Más allá del factor económico, el ingeniero podrá influir en las decisiones institucionales del Hebei Fortune, como el diseño y la implementación de la nueva ciudad deportiva del club y el trabajo en las divisiones menores.
Publicado el 14.09.2016
Comparte:

Luego de desechar el ofrecimiento del Everton de Inglaterra y de Fenerbahçe de Turquía, sorprendió en el mundo del fútbol la decisión de Manuel Pellegrini de aceptar la oferta del desconocido club chino Hebei Fortune, un equipo fundado hace sólo seis años y que lleva sólo una temporada en la principal liga del fútbol de ese país.

“Tuve varias ofertas de Europa, pero ninguna me resultó tan atractiva como la de Hebei. Es un club con altas expectativas y un plan a largo plazo. Yo trabajaré para ayudar a que lo cumpla”, fue lo que señaló el lunes el técnico chileno luego de ser presentado como director técnico del club que pertenece a la millonaria inmobiliaria China Fortune Land Development.

En medio de las altísimas cifras que se pagan en el fútbol chino, varios portales deportivos sitúan el sueldo del ex DT del Manchester City en 18 millones de euros netos por temporada, lo que lo ubica como uno de los cinco entrenadores mejor pagados del mundo.

Pero según sus cercanos, lo que más motivó a Manuel Pellegrini de incursionar en un fútbol poco competitivo a nivel mundial, fue la proyección que tiene este deporte en la segunda economía más importante del orbe.

pellegrini-en-china-3Y así fue como lo planteó este lunes, en su presentación ante la prensa: “China está viviendo su era dorada en el desarrollo del fútbol. Mi llegada es para ayudar al Hebei a subir de nivel. Sé que enfrentamos dificultades, incluyendo las diferencias culturales y de idioma, pero las superaremos. A partir de la próxima temporada el plan es hacer de este equipo uno de los mejores de la liga”, señaló.

Según las personas que más conocen al ingeniero y a las cuales tuvo acceso “El Líbero”, Pellegrini les señaló que lo que más lo sedujo para aceptar la oferta del Hebei Fortune, fue que su opinión iba a ser muy importante en las decisiones que adoptará el club en los próximos meses, sobre todo al tratarse de una institución deportiva muy joven, con muy poca experiencia, pero con muchos recursos económicos para crecer.

Tal como ocurrió cuando se hizo cargo del Málaga de España en 2010, en el Hebei Fortune el técnico chileno no sólo se preocupará que el equipo logre ubicarse en los primeros lugares de la Súper Liga China y clasifique a torneos internacionales, sino que trabajará junto a la directiva en todos los aspectos estratégicos de la institución.

Uno de ellos, será el diseño y la construcción de la nueva ciudad deportiva que pretende crear el club en la ciudad de Hebei. Pellegrini está muy entusiasmado en este proyecto, sobre todo porque cree que como ingeniero puede aportar con muchas ideas.

Además, en el fútbol chino se ha invertido mucho tiempo y también mucho dinero en la parte formativa, y en este aspecto el Hebei Fortune tiene un proyecto muy bien definido donde Pellegrini también va a poder participar.

En un reportaje para “El Líbero” de mayo pasado, Fernando Díaz, uno de sus ex colaboradores, señalaba que “estar metido en todas las decisiones del club y no sólo en el primer equipo, siempre ha sido una de las principales motivaciones de Pellegrini en su carrera”. La misma opinión dio su ex preparador físico Felipe Prieto, en el mismo artículo: “Manuel no está buscando un gran club, porque el techo no tiene sentido con lo grande que sea, sino que por el proyecto. Por eso lo vimos saltar de un club grande a un club más pequeño en España, por ejemplo”.

El mismo Pellegrini, en un encuentro con estudiantes de la Universidad Católica en 2014 reconoció que su experiencia en el Málaga había marcado su carrera, tal como podría suceder ahora en el Hebei Fortune: “Me llegó justamente este proyecto completo que era Málaga. Retomé la ingeniería, estuve casi un año trabajando en los planos de la ciudad deportiva. Tenía la responsabilidad absoluta de la parte formativa, de la parte competitiva, del crecimiento de un club chico para transformarlo en un club grande. Entonces era un proyecto que a mí me llenaba plenamente. Fue la gran decisión de mi vida, porque lo que viví en Málaga difícilmente lo podré vivir en ninguna otra parte del mundo”. Al parecer, Pellegrini en China está repitiendo la misma historia que vivió en España hace seis años.