El delantero del Barcelona terminó expulsado y no estará para el decisivo partido del domingo frente a Venezuela.
Publicado el 17.06.2015
Comparte:

Si ayer Argentina y Uruguay ofrecieron un partido friccionado y que casi termina a los golpes, el duelo vivido en el Estadio Monumental entre Brasil y Colombia mostró eso y más, pues los cafeteros vencieron por 1-0 al “Scratch”.

En el primer tiempo Colombia presionó, gestionó jugadas de peligro y buscó por todos lados abrir el marcador rápidamente. En tanto Brasil, se aprovechó de ello, pero no inquieto la portería de Ospina.

Por lo mismo, el gol llegó recién al minuto 36’ tras un saque de esquina, pues los defensas brasileños no lograron despejar el balón y un rebote Jeison Murillo le pegó de primera y convirtió el único gol del partido.

En la etapa complementaria cambiaron los papeles, porque Colombia defendió la ventaja y salía de contragolpe. En tanto la “Verde amarela” dominó el balón y se instaló en terreno contrario. Sin embargo, fueron escasas las ocasiones de gol que se creó.

Pero la polémica del partido llegaría tras el pitazo final de Enrique Osses. Neymar le pega un pelotazo a Pablo Armero, quien cae al suelo por el fuerte golpe. El delantero Carlos Bacca al ver esto encara al jugador del Barcelona y la da un fuerte empujón. Ante ello llega, prácticamente, toda la delegación brasileña a defender a su compañero.

Ambas delegaciones empiezan a enfrentarse, siendo Bacca, Alves los más exaltados. En tanto Neymar se empezó a retirar de la discusión y dejaba que los demás jugadores se insultaran y empujaran.

No obstante, al observar la polémica el árbitro chileno toma una arriesgada decisión: decide expulsar a Bacca y a Neymar, quienes para el próximo duelo no podrán jugar, siendo partidos de importante trascendencia, pues Colombia jugará ante Perú y Brasil ante Venezuela.

 

FOTO: MARIO DÁVILA/AGENCIAUNO