Han sido 20 mundiales, y aquí está lo interesante: en 19 de ellos en la final han estado presentes Alemania, Argentina, Brasil e Italia y en siete oportunidades el último partido ha sido entre dos de estos cuatro países.
Publicado el 13.10.2017
Comparte:

Ya están matriculados para Rusia 2018:  Brasil, Argentina, Alemania y a Italia le falta poco. Además ya pueden respirar tranquilos el presidente Wladimir Putin y su amigo el presidente de la FIFA Gianni Infantino y por supuesto también los sponsors. No cabe duda la fiesta será completa, pues Lionel Messi, Neymar y Cristiano Ronaldo ya están en modo Rusia 2018 y sus clubes los cuidarán como hueso santo, para que lleguen en muy buenas condiciones a la cita mundialista y así al final del campeonato aumenten significativamente su valor.     

Para nadie es un misterio que la FIFA mueve grandes intereses y el fútbol profesional es una de las actividades más importantes en el mundo de los negocios y que además concita el interés y la pasión a más de la mitad de los habitantes del planeta. Prueba de ello es la cantidad de miles de millones de televidentes que, por 30 días, están pendientes de los partidos y no hay muchos más temas que el fútbol.

En el año 1930 en Uruguay se realizó el primer mundial y en el año 2014 en Brasil, el último. Han sido 20 mundiales, y aquí está lo interesante: en 19 de ellos en la final han estado presentes Alemania, Argentina, Brasil e Italia y en siete oportunidades el último partido ha sido entre dos de estos cuatro países. Para que esto pueda ocurrir, los grupos y las llaves con los cabezas de serie son estratégicamente confeccionadas para que estas cuatro selecciones no se topen hasta las instancias finales. La excepción fue Sudáfrica 2010 donde España y Holanda disputaron la final, por lo que al parecer Joseph Blatter no era Havelange.

En este selecto grupo de los “cuatro” han intentado integrarlo otros países, como Uruguay, España, Inglaterra, Holanda y Francia, pero no lo han logrado. Tampoco estos aspirantes a “grandes” han sacado figuras excluyentes para decir “este es el mejor jugador del mundo” aunque sea por un rato, y así se justifique hacerle la “cosa” más fácil. Algunos estuvieron cerca como el holandés Johan Cruyff, el francés Zinedine Zidane o el inglés Bobby Charlton, más alguno que se me escape. Ninguno llegó a ser indiscutido como Alfredo Di Stefano, Edson Arantes do Nacimiento Pele, Diego Armando Maradona y ahora Lionel Messi.

Estos países y estas figuras son los que llevan a concitar el interés mundial. Esto me trae a la memoria el mundial de Estados Unidos el año 1994. Argentina estaba casi eliminada para clasificar, fue al repechaje con Australia, empato 1-1 en Sidney y gano 1-0 en el Estadio Monumental de River con gol de Batistuta. Pero que atractivo que jugador concitaba la admiración y la atracción, ninguna selección participante lo tenía. Tuvieron que reinventar a Diego Armando Maradona, casi retirado del fútbol, por todos sus problemas, así lo hicieron bajar 20 kilos en 60 días.

Argentina tenía un partido amistoso con Japón y lo suspendieron por Maradona, pues los japoneses no aceptaban las “malas prácticas” del Diego. Algo parecido paso en el mundial. Jamás pensaron que Argentina podría salir campeón en suelo americano y con Maradona como figura, por lo mismo al poco andar del mundial, lo bajaron. Y por eso el pelusa declaró “me cortaron las piernas”.

Joao Havelange, reinó en la FIFA durante los años 1974 y 1998. Fueron 24 años de gloria para el fútbol mundial y fue el brasilero el que transformó esta actividad “casi “particular, en mundial. Si se fijan en el periodo de 1974 a 1998 fueron siete mundiales se lo repartieron entre los cuatro grandes, Holanda estuvo a punto y Francia fue campeón el 1998 y con esto termina la era de Havelange.

Para tratar de estar en Qatar, Chile y sus dirigentes, tienen que reflexionar y ver qué se necesita para sacar gente joven, inventar un nuevo Jose Salantay y porque no el mismo, para que haga el mismo trabajo, que fue la base del equipo de Bielsa. A mi entender solo hay que dejar la columna vertebral de la era dorada que se extingue. Como lo son Bravo, Medel, Silva, Aránguiz, Vargas, Pablo Diaz, Vidal y Sánchez.

*Gonzalo Mingo Ortega, ex dirigente de la ANFP y de Unión Española.