La Vinotinto está en la última posición de la tabla, de visita ha perdido cinco veces y sólo ha cosechado un empate. Para la selección chilena un triunfo en el partido del martes (19:00 horas en el Estadio Monumental) podría significar el inicio de un camino despejado rumbo a una tercera Copa del Mundo consecutiva.
Publicado el 27.03.2017
Comparte:

Las estadísticas señalan que a la selección de Venezuela le ha ido bastante mal en estas clasificatorias cuando ha tenido que jugar de visita. Los últimos tres partidos como forastero los ha perdido y de un total de seis encuentros fuera de sus fronteras, sólo ha rescatado un punto, producto de un empate frente a Perú hace justo un año.

Chile, en tanto, como local ha tenido un rendimiento que en el papel se ve satisfactorio. De seis partidos, ha ganado cuatro, ha empatado uno y ha perdido una sola vez. Le ganó a Brasil, a Perú y a Uruguay, mientras que frente a Bolivia la FIFA le adjudicó los tres puntos por la mala inscripción del jugador paraguayo-boliviano Nelson Cabrera, en el empate 0-0  disputado en el Estadio Monumental.

La Roja de local empató con Colombia y perdió con Argentina, en el estreno de Juan Antonio Pizzi en la banca. Pero es el partido con Bolivia disputado en el Estadio Monumental en septiembre pasado-la misma cancha donde recibirá a Venezuela-, el duelo que más se podría parecer a lo que veremos mañana en Macul: un equipo que atacará intensamente durante todo el partido, frente a un rival que buscará en el contragolpe dar la sorpresa.

“Si pensamos en las tendencias, Chile debería ser siempre superior a Venezuela, en una probabilidad de 10 a 1. El tema es cuando aparece esa mínima opción”, señala el comentarista deportivo Waldemar Méndez.  El ex arquero no ve que la propuesta de Venezuela vaya a ser tan similar a la de Bolivia, “porque se ha visto que los bolivianos han estado más decididos a defender los resultados, y así ocurrió frente a Colombia en la última fecha, que finalmente terminó perdiendo. Venezuela da la sensación que no quiere jugar a eso”. Waldemar Méndez asegura que el equipo que dirige Rafael Dudamel tiene más intención de jugar y en ese escenario le crearía más espacios a Chile: “En ese esquema, el partido del martes se le podría facilitar más a la selección chilena”.

“En la previa puede ser un partido fácil para Chile”, señala el ex seleccionado nacional Sebastián “Chamagol” González,  “ya que está claro que nuestra selección va a tener la iniciativa, con volumen ofensivo, con posesión de balón”. Sin embargo, el comentarista del CDF cree que se puede dar un partido muy similar al que terminó empatado con Bolivia en Santiago, “donde Chile no supo concretar ese volumen ofensivo tan característico de esta selección. Además, señala el ex goleador de Colo Colo que “Venezuela viene sin ninguna presión y cuando un equipo asume esa condición, te puede complicar”.

El partido ideal para Nico Castillo

Tanto para Waldemar Méndez como para Sebastián González, Juan Antonio Pizzi se debería inclinar con un cambio en la zona de ataque. “Me gustaría ver a Nicolás Castillo centralizado, dejando a Eduardo Vargas como puntero derecho y a Alexis Sánchez en el sector izquierdo, sacrificando la titularidad de José Pedro Fuenzalida“, sostiene el comentarista de Fox Sports. Agrega que “para este partido necesitamos un referente de área con altura, porque los centrales venezolanos son altos. Y al tener juego aéreo, entrega una posibilidad más de definir. Además, Vargas ha rendido bien viniendo por fuera. Y con Arturo Vidal como pasador, los tres delanteros deberían ser bien alimentados “.

“Chamagol” González es de la misma postura: “Para un partido de estas caracterísicas, necesitamos un definidor, un centro delantero como Nico Castillo. Hay que priorizar la llegada de Chile, a través de un referente más de área”.

Con 20 puntos en 13 partidos diputados, hoy la selección chilena se encuentra en el sexto lugar de la tabla de posiciones, por lo cual está fuera de la zona de clasificación al Mundial de Rusia. Pero sólo derrotando a Venezuela e independiente a lo que ocurra en los otros partidos, inmediatamente volverá a la cuarta posición. Mejor aún, si se dan una serie de resultados, la selección chilena podría alcanzar a Uruguay en el segundo lugar. Es por eso, que el de mañana se vislumbra como el partido ideal para no soltar más los puestos de avanzada. Sobre todo porque la recta final no se ve tan pesada: frente a Paraguay en Santiago, ante Bolivia en La Paz, con Ecuador de local y terminando con Brasil, de visita.