“Son cuantiosos los recursos invertidos en estadios de fútbol, en piscinas y multicanchas, pero a pesar de sus logros y de los valiosos espectáculos que ha sido capaz de traer a Chile, al tenis se le posterga", señala el ex tenista.
Publicado el 18.07.2016
Comparte:

A través de una carta en El Mercurio, el ex tenista Jaime Fillol manifestó hoy su molestia por lo ocurrido este fin de semana en la serie de Copa Davis que disputó nuestro país en Iquique. Si bien Chile se impuso ante Colombia -un rival que en el papel era superior- y logró pasar al repechaje del Grupo Mundial, el gran protagonista de la serie fue el pésimo estado de la cancha del Centro Recreacional Huayquique.

fillolEl campo nunca estuvo en buenas condiciones para el juego, el inicio de la serie tuvo que ser aplazado e incluso los partidos corrieron el riesgo de ser suspendidos, situación que habría dado el triunfo al equipo colombiano.

En su misiva titulada “Tenis chileno e imagen país”, Fillol responsabiliza de la situación del fin de semana al país, “por no reconocer la importancia que el tenis tiene como embajador de Chile. El tenis ha sido postergado y olvidado al momento de ayudar a su desarrollo. Son cuantiosos los recursos invertidos en estadios de fútbol, en piscinas y multicanchas, pero a pesar de sus logros y de los valiosos espectáculos que ha sido capaz de traer a Chile, al tenis se le posterga”.

El abuelo de Nicolás Jarry Fillol -quien integró el equipo dirigido por Nicolás Massú– señala que en un estudio de la Fundación Imagen de Chile el tenis figuraba entre los temas que más repercutían de nuestro país en la prensa extranjera y que “ahora la imagen de Chile se verá dañada internacionalmente al mostrar a un número uno del mundo (Marcelo Ríos) y un doble medallista de oro olímpico (Massú) arreglando la cancha de tenis donde el equipo que ellos dirigen debía jugar la final del Grupo I Americano de la Copa Davis”.

En otro pasaje del texto dice “¡Qué vergüenza para Chile, qué nivel de subdesarrollo!” y sostiene que espera que “esta vergüenza deportiva nos lleve a formular políticas de desarrollo del tenis y así aprovechar de buena manera el prestigio logrado a través de sus estrellas”.