El abogado presenció en vivo las jornadas del atletismo de los JJ.OO. Junto con elogiar a Usain Bolt, destaca el triunfo del garrochista local Thiago Braz da Silva quien, contra todos los pronósticos, se quedó con el oro, desplazando a la estrella, el francés Renaud Lavilleine.
Publicado el 16.08.2016
Comparte:

 

 

JUAN EDUARDO TRONCOSOLas jornadas nocturnas del domingo y del lunes ratifican por qué el atletismo es el deporte rey de los juegos olímpicos. El domingo en la noche el atletismo se llamó Usain Bolt. No vamos a descubrir ahora su enorme capacidad como atleta pero sí hemos podido comprobar su simpatía y el carisma que transmite que contrata, por ejemplo, con la actitud de divo de su permanente rival y escolta en la final de los 100 metros, el norteamericano Justin Gatlin. Mientras Bolt tiene tiempo para saludar y fotografiarse con todo el mundo, hacer sus famosas poses y bromas varias -incluso pude verlo cantar reggae para la TV brasileña-, Gatlin corre, no saluda a nadie y se va.

Lamentablemente, esa noche, la actuación de Bolt eclipsó tanto la merecida medalla de oro en el salto triple de la fabulosa colombiana Caterina Ibarguen, que con una marca de 15,17 metros fue la única que sobrepasó los 15 metros, como el nuevo record mundial en los 400 metros planos masculinos del sudafricano Van Niekerk, que puso 43,03 segundos.

Sin embargo, para mí la jornada del domingo había comenzado temprano en la cancha de golf especialmente confeccionada para estos juegos donde se disputaba la ronda final de la competencia masculina. El golf volvía a ser deporte olímpico después de 112 años y lo hacía de la mejor manera. Una cancha llena de público y una medalla de oro que se vino a definir en el último hoyo, un par 5 que completó con un birdie el británico Justin Rose para un total de 16 menos. Medalla de plata para el último ganador del British Open, el sueco Henrik Stenson, que sólo logró el par en el 18 para terminar con 15 menos.

AGUILAR Y TRONCOSOEse día decidí seguir los últimos hoyos del jugador chileno Felipe Aguilar (en la foto), permanente rival en el tour europeo de los medallistas olímpicos, quien cumplió con un aceptable torneo. De no haber sido por su mala ronda del sábado donde pegó cuatro más, probablemente habría terminado Top 10. Al final de su participación estuve con él y le pregunté por su desempeño. Me comentó: “Quedé contento con mi última ronda de menos tres, lástima lo del sábado donde erré muchos puts”.  Sobre la cancha me señaló: “Es muy competitiva, de primerísimo nivel, que podría albergar campeonatos de cualquiera de las mejores giras”. Finalmente, sobre su primera experiencia olímpica me dijo que había “disfrutado muchísimo estos Juegos, la vida en la Villa Olímpica, ver otras competencias y la entrega de tantos deportistas solo por el honor de defender a sus países”.

La jornada nocturna del lunes del atletismo se inició con una fuerte y pasajera lluvia que retrasó el inicio de las competencias. Entre los participantes de la jornada estuvo la lanzadora del disco chilena Karen Gallardo que con un mejor lanzamiento de 57,81 metros, estuvo lejos de lograr clasificar para la final. Pero pudimos disfrutar de la figura excluyente del garrochista brasileño Thiago Braz da Silva, ganador de medalla de oro con una marca de 6,03 metros, nuevo récord olímpico. Me llamó la atención la soltura y tranquilidad del brasileño ya que mientras todos iniciaron su participación con 5,50 metros, él esperó altura para comenzar a saltar en los 5,65 metros. Fue increíble como explotó el estadio con su salto ganador que sirvió para dejar con la medalla de plata al defensor del título olímpico, el francés Renaud Lavilleine.

La nota dramática de la jornada atlética fue la medalla de oro en los 400 metros planos de la atleta de Bahamas Shaunae Miller, que se desplomó al llegar a la meta, aunque en el estadio quedó la tremenda duda si su caída fue intencional, para sobrepasar en la misma línea la fuerte arremetida de la favorita, la norteamericana Allison Felix. Fue literalmente un triunfo por nariz el de la bahameña.

Los brasileños celebran una buena jornada, ya que más temprano en el basquetball recuperaban su opción de seguir avanzando al ganar a Nigeria, aunque después la derrota de Argentina frente a España sepultara sus opciones. Sin embargo, cerrando la noche, el voleibol, deporte muy popular acá, les daba una nueva satisfacción a los dueños de casa al vencer en disputado partido a los franceses, asegurando así los cuartos de final donde deberán enfrentarse en un partido de aquellos, ante Argentina. Quería terminar comentando que me ponen muy contento los triunfos de los deportistas sudamericanos, pero con mucha frustración veo cada vez más lejos que algún día nos vuelva tocar a nosotros los chilenos.

Juan Eduardo Troncoso, abogado socio de Fontaine & Cia.