Finalmente Claudio Orrego dio el visto bueno para que el "arengazo" de la barra brava de Colo Colo en la previa del superclásico, se realice el sábado a las 17:00 horas, en el Estadio Monumental. Ya son seis las manifestaciones de este tipo que la autoridad autoriza, lo que contrasta con la severidad de otros intendentes frente a eventos similares.
Publicado el 30.09.2016
Comparte:

El intendente metropolitano Claudio Orrego ha vivido una semana bastante agitada, con los ojos puestos en el superclásico entre Colo Colo y Universidad de Chile, que se disputará este domingo a las 12:00 horas en el Estadio Monumental. Pero no son las medidas de seguridad que se deben disponer para los partidos de esta envergadura, lo que tiene más preocupado a la máxima autoridad regional. En los últimos días Orrego ha debido destinar muchas horas de su tiempo, incluida la suspensión de algunas pautas, para solucionar un conflicto con la Garra Blanca que hasta la tarde de ayer aún no podía destrabar.

“Arengazo Monumental Nocturno” se llamaba en un principio el gran evento multitudinario que pretendía realizar la barra brava de Colo Colo para conmemorar sus 30 años de vida. Con la venia de Blanco y Negro, en un principio la Garra Blanca pretendía realizar el espectáculo hoy viernes, a las 19:00 horas, en el Estadio Monumental. Sin embargo en la Intendencia Metropolitana desecharon esta opción, sobre todo al tratarse de una manifestación nocturna, con todos los problemas de seguridad que ello implica y el despliegue que se debía destinar por parte de Carabineros.

Conocida la negativa de la autoridad regional, fue el propio presidente de Colo Colo, Anibal Mosa, quien intentó mediar entre ambas partes, para que finalmente se autorizara el “arengazo”. Lo reconoció el sábado luego del empate frente a Santiago Wanderers: “nosotros estamos haciendo nuestra postura para tener un espectáculo organizado (…) Le damos las facilidades a nuestra hinchada para que venga a alentar a su equipo. Esta es una institución democrática, de muchos años, y no voy a ser yo el que venga a cerrarles las puertas a los hinchas”.

Esta semana los mismos integrantes de la Garra Blanca concurrieron a la Intendencia ahora para pedir que se autorice el “arengazo” para ese sábado, a las 17:30 horas, solicitud sobre la cual la Intendencia finalmente aceptó, pero adelantando la actividad en 30 minutos. Este tipo de visitas de la Garra Blanca a la Intendencia Metropolitana nunca habían ocurrido en administraciones pasadas.

El cambio de mano en la relación del gobierno metropolitano con la Garra Blanca

arengazoDesde que asumió como Intendente Metropolitano en marzo de 2014, ya han sido cinco los entrenamientos con público o “arengazos” que ha autorizado Claudio Orrego. El último fue el 19 de marzo de este año con 18 mil personas en el Estadio Monumental alentando a Colo Colo, en la jornada previa al último superclásico frente a Universidad de Chile. En esa oportunidad, la autoridad debió destinar unos mil carabineros para custodiar la seguridad en los sectores aledaños al estadio.

El 13 de marzo de 2015, en tanto, hubo 130 detenidos por los disturbios que se originaron tanto en los “arengazos” de Colo Colo como de Universidad de Chile. Y antes del último superclásico disputado en el Estadio Monumental, en octubre del mismo año, la ya tradicional manifestación de los hinchas colocolinos provocó incidentes posteriores.

Esta situación contrasta con lo que ocurría en antiguas administraciones del Gobierno Regional, que consideraban que en los “arengazos” los barristas no sólo provocaban incidentes, sino que también, aprovechaban la ocasión para esconder en las graderías todos los elementos que están prohibidos en los estadios y así poder ocuparlos durante los partidos: fuegos artificiales, extintores, lienzos, etc. Una práctica que efectivamente ocurre en la actualidad y que podría suceder este sábado.

Bajo el mandato de Cecilia Pérez, entre 2011 y 2013, nunca se autorizaron los “arengazos”, ni tampoco los “banderazos” de los barristas de la Universidad de Chile y Universidad Católica en sus respectivos estadios.  Incluso en una oportunidad, en 2012, un grupo de la Garra Blanca ingresó al último entrenamiento previo a un superclásico, lo que significó un duro reclamo de la autoridad a Blanco y Negro, que trajo como consecuencia la destitución del gerente general, Álvaro Romero.

Hoy la realidad es muy distinta. La Garra Blanca es recibida en los salones de la Intendencia Metropolitana y por lo menos seis veces ha sido autorizada para realizar estas arengas a los jugadores, lo que a la larga ha significado varios dolores de cabeza a las autoridades, como le ha ocurrido a Claudio Orrego durante toda esta semana.