Cecilia, su madre, lo llevó por primera vez a un torneo en el que ella misma trabajaba, cuando el número 1 de Chile tenía sólo ocho meses de vida. Su tía Natalia es la directora del Challenger de Santiago, torneo que ganó el tenista el año pasado y su otra tía, Natalia, además de ser su madrina, es la esposa de su entrenador, el argentino Martín Rodríguez.
Publicado el 08.03.2018
Comparte:

No sólo su abuelo, el destacado ex tenista Jaime Fillol, o el padre de Nicolás Jarry, Allan Jarry, o su tío-entrenador, Martín Rodríguez, han sido importantes en su desarrollo deportivo. También su madre, Cecilia Fillol, y sus tres tías, han ejercido una gran influencia en su carrera. El número 1 de Chile y 61 del ranking ATP ha crecido rodeado de un ambiente donde no sólo se practican distintos deportes, sino que también pertenece a una familia que ha estado constantemente vinculada a la gestión de grandes eventos deportivos. Y donde las mujeres han tenido un rol clave.

Jaime Fillol, junto a su hermano Álvaro, durante 21 años estuvieron a cargo del torneo de categoría ATP que se realizaba en Chile, y que primero se disputó en Santiago y luego en Viña del Mar. Y luego siguieron el mismo camino las cuatro hijas de Jaime, quienes el año 2014 tomaron el mando del Challenger de Santiago, torneo que se disputa por estos días en el Club de Polo San Cristóbal.

Nicolás Jarry ha crecido en medio de ambos torneos y particularmente el hecho que su madre, Cecilia Fillol, además haya trabajado junto a su abuelo en todas las ediciones del ATP de Santiago, fue crucial en su decisión de querer dedicarse profesionalmente al tenis. Así lo explica el mismo Fillol a “El Líbero”: “Ella fue una colaboradora muy importante en el campeonato, donde además trabajaban mis cinco hijos. Y eso fue definiendo un poco más el deporte que Nicolás quiso desarrollar”.

Fillol cuenta una anécdota que grafica esta temprana relación de Nicolás Jarry con todo lo que involucra el mundo del tenis: “Como Cecilia era la encargada de la hospitalidad de los jugadores, como una humorada se le ocurrió confeccionarle a Nicolás su primera credencial y eso que mi nieto tenía sólo ocho meses de vida”.

Y pese a que por falta de apoyo económico la familia Fillol no pudo seguir con la organización del torneo ATP -Chile perdió la sede por el mismo motivo- todas las hermanas junto a sus maridos, en 2014 decidieron hacerse cargo del Challenger de Santiago. Catalina Fillol es la directora y es quien aparece en esta foto cuando Nicolás Jarry ganó el torneo, el año pasado. Además participa la mamá del número 1 de Chile, y sus tías Ángela y Natalia. Esta última es la madrina del jugador y la esposa de Martín Rodríguez, su eterno entrenador y que también está a cargo de la gestión tenística del torneo. “Nico es el mayor de los nietos por el lado Fillol, por lo tanto tiene una relación muy fuerte y muy cercana con mis hermanas, y como yo soy la mayor y me casé muy joven, él desde chico fue como el chiche de la casa”, reconoce Cecilia a “El Líbero”.

Jaime Fillol señala además que muchas de las características que Nicolás ya tiene adquiridas para enfrentar los problemas que tiene este deporte y la forma cómo se comporta, tiene mucho que ver con la formación que recibe en su casa, de su mamá. “Ella junto a Alan como metodología le han inculcado a todos sus hijos que desarrollen por lo menos un deporte durante todo un año, de tal forma de darle un sentido de responsabilidad y compromiso a las decisiones que van tomando en sus vidas”.

Cecilia finalmente agrega que “Nico tiene la suerte que mucha de la gente que lo rodea tiene experiencia en el tema. Y nosotros con Alan siempre le hemos dicho que aproveche a su gente para ir ayudándose a tomar decisiones en el camino, pero la verdad es que él de manera individual ha sido muy partícipe de todo su crecimiento y su evolución en este deporte. Él va a tomando la pauta de este camino”.