Según el FBI, de este acuerdo comercial surgen los 110 millones de dólares fraudulentos, de los cuales 3 millones ya habrían sido cancelados a la Federación de Fútbol de Chile.
Publicado el 30.05.2015
Comparte:

En una columna publicada por el diario El Mercurio titulada “El fútbol no se merece esto”, el ex Presidente de la ANFP, el periodista Harold Mayne-Nicholls, recuerda que “al final de mi mandato se me conminaba a aprobar un nuevo contrato televisivo por la Copa América, entre Full Play y Conmebol, dejando de lado el que regía con Traffic. Tras leer el contrato con los brasileños, me negué a firmar un nuevo acuerdo, pues el anterior estaba plenamente vigente. Me fui del fútbol chileno sin haberlo firmado. Fui el único presidente que no rubricó el nuevo contrato. Ahora es claro que se firmó y hubo compensaciones debido al cambio”.

COPA AMERICA 1El nuevo acuerdo al que alude Mayne-Nicholls en su columna, correspondía a la cesión por parte de la Confederación Sudamericana de Fútbol de todos los derechos comerciales y de televisión de los torneos Copa América de los años 2015, 2019 y 2023, además de la Copa Centenario, la edición especial del campeonato de selecciones que se va a realizar en EEUU el próximo año.

Dicho contrato, que se pretendía firmar con la empresa argentina Full Play, dejaba sin efecto un histórico acuerdo con la brasileña Traffic, que se había adjudicado los derechos televisivos de los eventos deportivos sudamericanos por más de 20 años. Full Play, que había entrado con mucha fuerza al mercado, tras ganarse los derechos de las últimas clasificatorias sudamericanas para el Mundial de Brasil 2014, ofrecía muchos más millones de dólares de los que originalmente había pactado la Conmebol con Traffic.

Pero tras una demanda judicial por parte los brasileños quienes alegaban sus derechos, y ante la urgencia de que había que firmar el nuevo contrato porque se acercaba la Copa América de Chile, finalmente ambas empresas se asociaron y junto a la productora de televisión argentina Torneos, formaron una nueva compañía que llamaron Datisa-Wematch. De esta manera, Full Play se encargaría de la comercialización de los derechos televisivos y de los paquetes de hospitalidad, Traffic de negociar con las marcar comerciales los derechos publicitarios y Torneos, de la producción audiovisual de los eventos deportivos.

La nueva sociedad, que debutará para la Copa América de Chile que se inicia en 11 días más, pagó finalmente 352,5 millones de dólares a la Conmebol por la comercialización de la publicidad, los patrocinios, la televisación, la hospitalidad, los contratos hoteleros, el turismo y el merchandising, de los próximos cuatro torneos sudamericanos de Copa América.

Este es el polémico contrato que investiga el departamento de justicia norteamericano y que ordenó la detención de 14 personas, entre ellas 9 altos dirigentes de la Conmebol y 5 empresarios televisivos, precisamente los sostenedores de Torneos, Full Play y Traffic y a su vez, creadores de Datisa-Wematch.

Según la investigación que publica el departamento de justicia norteamericano, como se aprecia en esta planilla, la empresa habría pagado además de los 352,5 millones de dólares, otros 110 millones por concepto de “soborno”. En la repartición de esos dineros por parte de la Conmebol, según la investigación del FBI, cada presidente de las federaciones sudamericanas, incluido Sergio Jadue, ya han recibido dos pagos de 1,5 millones de dólares cada uno.

PAGOS CONMEBOL

Según los entendidos en la industria del marketing deportivo, los diez paises socios de la Conmebol sabían que era necesario apuntar más alto con un nuevo contrato, porque los montos que están dispuestos a pagar los sponsors por los eventos deportivos son cada año más abultados. Si una marca hace dos décadas pagaba 100 mil dólares, hoy está dispuesta a ofrecer diez millones de dólares por ser parte de un evento como la Copa América. Así lo explica el  director general en Chile de Havas Sports & Entertainment, Rainer Grob: “Las marcas comerciales que invierten en el mercado sudamericano han visto crecer sus presupuestos, junto con el crecimiento económico de la región, lo cual no era sostenible con un contrato que tenía más de 20 años de antigüedad. La inversión en marketing deportivo en Sudamérica se ha nivelado a la inversión en mercados desarrollados, con marcas que ya consideran este tipo de eventos como pilares de sus campañas publicitarias, con el lógico aumento de la inversión”.

Uruguay v Paraguay - Copa America 2011 Final MatchPara la Copa América de Argentina de 2011, por ejemplo, cada uno de los tres principales auspiciadores–LG, MasterCard y Santander– pagaron entre 6,5 y 8 millones de dólares, unos 4 mil 800 millones de pesos chilenos. Datisa-Wematch estimó que la Copa América de Chile debería generar mayores ingresos que lo recaudado por Traffic en Argentina 2011. Por lo mismo, aumentó en un 50% la tarifa de lista de los “Sponsor Platino”, los que pagan más por auspiciar el torneo. De esta forma, fueron alrededor de 12 millones de dólares lo que tuvieron que cancelar Santander, MasterCard y Kia, por ser los exclusivos “Sponsor Platino” de la Copa América de Chile.

Esta es la danza de millones de dólares que mueve al llamado “planeta fútbol”, que el FBI está investigando y que en una de sus hebras, ha llegado a Chile.