Contrario a lo que se pudiera pensar, Eduardo Miquel manifiesta no estar sorprendido por el nivel exhibido por su pupilo, quien con sólo 19 años ya es el mejor golfista aficionado del planeta. En marzo disputará el Master de Augusta, uno de los más prestigiosos torneos del mundo. Benjamín Alvarado lo define como "un jugadorazo"
Publicado el 26.01.2018
Comparte:

“Jugar contra los mejores de América, lo encuentro buenísimo. Me puedo comparar y saber qué es lo que me falta para llegar a ser profesional”. Así de claro y convincente se mostraba Joaquín Niemann a los 16 años en una entrevista con “El Líbero”, cuando en noviembre de 2014 se preparaba para disputar el Abierto de Chile, torneo que sorpresivamente ganó. Niemann confidenciaba que su meta en ese torneo era “pasar el corte” para jugar la ronda final. Y no sólo pasó el corte, sino que fue el mejor amateur del campeonato.

Han pasado tres años desde ese sorprendente despegue de Joaquín y hoy no sólo es el mejor amateur de Chile sino que también del mundo. Su último logro fue haber ganado el Latin America Amateur Championship (LAAC), el torneo más importante del continente, que se disputó el fin de semana en el Country Club de Santiago. El número uno del mundo firmó una extraordinaria tarjeta de 63 golpes (-8) y con un total de 273 golpes (-11) aventajó por cinco al mexicano Álvaro Ortiz, su único escolta. El premio para Niemann será disputar en marzo el Master de Augusta en Estados Unidos, donde juegan los mejores profesionales del golf y que es uno de los cuatro campeonatos más importantes del mundo.

Su técnico desde los 15 años es Eduardo Miquel (en la foto), quien en esta entrevista, repasa explosiva carrera de Joaquín Niemann: “Si mantiene sus proyecciones, claramente tiene todo el potencial para ser el mejor profesional chileno de la historia”.

-¿Te sorprende el explosivo ascenso que ha tenido Niemann en su juego?

– No necesariamente. Ha tenido una evolución progresiva de lo que se podía esperar. Siempre demostró tener las condiciones y la mentalidad para jugar a este nivel. Y además, ahora que va a ser profesional, no va a influir mucho su edad, ya que los mejores jugadores del circuito tienen entre 20 y 21 años.

– ¿Qué tiene que mejorar en su juego?

-Ya ha llegado a un muy buen nivel, el tema ahora es que debe mantenerse y mejorar algunos detalles menores. Joaquín es lejos el mejor jugador chileno de la historia, nadie ha estado ni cerca de todo lo que ha logrado en su corta carrera como amateur. Y si mantiene sus proyecciones, claramente tiene todo el potencial para ser también el mejor profesional chileno de toda la historia.

¿Hasta dónde puede llegar?

– La idea es que juegue en el PGA Tour, como lo hizo en su momento Benjamín Alvarado. El objetivo es que se mantenga varios años entre los mejores del mundo. Él ya tiene el juego suficiente para ganar un campeonato del PGA Tour. Tiene que ir madurando y conociendo las canchas e ir acomodándose con el entorno de este tipo de campeonatos.

Benjamín Alvarado: “No me sorprende su excelente nivel”

Desde niño, el máximo referente de Joaquín Niemann, es Benjamín Alvarado.  El experimentado golfista de 32 años es el único chileno que ha jugado en el PGA Tour. Actualmente entrena con Eduardo Miquel, por lo tanto, practica todos los días con Niemann. “Es un jugadorazo”, señala Alvarado a “El Líbero” desde Santo Domingo donde ambos por estos días disputan el torneo veraniego de dicho balneario. “Tiene muy buena mentalidad, es muy regular en sus tiros, no tiene ningún problema en su juego y está con mucha confianza. La verdad es que no me sorprende su excelente nivel”.

Benjamín Alvarado reconoce que todos en el circuito esperaban que ganara el LAAC, “incluso te puedo decir que este no fue su mejor torneo, hubo otros que ha ganado y que ha desarrollado un mejor juego”.

Alvarado le aconseja a Niemann que la carrera como profesional en el golf es mucho más difícil que el circuito amateur: “Joaquín se va a encontrar con mil jugadores del mismo nivel que él, es un camino muy largo, por lo tanto, hay que tomárselo con calma. Paso a paso”.