Tres ex seleccionados que han jugado en dicho reducto, analizan el presente del equipo peruano y el ambiente que se vivirá en esta nueva versión del "Clásico del Pacífico".
Publicado el 13.10.2015
Comparte:

El 26 de marzo de 2001, la selección chilena llegaba al Aeropuerto Jorge Chávez de Lima para disputar al día siguiente un partido frente a Perú por las clasificatorias para el Mundial de Corea y Japón. El ex delantero Sebastián González formó parte de aquel plantel y recuerda que apenas se bajaron del avión, comenzaron los problemas. “Creo que fue la situación más hostil que ha vivido la Selección en toda la historia de las clasificatorias. En el trayecto desde el aeropuerto al hotel fueron tantas las piedras que nos lanzaron, que nos tuvimos que tirar al piso, más encima el chofer del bus salió arrancando y nos dejó solos. En la noche con los bombos, los gritos y los fuegos artificiales, no nos dejaron dormir y en el partido, los que estábamos en la banca no podíamos calentar. Al final, salimos de Perú resguardados con militares”, recuerda “Chamagol”. El resultado de aquel partido fue un triunfo de Perú por 3-1 y al final de dichas clasificatorias, Chile terminó en el último lugar.

chile-PeruHoy el propio ex delantero de Colo Colo y otros ex jugadores que han defendido a la selección chilena en el Estadio Nacional de Lima, creen que la realidad es muy distinta. “Con los peruanos siempre ha sido más notoria la rivalidad y se ha visto cierta hostilidad”, señala Leonel Herrera quien, al igual que Sebastián González, jugó en ese estadio dos partidos por clasificatorias mundialistas, en 1973 y 1977. “Pienso que a esta selección el clima hostil no le va a afectar, porque afortunadamente como país estamos acostumbrados a este tipo de situaciones. Además, la ventaja de estos jugadores en relación a lo que ocurría antes, es que tienen mucho más currículum, están acostumbrados a jugar con público en contra. Entonces no creo que lo extra deportivo les afecte en su rendimiento en la cancha”, añade el ex defensa de Colo Colo y mundialista de 1974.

La misma opinión tiene el ex seleccionado nacional Rodrigo Goldberg, quien en 1995 debutó por “La Roja” precisamente en Estadio Nacional de Lima. Y no tiene un buen recuerdo, ya que el resultado fue un categórico 6-0 en contra, la mayor goleada que se recuerde de los 77 partidos que se han jugado entre chilenos y peruanos. “El Estadio Nacional de Lima es el recinto donde más se siente la hostilidad hacia Chile por parte de los hinchas” reconoce Goldberg. “Pero ese ambiente a esta selección chilena de Jorge Sampaoli no le debería afectar en lo más mínimo. Acuérdate que jugaron frente a Brasil, el anfitrión del último Mundial y les dio exactamente lo mismo. A este equipo le importa poco dónde está parado”, afirma el ex delantero de Universidad de Chile y actual comentarista de radio Cooperativa y del canal Fox Sports.

La mano del argentino Gareca

GARECARicardo Gareca recién en marzo de este año asumió la banca de la selección peruana y su primera prueba de fuego fue la Copa América de julio pasado, donde fue eliminada por Chile en semifinales. “Perú dio una muy buena impresión en la Copa América”, afirma Rodrigo Goldberg. “Lo más notorio es que con Gareca recuperó el orden de juego. Acuérdate que antes esta selección terminaba un partido atacando con seis jugadores, pero con un desorden espantoso”.

Sebastián González, tiene el mismo análisis: “Se ha notado la mano de Gareca, sobre todo porque se ve a un Perú tácticamente más ordenado”. Leonel Herrera agrega: “He visto a los peruanos con un juego mucho más agresivo que cómo estábamos acostumbrados a ver en antiguas selecciones peruanas, que generalmente eran más calmadas”.

PAOLO GUERREROUna de las virtudes del técnico argentino, según Goldberg, es que ha podido sacarle rendimiento colectivo a jugadores de gran nivel individual: “Perú tuvo tanto tiempo a sus cuatro fantásticos, pero nunca los pudo disfrutar, porque no eran capaces de ceñirse a un libreto. Ahora tres de ellos, Jefferson Farfán, Paolo Guerrero y Claudio Pizarro, con Gareca saben a qué juegan, y eso ha sido bastante notorio, sobre todo en lo táctico”.

Otro aspecto para tomar en cuenta de la selección peruana es que obliga al rival a disponer de cuatro jugadores en el fondo. “Los volantes André Carrillo y Christián Cueva juegan muy abiertos por las bandas. Además Perú ataca con un referente de punta, que es Guerrero, y con Farfán enganchado, por lo que obligará a Chile a jugar con una línea de cuatro defensores”, agrega Rodrigo Goldberg.

Pero hay un punto que destaca Goldberg y que debería pesar esta noche: “A Perú aún le falta intensidad y no sé si ese orden colectivo ante un equipo de un nivel superior, como creo que es la Selección Chilena, sea suficiente para ganar un partido”.

La última vez que se enfrentaron chilenos y peruanos fue en la Copa América. Sebastián González cree que “ellos se van a querer sacar esa espina que tienen luego de haber perdido en las semifinales. Desde esa perspectiva, va a ser complicado para Chile. Además tienen toda la fe puesta en Farfán, un jugador que logra cambiar la actitud de sus compañeros”.