salir de tu plan. Definitivamente es muy distinto preparar y correr una maratón.

La Maratón de Santiago es muy especial, porque encuentras niños y familias esperando y alentando a todos los corredores, o gente que te conoce y te entrega su apoyo. Además, es especial porque conoces el circuito y eso te da mucha confianza y motivación para llegar a la meta.

Con respecto a mis expectativas, lo que ocurra el domingo va a ser la culminación de un proceso de cuatro meses. Quedan atrás las lesiones, los entrenamientos y todo el sacrificio realizado. Sólo espero disfrutar de los 42K, con una marca que espero sea de menos de 2 horas y 55 minutos.

 

PATRICIA RODRIGUEZPatricia Rodríguez: “Estoy ansiosa porque llegue el domingo, por volver a correr por las calles de mi ciudad y sentir la emoción de cruzar la meta con los brazos en alto

Mi vida tiene un antes y un después de comenzar a correr. Empecé a correr por la misma razón que Forrest Gump: por pena. Mi mamá murió hace 6 años y correr me sirvió de terapia. Hoy sigo corriendo, aunque también por muchas otras razones: por salud, por superación, o por simples ganas.

Este será mi cuarto enfrentamiento con el “monstruo de 42 cabezas” y, como en ocasiones anteriores, le he dedicado cuatro meses entrenando cinco días a la semana, bajo la atenta mirada de mi coach Diego Saavedra.

Entrenar para 42K es muy distinto a entrenar para 10 o 21K, pues no sólo la carga física es mayor, sino que debes hacer un gran trabajo mental. Terminar una maratón es 80% cabeza.

La Maratón de Santiago tiene una mística especial. Es la más numerosa, la más importante. Desde el 2010 que la corro y es especial para mí ver cómo han mejorado mis cronos.

Estoy ansiosa porque llegue el domingo, por volver a correr por las calles de mi ciudad y sentir la emoción de cruzar la meta con los brazos en alto. Si el entrenamiento da su fruto, debería bajar con creces mi mejor tiempo que hice en noviembre en la Maratón de Nueva York de 4 horas 33 minutos y 59 segundos. Nos vemos en la partida y nos abrazamos en la meta.

FERNANDO ARAVENAFernando Aravena: “Para los triatletas es un muy buen entrenamiento, pues te obliga a medirte con corredores de running y en un ambiente de alta adrenalina”

Mi  vida ha cambiado radicalmente desde que decidí ponerme a correr. Comencé hace ocho años, cuando tenía 38, después de una vida sedentaria y un sobrepeso evidente. Empecé tímidamente con 5K, luego me motive con los 10K y la llegada a los 21K se me hizo natural. Luego venía la gran decisión de estirar la distancia, pero las historias del desgaste que te puede producir el correr y preparar una maratón me hicieron optar por el triatlón. Hoy el deporte es parte de mi vida y por eso voy a participar en los 21K este domingo.

Corro por lo general dos veces por semana: a mitad de semana hago pista para mejorar velocidad y los fines de semana un largo para mejorar resistencia. Esto se complementa con los trabajos de natación (tres veces a la semana) y bicicleta (otras tres veces a la semana), que  conlleva mi plan de entrenamiento de triatlón.

Es muy distinto correr 10 que los 21 kilómetros. Los 10K son para correrlos a tope, mientras que los 21K son más trabajados en la planificación de la carrera. Los entrenamientos también son distintos, principalmente en los volúmenes semanales a correr.

La Maratón de Santiago es la carrera del running de Chile. Todos se preparan para debutar o para buscar nuevas distancias o tiempos. En el caso de los triatletas es un muy buen entrenamiento, pues te obliga a medirte con corredores de running y en un ambiente de alta adrenalina.

Mis expectativas para el domingo son primero que nada pasarlo bien y por supuesto terminar. Y la marca que quiero conseguir, voy por 1 hora y 50 minutos, o menos.

SYLVIASilvia Rudzajs: “La Maratón de Santiago es una competencia internacional, una experiencia fantástica y muy motivadora”

Mi vida ha cambiado bastante desde que decidí ponerme a correr, ya que me he propuesto metas y desafíos, entrenando a conciencia. Le dedico cinco días a la semana al entrenamiento.

Es muy distinto correr 10 o 21 kilómetros, que la maratón. El desafío, el esfuerzo y el desgaste físico es mucho mayor, por lo que se requiere de más disciplina.

La Maratón de Santiago es una competencia internacional, una experiencia fantástica y muy motivadora. Mis expectativas para el domingo son llegar a la meta, en buenas condiciones, con un tiempo menor que en la última competencia. Quiero conseguir menos de 2 horas en los 21K.

 

Fernanda SchaubMaría Fernanda Schaub: “Encontré un deporte que puedo adaptar a mi vida”

Toda mi vida he sido deportista. Crecí con la adrenalina del deporte y la competición. Me siento mal física y anímicamente cuando no hago deportes. Cuando vas creciendo, tus prioridades y tiempo libre van cambiando por lo cual el running se adaptó de manera perfecta en este sentido, ya que es un deporte individual que no necesitas de un partner, no requiere de infraestructura, ni está restringido a un cierto horario. En resumen encontré un deporte que puedo adaptar a mi vida.

Desde hace algunos años que comencé a correr, por lo que al menos dos o tres veces a la semana siempre salgo a trotar. Si bien he participado en varias corridas de 10K, esta vez quise mejorar mi meta y correr por primera vez los 21K. Tuve que realizar todo un plan de ejercicios. Al principio empecé seis días a la semana y al final fueron cuatro días para bajar un poco el ritmo y tener mi cuerpo 100% preparado para este domingo.

Es muy distinto correr 10 que 21 kilómetros. Los 21K requieren de una preparación física y de un plan de trabajo. Creo que los 10K los puede hacer cualquier persona que haga algo de deporte semanalmente. Para los 21K me inventaba panoramas de recorridos para que fuera menos el sacrificio, en cambio, para los 10K es llegar y salir a dar una vuelta.

Es increíble la energía que se siente en todas las carreras, pero la Maratón de Santiago tiene un recorrido histórico que la hace muy entretenida. Ver a Santiago paralizado por un evento deportivo es espectacular.

Mi primer objetivo, como en todas las corridas que he participado, es llegar a la meta y sentirme físicamente completa, sin dolores musculares al día siguiente, como si no hubiera trotado. Y espero cruzar la meta en menos de dos horas.

 

MichaelMichael Niedmann: “Los 42K son cosa seria, se necesita preparación y demandan un gran compromiso”

Toda carrera tiene sus dificultades. A mí los 10K no me gustan, es una carrera muy intensa y dura pero de corta duración. Los 21K es una prueba de mayor importancia y significación física y mental. Supone mantener un ritmo por bastante tiempo y tiene una tremenda intensidad, requiere de un trabajo preparatorio y de una trabajo especifico previo, si la expectativa es un buen resultado. Los 42K, en tanto, son cosa seria, se necesita preparación y demandan un gran compromiso. Esta vez correré los 21K y espero bajar mi resultado comparativo y lograr 1 hora y 42 minutos, disfrutando de la carrera y de la condición física construida.

 

FOTO: PEDRO CERDA/AGENCIAUNO