El primer técnico en triunfar en La Paz en partidos oficiales de la selección chilena, cree que los 3.640 metros del Estadio Hernando Siles no deberían ser una excusa para que la Roja no regrese con un triunfo esta tarde. Sin embargo advierte que hay que tener cuidado con el remate de media distancia, un arma que aprovechan muy bien los bolivianos en su cancha.
Publicado el 05.09.2017
Comparte:

La selección chilena ha disputado seis partidos en La Paz frente a Bolivia por clasificatorias mundialistas. La primera vez fue en 1957, partido que terminó con un triunfo de los locales por 3-0. 30 años más tarde la Roja, dirigida en ese entonces por Nelson Acosta, se trajo de vuelta un empate 1-1.

En el año 2000 volvieron a ganar los dueños de casa, esa vez por 1-0,  hasta que el 30 de marzo de 2004, Chile consigue su primer triunfo oficial en los 3.640 metros de altura del Estadio Hernando Siles. La selección chilena, logra derrotar a Bolivia por 2-0, con goles de Moisés Villarroel y Mark González. Luego vinieron los triunfos por el mismo resultados en 2008 y 2012, el primero con Bielsa en la banca y el segundo con Sampaoli.

El técnico de esa primera selección chilena que ganó los primeros tres puntos en La Paz era Juvenal Olmos, quien hoy ve con confianza el trabajo que pueda realizar el equipo que dirige Juan Antonio Pizzi esta tarde frente a Bolivia, a partir de las 17 horas. “El componente más importante es lo futbolístico. Por eso es que yo le tengo tanta fe a este partido, porque ya en tres ocasiones consecutivas se ha ganado en La Paz y muchos de los que van a estar mañana (hoy) en el estadio, ya jugaron por las clasificatorias en ese estadio”.

– Pero más allá de las favorables estadísticas, ¿qué hay de mito y de realidad con respecto a la altura de La Paz?

– No es un mito, es una realidad. Hay varias condicionantes que hacen ver un juego distinto entre los futbolistas que están acostumbrados a esos 3.640 metros de altura y los que juegan en el llano. Hay un tema físico que es objetivo. Hay menos oxígeno, por lo tanto el jugador se recupera más lento. Además existe otro factor, que es que la pelota tiene un bote muy distinto, es más largo, lo que la hace más liviana, por lo tanto, los jugadores que tienen una buena pegada marcan una diferencia.

Pero las precauciones que se toman con respecto a la altura, son paliativas respecto a lo más importante, que siempre debe ser el aspecto futbolístico: que el equipo esté bien parado en la cancha, que tenga buenos contragolpeadores, que tenga buena articulación en la mitad de la cancha. El resto son pequeños detalles, para que el jugador se sienta físicamente más seguro.

– Con respecto a esos detalles, ¿es conveniente viajar el mismo día del partido?

– Si la selección chilena se hubiese ido el día antes a La Paz, de seguro en la noche más de algún jugador habría tenido dolores de cabeza, o habría sufrido una falta de sueño producto de la altura. Habría sido un desgaste innecesario, respecto a viajar el mismo día. Pero insisto, el componente más importante es lo futbolístico. Por eso es que yo le tengo tanta fe a este partido, porque ya en tres ocasiones consecutivas se ha ganado en La Paz y muchos de los que van a estar mañana (hoy) en el estadio, ya jugaron por las clasificatorias.

– Entonces el factor “altura”, ¿no debería influir en el resultado?

– El resultado del partido va a ser consecuencia, por ejemplo, de si Chile deja rematar de media distancia a los bolivianos. Si eso ocurre, obviamente Claudio Bravo va a tener dificultades, porque en La Paz la pelota sale disparada. Pero si Chile no gana, no va a ser por un tema físico producto de la altura, porque esta selección está preparada físicamente de buena forma, los jugadores están bien entrenados. Además no hay que olvidar que algunos de los bolivianos hoy no juegan en su país, por lo tanto tampoco están acostumbrados a la altura, como Moreno Martins y Jhasmani Campos.

– ¿Cómo fue su propia experiencia en  el partido que dirigió en Bolivia?

– Planteamos el partido pensando en no apretar arriba, sino que en ordenarnos bien en la mitad de la cancha y estar siempre con energía para salir a trabar ese remate de media distancia que tienen ellos. Eso mismo lo vamos a ver mañana (hoy), con los remates de Pablo Escobar, de Alejandro Chumacero o de Moreno Martins.

– En el último duelo en La Paz vimos que Bolivia atacó mucho en los primeros minutos, tuvo ocho llegadas al arco en los primeros 20 minutos. ¿Proyecta lo mismo para este partido?  

– Bolivia siempre en los inicios se viene encima. Una pequeña ventaja de ellos es que pueden jugar con alta intensidad durante los primeros minutos, pero si no lo logran Chile no va a sufrir. Por otro lado, el gran argumento de nuestro equipo es lo que más le hace daño a los bolivianos en su estadio: la posesión de la pelota. Como Chile tiene ese argumento, que se refleja en el control del juego constante, tiene que ocupar ese recurso más que nunca. Este grupo de jugadores es bueno en la posesión, porque vienen jugando juntos hace nueve años.

– En ese sentido, ¿le parece correcto el planteamiento de Chile frente a Bolivia con cuatro volantes y dos delanteros?

– No es nuevo, lo que pasa es que antes el cuarto volante era José Pedro Fuenzalida, que hacía las veces de puntero derecho, pero que en el fondo era un volante. Ese rol Pizzi lo está cambiando por otro tipo de jugador en el medio, de mayor trajín en el centro, como es Pedro Pablo Hernández, que además tiene un buen remate de media distancia y quizás por eso va de titular. Además, yo creo que Pizzi arma el equipo para que Arturo Vidal vaya más por el centro, que aparezca en el área contraria, porque esa es una de sus características.

– De acuerdo a lo que ya ha planteado, ¿Chile debería obtener un buen resultado en La Paz?

– Si nos encontramos con la selección chilena que lo ha ganado todo, obviamente que tiene muchísimas opciones de quedarse con los tres puntos. Pero si nos encontramos con el equipo que jugó frente a Paraguay, es distinto. Los rendimientos individuales siempre han sido importantes para este equipo. Cuando desde Alemania escuchamos que dicen que Vidal es el mejor volante mixto del mundo, yo digo que si ese Vidal juega mañana por Chile, obviamente va a ser superlativo. Si Alexis Sánchez juega como lo hizo en el Arsenal en la última temporada, obviamente nuestra selección corre con mucha ventaja. Teniendo a esos jugadores inspirados, no es tan difícil poder sacar adelante un buen resultado.