El ex director del SERNAC viajó el lunes 20 a Norteamérica y regresará recién el 4 de enero a sus funciones, a sólo 10 días del inicio del Torneo de Clausura de Primera División. En el Gobierno esperan que asuma la nueva directiva de la ANFP, para lanzar un nuevo plan para combatir la violencia en los recintos deportivos.
Publicado el 23.12.2015
Comparte:

La última actividad pública del Jefe del Plan Estadio Seguro, José Roa, antes de partir de vacaciones a México, fue asistir el pasado domingo al partido entre Universidad Católica y Palestino, que clasificó a los cruzados a la próxima Copa Sudamericana y que significó el cierre de la temporada 2015 del fútbol profesional.

Santiago Wanderers vs Colo ColoLuego de los violentos incidentes del pasado 6 de diciembre en Valparaíso, que concluyeron en una verdadera batalla campal entre delincuentes que adhieren a Wanderers y Colo Colo, Roa ha debido sortear días complicados, con parlamentarios de su propia coalición política pidiendo su renuncia. El diputado por Valparaíso de la Democracia Cristiana Aldo Cornejo señaló que “tiene que renunciar y esta tarea debe encargarse a alguien que reúna todas las capacidades para asumir este desafío”.

José Roa no renunció y luego de reunirse por primera vez con su jefe directo, el ministro del Interior Jorge Burgos tras los incidentes, señaló a la prensa que el jefe de gabinete le había encargado una tarea, que iba a llevar adelante.

El primer paso de esa tarea lo dio el lunes 14 de diciembre cuando el ex director del SERNAC le entregó a Burgos un detallando informe de los violentos incidentes ocurridos antes del frustrado partido entre Santiago Wanderers y Colo Colo. En la misma reunión, el ministro del Interior recibió otros dos documentos de lo ocurrido en el Estadio Elías Figueroa de Valparaíso, uno del gobernador provincial Omar Jara y otro de Carabineros.

Según señalan en el ministerio del Interior, quien salió mejor parado tras la reunión con Burgos fue el propio Roa, no así el Gobernador de Valparaíso a quien se le cuestionó, entre otras cosas, el mecanismo utilizado para la venta de las entradas. La labor de Carabineros también fue cuestionada por Burgos, luego que la policía uniformada demorara mucho tiempo en tomar la decisión de mandar efectivos de fuerzas especiales a la cancha, para controlar los incidentes.

Una vez concluida la reunión del lunes 14, el jefe de gabinete manifestó que el encargado de la seguridad en los estadios seguirá en su puesto “hasta que tenga la confianza de quien habla y de la Presidenta de la República”. No corrió la misma suerte el coronel de Carabineros Fernando Bywaters, jefe operativo de la zona de Valparaíso, quien al día siguiente fue removido de su cargo. La permanencia del gobernador Jara es menos preocupante para el Ejecutivo, debido a que es de conocimiento público que su intención es renunciar al cargo, para competir en octubre por la alcaldía de Valparaíso.

 

El 4 de enero comienza a resolverse el futuro de Estadio Seguro

En el Gobierno están esperando que asuma la nueva directiva de la ANFP para comenzar a trabajar un cambio en el plan de trabajo en el combate a la  violencia en los estadios. “Cuando tengamos contraparte, podremos comenzar a trabajar, antes no”, reconocen en el Ministerio del Interior.  Ese día será el lunes 4 de enero, la misma fecha que tiene contemplado José Roa regresar de sus vacaciones en México.  Jorge Burgos espera conocer el nombre del nuevo presidente de la ANFP, sea Arturo Salah o Pablo Milad– para resolver las directrices del nuevo Plan Estadio Seguro, con o sin José Roa a la cabeza.  Decisiones cruciales, a sólo diez días del inicio del Torneo de Clausura, que comienza el jueves 14 de enero.