El de arquero es el puesto más difícil del fútbol, pues si despeja la pelota está simplemente cumpliendo su tarea; mientras que si le anotan un gol, casi siempre queda la sensación de que pudo haber hecho algo para evitarlo.
Publicado el 25.02.2018
Comparte:

Indudablemente los arqueros en un equipo de fútbol son fundamentales y transcendentales en el resultado de un partido: pueden salvar o “crucificar” a su equipo. Son llamados “guardameta”, “portero”, “arquero”, “guardavallas” ,“goalkeeper”, “guardapalos”, “meta”, “golero”. Su posición es la más especializada de todas dentro del campo de juego. En esta última semana, tuvimos la oportunidad de ver tres fallas garrafales de porteros, errores que no deberían tener debido a sobrada experiencia. Fueron causantes directos de los resultados que tuvieron sus equipos, dos derrotas y un empate. Se trata de Agustín Orión de Colo Colo (36) , Diego Sánchez de  Unión Española (31) y Eduardo Lobos de Everton (36).

No quiero ni pretendo, cargarle los “dados” a estos jugadores, pero si en ellos hacer un llamado de atención a dirigentes, entrenadores y preparadores de arqueros, para que les den la importancia correspondiente a las divisiones inferiores y poner el énfasis en este puesto tan ingrato.

Desde niño recuerdo cuando jugábamos las “pichangas” en el barrio, lo hacíamos en la calle y colocábamos dos piedras como arcos, que teníamos que sacarlas cuando pasaba un auto. Para elegir a los jugadores, los que nos considerábamos buenos íbamos eligiendo de mejores a menos mejores y siempre los que quedaban para el final (o sea, los no tan talentosos) los poníamos al arco. Esto pasaba en las pichangas y en las ligas amateurs. Nadie quería ocupar ese puesto, uno por lo poco que se entra en juego y dos porque siempre se les echaba la culpa por la derrota, y nunca eran  felicitados en las victorias.

Después de este recuerdo de la niñez y juventud, quiero brevemente poner el punto y en contexto con lo ocurrido esta última semana, con las fallas de los arqueros profesionales del campeonato nacional. Los tres errores fueron similares en lo conceptual, no supieron medir ni calcular la distancia entre la pelota, el jugador rival y ellos, como tampoco la velocidad del balón. Fueron jugadas totalmente evitables, pues tenían el tiempo suficiente para “reventar” la pelota, como hay que hacerlo en situaciones extremas. El de arquero es el puesto más difícil del fútbol, pues si despeja la pelota está simplemente cumpliendo su tarea; mientras que si le anotan un gol, casi siempre queda la sensación de que pudo haber hecho algo para evitarlo. Además la presión aumenta con la importancia de la portería que se defiende. No es lo mismo ser portero en un equipo pequeño que en uno grande o en una selección nacional.

En los últimos años, se le está dando mucha importancia a los goleros que saben y tienen muy buena técnica con los pies y no solamente con las manos. Son los casos del alemán Manuel Neuer, portero de Bayer Múnich y de la selección de Alemania que es considerado el mejor del mundo,  y también está el caso de nuestro Claudio Bravo. Ambos poseen gran sentido de la ubicación y oportunidad en el momento de entrar en juego, en muchas oportunidades son un defensa más. Sus compañeros descansan -sobre todo los defensas-, en su solvencia y permanentemente recurren a pasarles el balón y así empezar a “hilvanar” el juego nuevamente, ya sea para atacar o para “aguantar” un resultado.

Lamentablemente muchos jugadores, y sobre todo los que juegan de la mitad de la cancha para atrás, recurren a sus arqueros por la “contingencia” del juego, y no se dan cuenta que no son Neuer ni Bravo. Muy por el contrario, son muy deficientes con el balón en los pies (a lo mejor pasa lo mismo que en las pichangas del barrio) y se confían en ellos, teniendo las consecuencias desastrosas que hemos visto estos días.

Señores, en nuestro fútbol tenemos ex arqueros de muy buena trayectoria que están trabajando en distintos clubes, como ayudantes técnicos o preparadores de arqueros, como lo son Adolfo Nef, Roberto Abbondanzieri, Marcelo Ramírez (el arquero con más títulos en Chile), Patricio Toledo y otros. Todos los Clubes de primera división y muchos de segunda división y de la Primera B, tienen dentro de su staff técnico, a un profesional llamado preparador de arqueros. ¿No será hora de pedir resultados, desde el origen? ¿Quién será el arquero de la Selección Chilena, para las eliminatorias de Qatar 2022? ¿Claudio Bravo, hoy de 35 años y Jhonny Herrera, de 37, serán eternos?