El campeón de la Copa Chile primero deberá sortear dos llaves de ida y vuelta, para recién poder integrar la fase de grupos del torneo continental. La última vez que los albos avanzaron a octavos de final fue en 2007 luego de la Copa Sudamericana que un año antes estuvieron a punto de ganar.
Publicado el 05.01.2017
Comparte:

“Vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos y más para poder pasar. Pero de que es difícil es muy difícil”, señaló Pablo Guede en su primera conferencia de prensa del año. El técnico de Colo Colo tiene razón, porque luego que la Copa Libertadores pasara de 38 equipos a 47, ahora no es sólo una sino tres las etapas previas a la fase de grupos. El campeón de la Copa Chile comienza a competir en la segunda etapa, en una llave ante Botafogo de Brasil, que clasificó al torneo continental luego de alcanzar el quinto puesto en el Brasileirao 2016. El primer partido se juega en Río de Janeiro el miércoles 1 de febrero, mientras que el duelo de vuelta se disputará el miércoles 8, en el Estadio Monumental.

Tanto para Colo Colo como para el equipo de Río de Janeiro, la Copa Libertadores se presenta como una nueva oportunidad para hacer olvidar a sus hinchas de sus últimas actuaciones internacionales. En su última participación en este torneo continental, en el año 2014, Botafogo quedó eliminado en primera ronda y desde hace 21 años que no avanza a los octavos de final.

Colo Colo, en tanto, llegó a la ronda de los 16 mejores de la Copa Libertadores hace ya 10 años –2007- después de haber alcanzado la final de la Copa Sudamericana en diciembre de 2006. Y antes de esa actuación, sólo en 1998 había avanzado de la fase de grupo.

Botafogo duplica la valorización de mercado de Colo Colo

Si bien las estadísticas de la historia reciente de Colo Colo y Botafogo son similares, con escaso éxito a nivel internacional, el equipo brasileño supera ampliamente al chileno en valor de mercado. Según el sitio Transfermarkt.com, el plantel completo de Colo Colo está avaluado en 13,38 millones de euros, mientras que Botafogo se ubica en torno a 26,75 millones, prácticamente el doble.

montilloY mientras en Botafogo el jugador más caro es el argentino recientemente contratado Walter Montillo (2,3 millones de euros), en Colo Colo el futbolista de mejor cotización de mercado es el volante Esteban Pavez (1,3 millones de euros).

 

mark-2

Mark González, en tanto, que este miércoles fue presentado oficialmente como el último refuerzo albo, según Transmarkt.com su pase vale sólo 1 millón de euros.

Si Colo Colo logra dejar en el camino a Botafogo –tal como ocurrió en las semifinales de la Copa de 1973 con el histórico triunfo por 2-1 en el Estadio Maracaná-, deberá enfrentar al ganador del duelo entre el siempre complicado Olimpia de Paraguay y quien  resulte vencedor del partido entre Municipal de Perú e Independiente del Valle de Ecuador. Y sólo una vez superada esa valla, el equipo que pretende reforzarse con el colombiano Macnelly Torres, recién podría disputar la fase de grupos en el mes de marzo.  De lograrlo, accedería al Grupo 1, que integran el actual campeón de la Libertadores, Atlético Nacional de Colombia, Estudiantes de La Plata de Argentina y  Barcelona de Ecuador.

Lejos de los premios internacionales

Más allá del aspecto deportivo, la corta presencia de los equipos chilenos en los torneos internacionales en el último tiempo los ha privado de obtener millonarios premios en dinero. Si bien sólo por clasificar a Copa Libertadores los premios desde la primera a la tercera fase previa son de 400 mil dólares por cada partido de local, en la fase de grupos, los equipos van a recibir por parte de la Conmebol, 1 millón 350 mil dólares por los tres duelos en calidad de local. A esa cifra, se suman 750 mil dólares por avanzar a octavos de final, 950 mil para los cuartos de final y 1 millón 250 mil dólares para llegar a semifinales. Y en esta nueva versión de la Copa Libertadores, el campeón ganará 3 millones de dólares, mientras que el subcampeón 1 millón 500 mil dólares.

Unión Española será el otro equipo nacional que tendrá que recorrer bastante para optar a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Pero el camino, en el papel, se ve más despejado para el cuadro que dirige Martín Palermo. El 31 de enero inicia su participación frente al Club Atlético Cerro de Uruguay y de salir vitorioso jugará ante el ganador del partido entre The Strongest de Bolivia y el equipo que resulte vencedor del duelo entre Universitario de Sucre, también de Bolivia, y el  Montevideo Wanderers de Uruguay. Universidad Católica y Deportes Iquique llegan directo a la fase de grupos de marzo próximo.