Reggaetón, hinchas infiltrados, lágrimas y cánticos sobre Gaza ambientaron la histórica clasificación lograda por el equipo de colonia en Uruguay.
Publicado el 13.02.2015
Comparte:

Sonó el pitazo final y los cerca de 70 hinchas y dirigentes de Palestino que estaban presentes ayer en el estadio Parque Central de Montevideo, comenzaron a llorar y a abrazarse de emoción. A pesar de que su equipo había perdido 2-1 frente al potente Nacional uruguayo, ese resultado alcanzó para sellar la clasificación del equipo de colonia a la fase de grupos de la Copa Libertadores, instancia a la que no llegaba desde 1979.

unnamed (1)Minutos antes la tensión se había apoderado de la delegación chilena, pues si Nacional conseguía un solo gol más –situación que estuvo a punto de ocurrir-, se acababa el sueño de Palestino. De hecho, en el transcurso del partido varios escucharon al presidente del club, Fernando Aguad, bromear con que estaba “al borde del infarto”.

Pero el partido finalizó y los pocos integrantes de la delegación comenzaron a gritar “Gaza resiste, Palestina existe”, cantos que se escucharon nítidamente debido a que el estadio estaba virtualmente sin público, producto de un castigo aplicado a los locales tras incidentes generados por sus hinchas en un cotejo frente a Newell’s Old Boys el año pasado.

Posteriormente, la celebración se trasladó a los vestuarios, donde toda la delegación que viajó a Uruguay –donde había dirigentes y varios hinchas que se “infiltraron” para poder ver el partido- compartió con el plantel que se encontraba en estado de euforia. Sonaba a todo volumen música reggaetón y todos festejaban lanzando bebidas isotónicas por los aires, remedando lo que hacen los pilotos de Fórmula 1 con champagne cuando ganan una carrera. Al igual que en las graderías, la fiesta se desató y comenzaron los cánticos típicos del club: “Súbete al camello, Palestino, yo te quiero”. Además aprovecharoFanaticos de Palestinon de reconocer al héroe de la jornada, el “tiburón” Renato Ramos, quien fue el autor del único gol de Palestino y que paradójicamente ayer cumplía 36 años, los mismos que tuvieron que transcurrir para que el club volviera a este torneo internacional.

Una hora después, toda la delegación –entre sus integrantes figuraban varios miembros de la comunidad palestina como el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue- siguió la fiesta arriba del bus que lo trasladó al aeropuerto, donde finalmente abordaron un chárter a las 3 am que los trajo de vuelta a Santiago.