El ex DT de la “Roja” es uno de los tantos entrenadores que salió derrotado de Quito. Sin embargo cree que esta vez el estadio Atahualpa no es tan inexpugnable como lo ha sido para nuestra Selección en los últimos 20 años: “La selección ecuatoriana llega con siete titulares menos, y eso se debiera notar en la cancha”.
Publicado el 06.10.2016
Comparte:

La llamada “generación dorada” del fútbol chileno ha ganado en Medellín, Lima, Asunción y La Paz, pero en Quito ni siquiera ha conseguido un punto. Las estadísticas dicen que la última vez que la “Roja” logró empatar en el Estadio Olímpico, fue el 8 de junio de 1997. Marcelo Salas fue el que marcó en esa oportunidad, transformándose en el último jugador chileno que ha podido anotar un gol en los 2.850 metros de altura de la capital ecuatoriana.

Si bien el último resultado fue un 3-1 en contra, el descuento chileno fue un autogol del volante Juan Carlos Paredes. Ni Alexis Sánchez, ni Eduardo Vargas, ni Arturo Vidal pudieron marcar aquel 12 de octubre de 2012. Y antes, los últimos resultados también habían sido derrotas: 1-0 en 2000, 2-0 en 2004 y 1-0 en 2008.

OLMOSJuvenal Olmos dirigía a la Selección Chilena que perdió en Quito en 2004 y según el actual comentarista de Fox Sports, resulta  difícil poder hacer una comparación de ese partido con el que se jugará esta tarde a partir de las 18 horas de Chile: “La Selección actual es fruto de dos procesos anteriores muy exitosos, mientras que el proceso que me tocó a mí encabezar se produjo luego de quedar décimo en las Clasificatorias anteriores”, señala Olmos. El ex DT de la “Roja” reconoce además que en esa época la altura sobre el nivel del mar de la capital ecuatoriana, sí era un factor determinante, “ya que la gran mayoría de los seleccionados ecuatorianos jugaban en el medio local, no como ahora que fundamentalmente se desempeñan en Europa”.

– ¿Cómo ha visto a la actual selección ecuatoriana?

– Hoy Ecuador tiene siete u ocho cambios en relación al partido que perdieron frente a Brasil. Entonces es difícil prever cuál va a ser su funcionamiento. Yo creo que para el partido de esta tarde los jugadores chilenos llegan en mejor nivel que los ecuatorianos. De la mejor versión de Ecuador, hay siete titulares menos, y eso se debiera notar en la cancha. Si hay un escenario que puede ser propicio para la selección chilena, creo que es esta la oportunidad. Además, luego de las tres derrotas en cuatro partidos, el técnico ecuatoriano hoy está muy cuestionado.

– Que Claudio Bravo vuelva al equipo, ¿será un factor gravitante?

-Más allá del tema deportivo, ya que Bravo es un excelente arquero, hay un aspecto relacionado con su presencia en la cancha que debería ser importante. La versión que vimos de Chile frente a Paraguay, sin el capitán, fue de un equipo muy ruidoso, muy fastidioso. Acuérdate que a los dos minutos de juego Arturo Vidal ya estaba levantando la mano, jugando en contra del árbitro. Y al final, terminamos perdiendo, con un jugador importantísimo como Gary Medel, suspendido por cuatro partidos. Entonces uno piensa que con el ingreso de Claudio Bravo, el equipo se va a concentrar sólo en lo futbolístico, que es su mejor versión. Chile no gana las dos Copa América por bravucón, o por haber presionado a los árbitros. Chile gana porque fue mejor que sus rivales.

– ¿Chile entonces está obligado a ganar en Quito?

– Si Chile entra concentrado y no alterado como lo vimos contra Paraguay, tiene muchas posibilidades de ganarle a Ecuador. Si el equipo entra focalizado en la posesión del juego, dándole fútbol a todo su esquema en lo colectivo, creo que tiene muchas posibilidades de salir victorioso. En cambio si vemos a un Chile que al minuto de juego esté alegando con el árbitro, nervioso dentro de la cancha, alterado, como fue frente a Paraguay, ese no es el camino. Pero ahora está el capitán, que siempre pone orden. Es el jugador de mayor jerarquía.

– Aún no está claro si Valdivia pueda estar en condiciones de jugar, su presencia ¿puede ser un factor determinante en el Estadio Atahualpa de Quito?

– Jorge es el único volante creativo clásico que va quedando en toda Sudamérica. Selecciones como Brasil, Uruguay y Argentina, ya no producen este tipo de jugador. Valdivia sigue jugando como el 10 clásico, que se desempeña de espalda al arco contrario y que por lo mismo, provoca todo un cambio de formato de juego de la selección chilena. Y en esto, los delanteros son los más beneficiados, porque en vez de estar buscando la pelota en la mitad de la cancha, terminan siempre en posición de remate.

– Una derrota del equipo de Pizzi ¿complica las pretensiones de llegar al Mundial?

– Desde esta fecha se empiezan a cerrar las Clasificatorias, el proceso se comienza a transformar en un embudo y van quedando arriba en la tabla los equipos de siempre. Brasil ya retomó su juego, Uruguay sigue arriba y será difícil bajarlo y Argentina creo que debe mostrar mucho más de lo que está haciendo. Y además, está Colombia, Ecuador, Chile, Paraguay. Creo que de ahora en adelante van a ser muy apretado el camino a Rusia 2018.