La presencia del “Matador” en los primeros cuatro partidos de las clasificatorias rumbo a Sudáfrica fue fundamental para que el resto del equipo, y sobre todo los más jóvenes, asimilaran rápidamente la manera de entrenar con la que el rosarino revolucionó Juan Pinto Durán hace exactamente 10 años.
Publicado el 12.08.2017
Comparte:

El domingo 19 de agosto de 2007, nueve días después de haber llegado a Chile para dirigir la selección nacional, Marcelo Bielsa se comunicó por teléfono con Marcelo Salas para invitarlo a formar parte de la primera convocatoria de jugadores. El “Matador” no lo dudó y volvió a la “Roja” a los 32 años, cuando se pensaba que nunca más se iba a poner la jineta de capitán.

Luego de jugar dos partidos amistosos en Europa, ante Suiza y Austria, Marcelo Salas encabezó el equipo que dio inicio a las clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010. El delantero de Universidad de Chile jugó los primeros cuatro encuentros, frente a Argentina, Perú, Uruguay y Paraguay, y convirtió dos goles en el empate 2-2 frente a los charrúas en Montevideo.

La presencia de Salas en el inicio del proceso de Marcelo Bielsa al mando de la “Roja” hace exactamente 10 años, fue crucial para que el resto de sus compañeros -muchos de ellos jugadores de no más de 20 años como Arturo Vidal y Gary Medel- asimilaran de manera muy rápida el sistema de trabajo del rosarino. “Todos estaban dispuestos a trabajar, pero obviamente que ver al Matador -que tenía mucha más experiencia que el resto-, entrenar de la manera tan profesional como lo hacía, motivaba aún mucho más”, recuerda Eduardo Rubio, delantero que al igual que Salas jugó los primeros cuatro partidos del proceso que terminó con las clasificación de Sudáfrica.  “En ese momento era -y hoy sigue siendo-, uno de los mejores jugadores de la historia. Y una persona, de su calidad, de su experiencia, que se esfuerce a la par con lo más chicos, eso marcó al equipo”, remarca el ex atacante de Universidad Católica.

La misma opinión tiene hoy el ex defensa de la “Roja” Pablo Contreras, quien también formó parte de la selección de Bielsa: “Sin lugar a dudas de que Marcelo haya participado en el comienzo del proceso, ayudó mucho a los chicos que se iniciaban en la Selección. El ver cómo se comportaba de forma tan profesional en los entrenamientos, lógicamente propició a que los demás siguieran su ejemplo”.

No fue fácil para los futbolistas chilenos asimilar la manera de trabajar que tenía Bielsa. “Imagínate que entrenábamos en doble jornada hasta el día anterior a los partidos y con la misma intensidad, algo que nunca antes habíamos hecho”, recuerda Waldo Ponce, uno de los pocos jugadores que formó parte de las convocatorias del técnico argentino desde el inicio del proceso en agosto de 2007, hasta la renuncia del rosarino, en enero de 2011.

“En las prácticas Marcelo Salas daba el ejemplo”, afirma Ponce. Y agrega que “la manera que tenía de entender bien todos los trabajos, fue un gran impulso para seguir la propuesta futbolística que nos hacía el técnico a cada uno. No era fácil ser dirigido por Marcelo Bielsa, fue un desafío para Salas y al final lo cumplió a cabalidad”.

El ex Gerente de Selecciones de la era Bielsa, Juan Carlos Berliner, también destaca el rol del “Matador” durante los primeros meses. “Bielsa no jugaba a la pelota en los entrenamientos, lo que hacía era practicar jugadas, movimientos. Y en esa forma tan distinta de entrenar, el jugador que fue vital fue Salas, porque él le mostró el camino a sus compañeros. Entendió de inmediato lo que quería Bielsa, y eso marcó al resto de la selección, porque lógicamente a Salas le tenían mucho respeto”.

Las “Video Prácticas” y los entrenamientos diferenciados

Fueron varias las novedades con las que se encontraron los jugadores del medio futbolístico chileno, en los primeros entrenamientos con Marcelo Bielsa. “Para mí el tema de los videos fue lo más destacado, porque el técnico grababa todos los partidos, todos los entrenamientos y después nos mostraba a cada uno de manera diferenciada todos nuestros movimientos de juego, tanto los buenos como los malos”, afirma Eduardo Rubio.

Waldo Ponce recuerda que las charlas técnicas de Bielsa se realizaban analizando las imágenes de los videos “Con toda esa información, no era necesario que hiciera una charla final el día antes del partido, porque ya teníamos todo clarísimo con el estudio de los videos que hacíamos en la semana. Entrábamos a la cancha y todos sabíamos lo que teníamos que hacer”.

Cada posición en la cancha, Bielsa la trabajada de manera diferenciada, en forma específica. “Cada ejercicio que tú practicabas estaba pensado específicamente para tu puesto y para lo que necesitabas en el partido”, señala Eduardo Rubio. “Entrenábamos en dos bloques: los defensas con los volantes defensivos y los delanteros con los volantes ofensivos. Eso, en esa época, no lo había visto nunca”.

Waldo Ponce además, recuerda el trabajo con los sparrings, que eran jugadores de selecciones juveniles, a los que Bielsa y su cuerpo técnico les enseñaba las jugadas tácticas, para ellos lo hicieran con los adultos: “Nunca había tenido la oportunidad de trabajar con sparrings y de repente hacían el trabajo de mejor manera que nosotros mismos”.

Pablo Contreras reconoce que en términos técnicos y tácticos, el trabajo de Bielsa lo ayudó mucho para su propio desarrollo futbolístico: “Los jugadores cada día aprendíamos algo nuevo. Si bien no era mucho tiempo el que destinaba para encabezar personalmente las prácticas, durante los 60 minutos que entrenada con nosotros en la mañana y en los otros 60 minutos de la tarde, nos entregaba mucho más que si hubiese estado todo el día”.

“La gran ventaja de Bielsa es que tenía muy claras sus convicciones, su manera de desarrollar al futbolista como un jugador profesional”, afirma Eduardo Rubio. “Y ahí entra la disciplina, el manejo con la prensa, los descansos, la nutrición. Y él estaba preocupado de todas las áreas, estaba presente en cada detalle. Y eso, al final maximizaba el rendimiento de los jugadores”.

“Marcelo modificó ciertos formatos, por ejemplo la relación con la prensa”, sostiene Pablo Contreras. “Y más allá del talento de los jugadores, él fue modificando todo un sistema al cual nosotros los mayores nos tuvimos que adecuar. Él ayudó a que hoy se mire de otra manera al fútbol chileno a nivel internacional. Lo que fue generando la selección chilena a lo largo de los años, es por causa de Bielsa, eso es innegable”.