Felipe Van de Wyngard, triatleta: “Para Río hay ocho o diez que pueden ser medallistas y dentro de ese grupo, está Bárbara Riveros”

La última “carta” chilena en los Juegos Olímpicos competirá este sábado en la triatlón, donde dará una dura pelea por entrar al grupo de las 10 mejores. “Llega bien preparada, pero su desempeño dependerá mucho de si logra salir del agua en el grupo de avanzada”, señala el deportista que participó en esta prueba junto a Riveros en Londres...
La última “carta” chilena en los Juegos Olímpicos competirá este sábado en la triatlón, donde dará una dura pelea por entrar al grupo de las 10 mejores. “Llega bien preparada, pero su desempeño dependerá mucho de si logra salir del agua en el grupo de avanzada”, señala el deportista que participó en esta prueba junto a Riveros en Londres 2012.
Publicado el 17.08.2016
Comparte:

 

A sus 29 años, Bárbara Riveros (1,57 metros y 48 kilos) ya es una experimentada en los Juegos Olímpicos. Debutó en Beijing 2008, donde se ubicó en el lugar número 25, y luego participó en Londres 2012, ocupando el puesto 16.

felipe-van-de-wyngard-41Para Río 2016 “Chicka”-como la llaman en el ambiente de la triatlón-, aspira a más, sobre todo luego de las expectativas que se había generado para los últimos Juegos Olímpicos. Así lo recuerda el triatleta Felipe Van de Wyngard (en la foto), quien también representó a Chile en la última cita olímpica: “Esa vez cometió el error de llegar muy encima a la competencia y además que perdió un par de vuelos lo que le significó trasnochar y dormir muy poco sólo días antes de la competencia, por lo cual toda su planificación se vio trastocada”.

Van de Wyngard asegura que para Río 2016 Bárbara Riveros corrigió ese error. Es por eso que lleva varios días en Brasil planificando la carrera del sábado -9 de la mañana hora chilena- donde competirá con las mejores triatletas del mundo.

– ¿Cuáles son las expectativas que se pueden tener sobre la actuación de Bárbara Riveros?

– Hay una gran favorita que es la norteamericana Gwen Jorgensen, luego están otras tres o cuatro que también van por la medalla de oro, entre ellas la representante de Bermuda Flora Duffy. Pero en total, son ocho o diez las que pueden ser medallistas y dentro de ese grupo, está Bárbara.

– ¿Qué debe hacer la triatleta chilena para permanecer en ese grupo de diez favoritas?

BARBARA RIVEROS 2– Será muy importante cómo salga del agua. Lo más seguro es que a la salida de la natación y en el inicio del ciclismo se produzca un corte donde ocho o diez competidoras –donde ojalá esté Bárbara-buscarán arrancarse del grupo más grande. Y lo más seguro es que dentro de ese grupo, algunas intentarán superar lo más posible a Jorgensen, que es la que tiene la corrida más fuerte. Si Bárbara no logra entrar en ese grupo, sería muy desfavorable porque quedaría en una mala posición para el resto de la carrera. Por el contrario, si luego de los 10 kilómetros del ciclismo se ubica en el grupo de punteras, sean estas pocas o un gran grupo, tiene posibilidades de ir a la pelea por una medalla, porque su prueba fuerte es la corrida. En la bicicleta debe tratar de estar lo más cerca posible de Gwen Jorgensen y de la suiza Nicola Spirig, que es la actual campeona olímpica, que es muy fuerte en esta prueba.

Felipe Van de Wyngard quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Río producto de una lesión, pero estará a cargo de los comentarios durante la transmisión de TVN, tanto de la triatlón masculina del jueves, como de la femenina del sábado. Cree que el circuito de 10 kilómetros de la corrida, le favorecerán a Bárbara Riveros, “porque será un circuito plano y como ella es muy veloz de piernas, le va a acomodar”. Además, el triatleta entrega otro dato importante: “Ella corre muy bien en climas de mucho calor y de mucha humedad, como es Río de Janeiro”.

Los 1,5 kilómetros de nado en la triatlón de Río 2016 se realizarán en Copacabana. Según Van de Wyngard, esto también le favorecería a Bárbara Riveros: “porque se inicia la competencia corriendo desde la playa  y ella es bastante rápida para esos piques cortos al entrar al agua, y además la prueba será en un mar bien picado, bien desordenado y ella tiene un buen manejo en este tipo de aguas, con hartas olas chicas y bien incómodas. Por el contrario, las aguas más tranquilas, favorecen más a las grandes nadadoras. Mientras más desordenada es el agua, las diferencias se acortan”.