El goleador de Colo Colo junto al arquero Justo Villar, jugaron un partido de 18 hoyos con el paraguayo Carlos Franco, uno de los mejores golfistas de Sudamerica. Ambos futbolistas, aficionados al golf, fueron invitados a la jornada previa al Chile Classic, el torneo más importante de este deporte que se disputa en nuestro país.
Publicado el 18.03.2015
Comparte:

Esteban Paredes vive su mejor momento del año. Luego de un comienzo de temporada aquejado por una rebelde lesión, que le impidió jugar con regularidad durante las primeras fechas del torneo de Clausura, hoy se ha transformado en la cara visible de un Colo Colo renovado, que ya sueña con propiedad colgar en sus vitrinas la estrella número 31 de su historia.

El goleador de Colo Colo habla de todo en la conferencia de prensa en el Estadio Monumental, reitera que ya está cerrada su etapa en la Selección Chilena y que el partido frente a Universidad Católica del próximo 18 de abril, podría definir el campeonato.

Paredes está recuperado y por lo mismo puede darse el lujo de jugar durante cuatro horas y a pleno sol, un partido de golf junto a su amigo Justo Villar, luego del entrenamiento matinal con el plantel de Colo Colo. Este miércoles ambos futbolistas, que además son aficionados al deporte de los palos, fueron invitados a participar al Pro-Am del torneo Chile Classic, la jornada previa al campeonato internacional que se disputará este fin de semana en la cancha del Club de Golf Mapocho. En el Pro-Am, los profesionales juegan con amateurs, y en esta oportunidad, el duelo de Paredes con Villar, es frente al experimentado paraguayo Carlos Franco, cuatro veces campeón del PGA Tour.

“Llevo dos años y medio practicando este deporte, comencé a jugar en México donde el golf es muy popular”, cuenta Esteban Paredes antes de comenzar el partido en la calurosa cancha pública de Pudahuel. “Esta afición no es para dedicarme después como profesional, es sólo un hobby, pero me encanta. Cuando uno hace un tiro bueno, cuando la pelota queda cerca del hoyo, me siento feliz. Aunque nunca tanto como cuando hago un gol. Eso no tiene comparación”.

Los lunes, que generalmente son los días de descanso de los futbolistas, Paredes y Villar se juntan en el Club Mapocho para jugar golf. Precisamente esta cancha es la única de Santiago que está abierta todos los días del año y que no requiere ningún tipo de inscripción previa. El arquero y el delantero de Colo Colo van los lunes por la mañana, cuando prácticamente llegan muy pocos jugadores. Después de vivir intensamente un partido de fútbol, con 30 mil espectadores observando su desempeño como futbolistas, con el golf  se relajan.

Justo Villar confiesa que este deporte “es un cable a tierra, es muy lindo venir y compartir un rato con los amigos, para salir un poco de la rutina del fútbol. Es como una terapia, que nos hace muy bien, tanto luego de un triunfo como de una derrota”.

Paredes reconoce que tiene que practicar bastante para mejorar su juego. Así se vio la tarde del miércoles en el Pro-Am del Chile Classic. Además, nunca había practicado este deporte con la prensa observando atentamente su swing y frente a un puñado de espectadores. “El golf necesita mucha concentración y claramente hoy no he estado muy metido en el partido. He jugado horrible”.