“El comienzo de la historia” se llama el libro del periodista Nicolás Olea, un recorrido a las mejores vivencias de la selección juvenil que obtuvo el tercer lugar en el Mundial de Canadá de 2007. El autor señala que “los éxitos de Gary Medel, Arturo Vidal y Alexis Sánchez parten precisamente ese año, cuando se juramentan que algún día serán campeones del mundo”.
Publicado el 04.11.2016
Comparte:

Haber encontrado entre sus cajones dos discos compactos con toda la cobertura que realizó en el Mundial de Canadá de 2007 para el diario El Mercurio, fue lo que motivó al periodista Nicolás Olea, para reconstruir la historia de la selección chilena que ese año alcanzó el tercer lugar en dicho campeonato. “Si bien el libro parte como una investigación periodística, el producto final termina siendo algo así como un anuario de curso, con frases típicas, fotos inéditas, anécdotas, chascarros, tan comunes en este tipo de recuerdos escolares”, señala el autor de “El Comienzo de la Historia” (Ediciones B), libro que fue presentado este jueves en la Feria del Libro.

portada-olea-en-altaOtra de las motivaciones para rememorar estas historias, cuyos protagonistas son Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel y el técnico del equipo José Sulantay, es mostrar a las nuevas generaciones el verdadero origen de sus ídolos. “Un niño que hoy tiene 14 años y que idolatra a Alexis, difícilmente supo de lo que pasó en ese Mundial. Entonces el objetivo del libro es que el lector pueda reconocerse en esos cabros chicos, antes que fueran ídolos”, resalta Olea, quien también es autor de las biografías de Arturo Vidal y de Alexis Sánchez.

Las fotografías que acompañan los relatos son en su mayoría inéditas, porque corresponden a los registros personales del periodista durante la cobertura del mundial. “Son fotos que muestran una intimidad de un grupo de jugadores que difícilmente se podría conocer en estos tiempos”, señala el autor.

Otro de los aspectos de la llamada “generación dorada” que Olea pretendió dejar plasmado en el libro, es la convicción de este grupo de jugadores, para pretender ser siempre los mejores: “Este grupo es especial. Porque ni Bravo, ni Jara, ni Matías Fernández, que estuvieron en selecciones juveniles anteriores, dijeron alguna vez que querían ser campeones del mundo. En cambio, el gran discurso de esta generación es justamente ese, que siempre soñaron con ser los mejores del mundo”.

Esa frase, “queremos ser los campeones del mundo”, la hemos escuchado varias veces en boca de Vidal, Alexis, Isla y Medel. Y es precisamente en el año 2007, cuando se escucha por primera vez. Así lo recuerda Nicolás Olea: “Fue en el Sudamericano de ese año, ya estaban clasificados al Mundial pero pierden con Paraguay y quedan fuera de los Juegos Olímpicos. Es ahí, en el camarín, cuando ellos enrabiados dicen a Canadá vamos para ser campeones mundiales”.

Finalmente, la Selección Sub 20 de Chile perdió con Argentina en las semifinales, pero luego derrotó a Austria y se quedó con el tercer lugar, el último podio en la historia de nuestro fútbol.