A menos de un año de su formación, y luego de obtener dos primeros lugares en la temporada de otoño, el joven equipo que ahora tiene como sponsor a Engel & Völkers, se adjudicó el fin de semana pasado la Copa Jorge Lyon, y antes ya había ganado la Copa Carlos Larraín.
Publicado el 02.11.2017
Comparte:

“El proyecto de La Tortuga viene de la mano con el compromiso con el deporte, con los caballos. Obviamente somos muy competitivos y siempre queremos ganar, pero lo más importante es el proyecto que hay detrás, muy diferente a cómo se trabaja hoy en el mundo del polo”. Así analiza Juan Martín Gerstle el buen arranque que ha tenido el equipo “La Tortuga Engel & Völkers” que tiene como media partner a “El Líbero” y que recién en este mes de noviembre cumple un año, período en que ya ha conseguido cuatro títulos y dos finales en los torneos que ha disputado durante 2017.

Juan Martín Gerstle (abajo a la izquierda en la foto), junto a su hermano mellizo Juan Pedro y al preparador Ángel Tito Matta, son los creadores de este equipo de polo, que tiene la particularidad de tener entre sus jugadores a Baltazar Lama, un deportista de tan sólo 12 años, que se ha transformado en una de las revelaciones de la temporada de primavera, que comenzó en el mes de octubre. Pese a su corta edad -Lama cursa sexto básico en el Colegio Alemán de Santiago-, el año pasado participó como invitado en el equipo y este año ha jugado todos los partidos.

Bajo la dirección técnica de Juan Martín Gerstle, Baltazar Lama, junto a los adultos Juan Pedro Gerstle, Rodrigo Azocar y Javier Torres, ya han disputado dos torneos en la temporada de primavera del Club de Polo San Cristóbal, que partió a mediados de octubre. Primero ganaron la serie E de la Copa Carlos Larraín, tras derrotar a “El Huique” por 10-4 y luego el último fin de semana de octubre se adjudicaron la Copa Jorge Lyon, luego de vencer en la final a “Viluco”, por 7-2.

Juan Martín Gerstle pasó de jugador a entrenador y, en su nuevo rol, profundiza sobre el proyecto de “La Tortuga Polo”: “Trato que todos los jugadores, por lo menos una vez a la semana, monten los caballos. Además realizamos una evaluación de los partidos, no es que lleguen, jueguen, se vayan para su casa y se olviden, cosa que ocurre comúnmente hoy en el polo. Yo creo que estamos logrando romper algunos esquemas de este deporte. Además, ves los resultados y se nota la diferencia”.

Gerstle destaca el trabajo que realizan todos los integrantes del equipo, y no sólo los jugadores. En  eso cumple un rol fundamental el preparador Ángel Tito Matta, junto a los petiseros: “Él se preocupa del trabajo, del manejo y de la organización de los caballos: su alimentación, su ejercicio y su presentación. Este es un trabajo integral, colaborativo, donde todos nos preocupamos de la preparación de los caballos, de los entrenamientos de los jugadores. Tenemos formas de trabajo que captamos del exterior, las aplicamos en nuestro equipo, con muy buenos resultados”.

Los mejores momentos de “La Tortuga Engel & Völkers” en la temporada de primavera del Club de Polo San Cristóbal