Ocho equipos nacionales participarán en las copas Libertadores y Sudamericana el 2018. Será la oportunidad de retomar la senda perdida, sobre todo tras el fracaso de nuestra selección en las eliminatorias para el mundial de Rusia.
Publicado el 23.12.2017
Comparte:

Estos son los cuatro equipos que disputarán, en distintas fases, la Copa Libertadores de América: Universidad de Chile, se ganó el derecho, por ser el campeón del Torneo de Clausura 2017, y Colo Colo, por ganar el torneo de Transición. A su vez Santiago Wanderers, ya descendido a la primera B, ocupará el tercer cupo, por ser el campeón de la Copa Chile 2017 y Universidad de Concepción será nuestro cuarto representante, por ser el ganador de los segundos puestos de los torneos de Clausura y de transición, luego de vencer a Unión Española. La “U” y Colo Colo entraron directo a la Libertadores, mientras que los de Valparaíso y Concepción deberán jugar una fase previa -partidos de ida y vuelta- para acceder a la fase de grupos.

Mientras tanto, en la Copa Sudamericana participaran Unión Española, Everton, Audax Italiano y Deportes Temuco, este último debutante en un evento internacional. Este torneo lamentablemente se ha transformado en una  especie de premio de consuelo, para los terceros, cuartos y quintos lugares, de las distintas ligas del continente. Pero por otro lado toma real importancia para el club que lo gana, pues todos al comenzar (especialmente los técnicos) aclaran, que es una Copa para observar jugadores y para ponerse a punto, para los campeonatos locales.

No me cabe duda que todos los chilenos, especialmente los hinchas y más aún los fanáticos, como el que escribe estas líneas, todavía nos cuesta “masticar” y menos “tragar” la amargura de no participar del Mundial de Rusia el próximo año. Nos habíamos hecho muchas ilusiones y al mismo tiempo, nos habíamos creado una gran expectativa. No era una locura pensar que nos iba a ir muy bien, pues nuestro equipo, aun no jugando mucho, le alcanzaba para entrar por lo menos al repechaje con Nueva Zelanda. Creíamos que con el título de la Copa América de 2015, más la Copa América Centenario de 2016 y por último, con el segundo lugar en la Copa Confederaciones 2017, era suficiente como para merecer estar en la Copa del Mundo de Rusia, pero la realidad dijo lo contrario.

Digo esto para desembarcar nuevamente en el tema de las copas internacionales que están por disputar los equipos chilenos. Los ocho tendrán que reforzarse como corresponde, especialmente los “grandes” como Colo Colo y Universidad de Chile, pero también los otros lo deberán hacer. No es posible que en los últimos años no hayamos pasado las primeras fases de estas competencias, quedando en el camino ante equipos, que les aseguro, a muchos de ellos no los hemos escuchado, ni visto jugar nunca. Es por lo mismo que apelo a la responsabilidad de nuestros dirigentes para que contraten buenos jugadores, con proyección y que sean un aporte, ya que  no siempre los grandes precios son garantía de éxito.

Asesórense bien. Hay técnicos, como Jose Sulantay, que saben mucho y como él, también hay otros. No se dejen estafar, no puede ser que contraten jugadores extranjeros con más de 35 años a unos valores como si fueran juveniles, y más encima vienen a “calentar” la banca. Muchas veces para contratar un jugador, ya sea por falta de tiempo o desidia del dirigente, solamente miran un resumen de 30 minutos, donde naturalmente se muestran las mejores jugadas, los grandes goles o los espectaculares “regates”. Pero desde ya sabemos que 30 minutos buenos, a lo largo de los años, todos los tenemos, incluidos los veteranos de alguna liga de aficionados.

Tenemos solamente dos “Reyes de Copas” -si es que podemos llamarlos de esa forma- en nuestro historial en torneos internacionales: Colo Colo en 1991 cuando ganó la Libertadores y Universidad de Chile, en 2011, luego de adjudicarse la Sudamericana. Es muy poco, cada vez hay más recursos, y cada vez tenemos menos logros.   

*Gonzalo Mingo Ortega, ex dirigente de Unión Española y de la ANFP.