Dos auditorías externas, una financiera y otra legal, y sin la supervisión del actual directorio, es la propuesta de Colo Colo, U. de Chile, U. Católica y S. Wanderers, para el consejo de presidentes del jueves.
Publicado el 02.06.2015
Comparte:

“Transparencia absoluta”, repitió varias veces Luis Larraín, vocero de los cuatro presidentes de clubes que llegaron ayer a la ANFP a pedir explicaciones al directorio, luego de las acusaciones de corrupción y soborno en contra de la FIFA y la Conmebol y que podrían afectar directamente a la Federación de Fútbol de Chile.

Antes de llegar a la sede del fútbol chileno en Quilín para reunirse con el directorio que encabeza Sergio Jadue, el presidente de Cruzados SADP ya había consensuado la fórmula de cómo “intervenir” la ANFP frente al escándalo de corrupción. El presidente de Colo Colo, Anibal Mosa; de Universidad de Chile, Carlos Heller; y de Santiago Wanderers, Jorge Lafrentz, además de Larraín, llegaron con la intención de hacerse cargo directamente de la delicada situación que afecta al fútbol chileno, y no solamente para pedir explicaciones a Sergio Jadue, como lo habían anunciado desde que se destapara el escándalo.

Larraín había señalado por la mañana en Radio Cooperativa que iba a “hacerle todas las preguntas necesarias a Jadue”, para aclarar el origen de los dos pagos que recibió la Federación por 1,5 millones de dólares cada uno que, según el FBI, provienen de sobornos. Y a la salida de la extensa reunión, donde también estuvo el controlador de Blanco y Negro Leonidas Vial y el director de Azul Azul Mario Conca, el directivo de Católica sostuvo que le había quedado “más o menos claro que esos depósitos provienen de un contrato de la Conmebol con la Federación de Fútbol de Chile, para efectos de gestionar la Copa América”. Sin embargo, según Larraín “las explicaciones de Jadue no aclaran las acusaciones de soborno de la fiscalía norteamericana. Es en este punto donde necesitamos conocer de más certezas”.

Dos auditorías externas e independientes al directorio de la ANFP

La fórmula que consensuaron los presidentes de los tres equipos grandes de la capital además de Santiago Wanderers, con el fin de desentrañar las acusaciones de soborno, no se fraguará desde dentro de la ANFP, sino que todo lo contrario. Así lo informó Luis Larraín a la salida de la reunión con Sergio Jadue y que será el planteamiento que realizará el grupo de dirigentes en el consejo de presidentes de clubes del próximo jueves: “La situación ez extremadamente grave y queremos que se tomen todas las medidas que garanticen transparencia absoluta. Y para eso vamos a proponer en el Consejo que se encarguen dos auditorías externas, una de carácter financiero y otra, de tipo legal”.

La supervisión de ambas auditorías será otra de las situaciones que deberá ser sometida a votación el jueves. Larraín plantea que “tan importante como ambas auditorías, es que estas deberán ser monitoreadas por una comisión independiente al actual directorio de la ANFP, gente del fútbol y especialistas que no tengan vínculos con la directiva actual, para dejar de lado cualquier posibilidad de manipulación y para que exista total transparencia”.

La auditoría financiera, que se estima debiera realizar su trabajo en un plazo de 30 días, tendrá como objetivo aclarar todos los movimientos de platas desde la Conmebol y la cuestionada empresa Datisa, con los órganos del fútbol chileno involucrados: la ANFP, la Federación de Fútbol de Chile y la organización de la Copa América.

La auditoría legal, en tanto,  tendrá como misión estudiar en detalle la acusación de la fiscalía norteamericana sobre corrupción en la FIFA y en la Conmebol, además de los contratos sobre los derechos de televisación de la Copa América. Luis Larraín explicó anoche que el objeto de esta auditoría legal es también “recomendar diligencias a la ANFP ante la justicia norteamericana, de manera de establecer una total cooperación y colaboración con esa investigación para que se resulevan los hechos que se están investigando”.

Sergio Jadue y su directorio, habrían estado de acuerdo en la necesidad de conformar ambas auditorías. Sin embargo la formula de intervención de los tres equipos grandes de la capital, además de Santiago Wanderers, deberá ser sometida a votación en el consejo de presidentes del jueves. Se espera un extenso debate, sobre todo en el tema de la supervisión externa a la actual directiva de la ANFP, porque trascendió que los propios presidentes de Colo Colo, la “U” y Católica, buscarán que personeros de su confianza vigilen la independencia y la transparencia de ambas auditorías. “Queremos estar adentro, queremos gente nuestra mandatando ambas consultorías”, habrían señalado tras la reunión en la ANFP.

Foto: FELIPE FREDES FERNANDEZ/AGENCIAUNO