El ex presidente de la ANFP aplaude la iniciativa de Sergio Jadue de unirse a otros países de la región para organizar en conjunto la Copa del Mundo de 2030, que debiera realizarse en Sudamérica.
Publicado el 04.11.2014
Comparte:

Una vez reelecto como presidente de la ANFP, Sergio Jadue reconoció lo que había anticipado en exclusiva a “El Líbero” el domingo recién pasado. En conferencia de prensa confirmó que  la postulación en conjunto para el Mundial 2030 es un  tema que ha conversado con la Conmebol: “es algo real y a lo que podemos aspirar”, puntualizó.

En conversación con “El Líbero”, Jadue había señalado el fin de semana que “el Mundial tiene que llegar a Sudamérica y dentro del continente tenemos ventajas frente a otros países en distintas materias. Si podemos disminuir las desventajas y fortalecer las ventajas, lógicamente podemos organizar o coorganizar un Mundial, en la fecha que sea necesario”. Además, profundizó señalando que “las conversaciones van a seguir existiendo. Y en nuestra agenda, también tienen cabida objetivos como este, que son a largo plazo. Pero hay que conversar con todos los actores”.

Y esos actores de los que habla el mandamás de la ANFP, son los dirigentes de las otras federaciones sudamericanas de fútbol, puntualmente el presidente de la Asociación Uruguaya, Wilmar Valdez y su homónimo de la Asociación de Fútbol Argentino, Luis Segura, además del Presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout.

El Mundial del Centenario en Uruguay, Argentina y Chile

Esta idea de coorganizar un Mundial adulto o un torneo continental de naciones, no es nueva en el seno de FIFA. De hecho, la Eurocopa del año 2020 se va a realizar en 13 sedes de 13 países diferentes: Bilbao (España), Copenhague (Dinamarca), Londres (Inglaterra) Bucarest (Rumania), Amsterdam (Holanda), Dublín (República de Irlanda), Budapest (Hungría), Bruselas (Bélgica), Glasgow (Escocia), Münich (Alemania), Baku (Azerbaiyán), Roma (Italia) y San Petersburgo (Rusia).

HAROLDQuien conoce bien de estos temas es Harold Mayne-Nicholls. Como funcionario de la FIFA estuvo a cargo de la inspección de las sedes postulantes a los Mundial de 2018 y 2022, finalmente adjudicadas a Rusia y Qatar respectivamente.

– ¿Qué le parece que Chile pueda organizar un nuevo Mundial adulto?

– Me parece magnifico, es una posibilidad espectacular. Es muy probable que después de la Eurocopa del año 2020, empiecen a producirse cambios en cómo se eligen las sedes de las Copa del Mundo. En mi opinión, el sistema de un solo país a cargo de un Mundial está quedando un poco obsoleto, por el hecho de que las naciones están obligadas a construir estadios cuya capacidad de público no siempre necesitan. Ya pasó en Corea el año 2002, pasó en Sudáfrica el 2010, ocurrió en Brasil y es un hecho que va a suceder lo mismo en Qatar.

Hay que buscar una nueva fórmula y hacer los mundiales en varios países, con menos estadios por cada una de las naciones. La inversión, el gasto, todo sería más razonable, sin perder la calidad del evento. Para la realización de un Mundial, hoy la FIFA exige mínimo 6 estadios con capacidad para 40 mil personas y 2 para 60 mil, lo que significa un gasto enorme para los estados. Es difícil que un solo país pueda llevar a cabo los mega eventos como estos.

– El hecho que se sume Chile a la organización del Mundial de 2030 ¿no entra en contradicción con el camino que ya tiene recorrido Uruguay con Argentina?

– Chile de todas maneras podría coorganizar un Mundial adulto junto a Argentina y Uruguay. Y también se podría sumar Paraguay. Sería un gran Mundial, con 10 sedes repartidas en los 4 países. Uruguay por sí mismo no puede organizar la Copa del Mundo, tiene que buscar países que lo acompañen en esta eventual gran celebración del Centenario del primer mundial, que se jugó en Montevideo en 1930. Con las frecuencias aéreas, es más fácil de lo que era años atrás. No es imposible de lograr. Es una muy buena idea.