Le sacaron la palabra “violencia”, pero a sólo un mes de ser promulgada, la nueva Ley de Derechos y Deberes en el fútbol deberá sancionar graves hechos delictuales ocurridos durante el último fin de semana.
Publicado el 16.07.2015
Comparte:

La nueva ley del fútbol será sometida a su primera prueba tras los incidentes ocurridos durante la mañana del domingo en el Estadio Sausalito, que impidieron que se pudiera jugar el clásico entre Everton y Santiago Wanderers, por la primera fecha de la Copa Chile. Este partido además, era el primero que disputaba el cuadro viñamarino en su nuevo estadio, luego de ser refaccionado para la Copa América.

Tres veces se había reunido la directiva de Everton con las autoridades de la Gobernación de Valparaíso y Carabineros, para planificar las medidas de seguridad y así evitar incidentes en el clásico porteño. El Gobernador Omar Jara asegura que el club se comprometió que iba a haber 200 guardias; además de ingresos segregados de las barras y una segregación interna con vallas y un foso falso. “Las vallas estaban, el problema fue que no había guardias para controlar que los hinchas no las sobrepasaran”, señala la autoridad provincial a la espera de conocer el parte policial para establecer la multa en contra del organizador del espectáculo, que en este caso es el club Everton.

SUASALITO 2Según el gobernador, a las 11 de la mañana del domingo y a sólo una hora del comienzo del partido, había sólo 56 guardias dispuestos en el estadio. “El problema es que Sausalito tiene un sistema de evacuación que es hacia la cancha, y en las puertas de acceso no había  guardias. Por eso se produjo la invasión de los hinchas. Además, está claro que ellos llegaron dispuestos a pelear”. 

Según el gerente general de Everton, Carlos Oliver, “el club contrató una empresa de seguridad con 200 guardias que, lamentablemente, incumplieron lo pactado. Tenemos un informe que señala que llegaron 137 guardias el día domingo. Evidentemente ahí hay un falta, pero sin perjuicio de ello, queremos señalar que dado el nivel de violencia que vimos aquel día, ni con muchos más guardias, los incidentes hubiesen sido posibles de controlar”.

Con la nueva ley de “Derechos y Deberes en el fútbol”, por primera vez un gobernador provincial o un intendente regional puede aplicar multas a los organizadores de espectáculos deportivos por incumplimiento de obligaciones, sanciones que pueden llegar hasta las mil UTM por infracción, unos 44 millones de pesos. Esta infracción, de no disponer el número establecido de personal de seguridad, según el gobernador de Valparaíso es la más grave que incurrió el club organizador, “además de que el  control de acceso también fue malo, porque tampoco había guardias para que realizaran esta labor correctamente”.

SAUSALITO 4Según el diputado de la Democracia Cristiana Matías Walker, miembro de la Comisión de Deportes de la cámara baja, Everton no cumplió como organizador con las condiciones que determinó la autoridad, “por lo tanto creo que las multas van a llegar al máximo de lo contemplado en la ley, por cada infracción”. Walker es uno de los impulsores de la nueva ley y como tal confía en que las autoridades van a ser severas con las sanciones: “Aquí hubo tres infracciones Espero a que así sea, para que este caso sirva como ejemplo y no vuelvan a ocurrir hechos como los del fin de semana”. Luego de conocida la multa en su contra, Everton sólo podría apelar a la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Además de la segura sanción económica, la autoridad regional ya suspendió en forma indefinida al Estadio Sausalito, para desarrollar partidos de fútbol profesional. Y sólo podrá revertir esta medida cuando el recinto cumpla con dos requisitos fundamentales, según lo señala el propio gobernador: “que tenga un sistema que impida que la gente invada la cancha desde la galería y además un sistema permanente de separación externo entre las instalaciones del estadio”.

Finalmente, Everton arriesga una dura sanción por parte de la ANFP. El Directorio acordó poner los antecedentes en conocimiento del Tribunal Autónomo de Disciplina, que deberá aplicar el Código de Penalidades que señala que existe responsabilidad por parte de los clubes por el comportamiento de sus hinchas. Y las sanciones establecidas parten con una amonestación al club, una multa de 10 a 100 Unidades de Fomento, prohibición de ingreso de público al estadio de uno a cinco fechas, suspensión del estadio de una a cinco fechas y realización de uno a cinco partidos a puertas cerradas.

Sanciones a quienes invadieron la cancha

SAUSALITO 3En cuanto a las sanciones que arriesgan las personas que cometieron los actos de violencia al interior de la cancha de Sausalito, la nueva ley contempla penas más severas para quienes cometan delitos o infracciones. Por ejemplo, se duplican los períodos de prohibición de ingreso a los estadios, quienes cometan delitos quedarán de dos a cuatro años sin poder ingresar a todos los recintos donde se realicen espectáculos de fútbol profesional. En el caso de las infracciones, las sanciones son de uno a dos años y pasarán al Juzgado de Policía Local. El problema es que, tras los incidentes del domingo en la cancha del Sausalito, sólo hubo una persona detenida.

Tanto Everton, como la ANFP y la propia Gobernación de Valparaíso, presentaron querellas en los tribunales.  Everton presentó en el tribunal de garantía de Viña del Mar una querella contra quienes resulten responsables de los incidentes y dentro de las pruebas que entregaron, se encuentra un cd con videos tomados por las cámaras de seguridad del estadio.  El gerente de Everton, Carlos Oliver, indicó que “este material permite identificar claramente quiénes fueron los responsables de los hechos delictuales durante el partido”. El representante de Everton reiteró que “si es que hemos tenido algún incumplimiento nos haremos responsables de ello, pero aquí el problema es mucho mayor, creemos que esto es un problema social que afecta al fútbol y que nosotros como Everton estamos dando la cara al frente al tratar de resolver lo que a nosotros nos corresponde”.

Esas imágenes con los incidentes, también serán periciadas por el OS9 de Carabineros, por orden de la Fiscalía Regional de Valparaíso, para lograr identificar rápidamente a los delincuentes y poder sancionarlos bajo el amparo de la nueva ley. Esta vía podría sancionar a los responsables de los incidentes del domingo, pero el mismo club, de acuerdo a la nueva ley, con esas mismas imágenes que dispone puede aplicar el “derecho de admisión” para futuros partidos a las personas que protagonizaron los incidentes. “Todos los clubes saben quiénes son  sus hinchas”, señala el diputado Ignacio Walker.

“Necesitamos más inteligencia policial”

Según el diputado Matías Walker, debiera crearse por parte del ministerio del Interior una unidad especial de seguridad en los estadios, que ayude a hacer más operativa la ley. “Necesitamos más inteligencia policial, una dotación de carabineros que disponga de dedicación exclusiva a la seguridad en los estadios. Lo que ocurrió en Sausalito fue porque faltó mayor inteligencia policial para haber detectado previamente que podían ocurrir hechos de violencia. Las personas que hacen de la violencia en los estadios una actividad lucrativa, quisieron desafiar a la autoridad y poner a prueba la nueva ley, que lógicamente les quita privilegios”.

 

FOTO:RAÚL ZAMORA/AGENCIAUNO