Los dos gritos que provocaron la queja de la federación boliviana tras el partido del martes en el Estadio Monumental, están inspirados en la misma canción. Curiosamente se llama "Hay que alegrar el corazón" y forma parte de la gran cantidad de temas que sirven de base para las melodías que habitualmente se escuchan en los estadios.
Publicado el 10.09.2016
Comparte:

 

“Olé-Olé, Olé-Olá, el que no salta no tiene mar”, se escuchó el martes unas tres o cuatro veces en el Estadio Monumental, durante el partido entre Chile y Bolivia por las clasificatorias mundialistas. Este cántico, que alude a la mediterraneidad boliviana, fue lo que irritó al presidente Evo Morales, y que provocó que inmediatamente la federación de fútbol de ese país, enviara una queja formal a la FIFA, donde se señala que “el  público que alentó a la selección chilena, incurrió en conductas impropias, que van en contra del honor, la integridad y de discriminación de nuestra selección”.

Esta vez fue “Olé-Olé, Olé-Olá, el que no salta no tiene mar”, pero durante décadas el “Olé-Olé…” ha formado parte de los cánticos tradicionales de las Selecciones y equipos sudamericanos. Y como la gran mayoría de estas melodías que se escuchan habitualmente en los estadios, se origina en una canción popular que no tiene nada que ver con el fútbol. El tema se llama “Hay que alegrar al corazón” y pertenece a un dúo argentino muy popular en la década de los setenta, llamado “Juan & Juan”.

La canción parte así: “Borombombom, borombombon, hay que alegrar al corazón”, pero lo curioso es que lejos de generar controversias como la que está provocando en estos días, el dúo “Juan & Juan” cantan con entusiasmo estribillos que dicen cosas como “si hay alguna forma de evitar algún dolor, hay que hacer la vista gorda, y ayudarle al corazón”.

El otro cántico en contra de los bolivianos que podría provocar un nuevo castigo al fútbol chileno, fue el que se escuchó también la noche del martes y que decía “Borombombom, borombombon, el que no salta es un boliviano mari…”, que también tiene un tono muy similar a la antigua canción del dúo argentino “Juan & Juan”, que contrariamente tiene un espíritu muy distinto al que inspiran los “Borombombom” de los estadios sudamericanos.

Los otros cánticos de barras inspirados en clásicas canciones

Es muy distinto escuchar “Eh! Meu amigo Charlie, Eh! Meu amigo Charlie, Charlie Brown”, que “Oh, son una vergüenza, Oh, son una vergüenza, los cruzados, son 50”, cantado por “Los de Abajo”. Así como ocurre con la clásica canción del brasileño Benito de Paula, los barristas de los equipos más populares de Sudamérica, adaptan a sus cánticos las letras de canciones muy conocidas –también llamadas canciones “oreja”- que frecuentemente dedican a sus adversarios.

“Voy a quemar la piedra de tu locura, así no hay amargura y se va el dolor”, dice la canción “Verano del 92” de los argentinos “Los Piojos”. Mientras que nuevamente la barra de “Los de Abajo” -una de las que más ocupa este tipo de recurso musical- canta con la misma melodía recordando a su clásico rival: “el bulla va caminando para Pedrero, el indio pide custodia porque es cagón”.

Pero no todos los cánticos de las barras del fútbol pretenden ofender o burlarse de sus adversarios. Hay inspiraciones más neutras, como por ejemplo la canción “Pop Goes The World” de la banda canadiense “Men Without Hats”, cuya introducción sirvió para inventar el ya tradicional cántico cuando los equipos salen a la cancha: “Oh, sale, sale, oh; sale oh, sale oh, sale, sale, oh”.

 

Aquí en Chile, en el clásico “Ríe” de Jorge Pedreros, que era la presentación del Jappening con Ja, se cantaba “ríe cuando todos estén triste, ríe solamente por reír. Sólo así podrás, ser siempre feliz. En risa tu vida, debes convertir”. Nuevamente aquí la barra de Universidad de Chile adaptó la letra para transformarla en “Salta cuando todos estén triste, salta solamente por la U, si un mal paso das no me importará porque soy de abajo y te vengo a alentar”

La canción “Por qué te vas,  de José Luis Perales, que compuso a mediados de los setenta para que la interpretara la cantante pop Jeanette, luego en 1992 la agrupación argentina de punk rock Attaque 77 la versionó para su álbum “Ángeles caídos” y de ahí su llegada a las canciones de las barras argentinas. La hinchada de San Lorenzo está entre los que la canta y aquí en Chile los de la “U”, fueron las que la adaptaron a sus gritos de barra: “ 10- 25 años yo esperé, salir campeón, por una copa yo no cambio mi pasión,  soy del León, soy del León.

La popular “Flaca” de Andrés Calamaro, del álbum “Alta suciedad”, específicamente el coro, nuevamente es la inspiración para unos de los cantos de la Universidad de Chile: “Es un sentimiento que lo llevo desde cuando era pendejo, y que no puedo parar, te sigo a todos lados,  como un loco volado”.

 

El “Candombe para José“Yo te sigo a todas parte adonde te vas, cada vez te quiero más”-, es un cántico que se popularizó en las canchas chilenas después de que Illapu cantara en 1981 “Candombe para José” en el disco “El canto de Illapu”. Pero el tema se lo debemos a Argentina, ya que es original del compositor y poeta oriundo de Salta, Roberto Ternán.

 

Tony Ronald nació en Arnhem bajo el nombre de Siegfried Den Boer, pero se fue a vivir a España a finales de 1950, donde inició su carrera musical. Fue en las décadas del 60 y 70 que este cantante logró algunos éxitos pop en ese país y en Centroamérica. Muchos de sus temas eran versiones bilingües de los Beatles o Little Richard. Pero fue con su tema “El amor como el viento, un día se va” que llegó hasta las barras del fútbol. Este tema ha sido la base de muchísimo cánticos argentinos y chilenos. Por ejemplo, es un clásico para alabar a un jugador o a un entrenador: “De la mano de….vamos a ganar, y la vuelta vamos a dar”.


Dejamos para el final la balada romántica “Corazón Mágico” de Django: “Corazón que le has hecho a mi corazón, corazón luna llena canción de amor. La vida siempre ha sido así, tú por tú lado y yo por ti, corazón mágico”. Y claro, no podrían ser otros sino que los barristas de Universidad de Chile los que adaptaron esta letra a su pasión: “Al león, yo le llevo en el corazón…..porque la vuelta vamos a dar, yo no te dejo de alentar, soy De Abajo, soy”.

 

Si quedó con ganas de seguir escuchando los temas musicales que han inspirado los cánticos más populares del fútbol, en “El Líbero” creamos una lista especial de estas canciones en Spotify. Imperdible.