Las amonestaciones y expulsiones en el torneo que se disputará en junio próximo, también se “pagan” en las Clasificatorias. 12 jugadores de la Roja están a una tarjeta amarilla de quedar suspendidos y una eventual sanción en Rusia los podría dejar fuera de uno o más partidos de la recta final en el camino al Mundial.
Publicado el 31.03.2017
Comparte:

Ver a la selección chilena disputando la Copa Confederaciones frente a Alemania será realmente un verdadero privilegio. Pero lo que ocurra en este torneo donde juegan los seis campeones continentales, además del campeón mundial y del anfitrión de la próxima Copa del Mundo, también tendrá repercusiones tanto en las Clasificatorias de todas las confederaciones, como en el ranking FIFA que definirá a los siete países cabezas de serie para el Mundial, además de Rusia.

El reglamento de la Copa Confederaciones señala que si un jugador es amonestado o expulsado en un partido, quedará inmediatamente suspendido para el próximo compromiso oficial de la FIFA. Chile tiene 12 jugadores al borde de la suspensión, o sea, si cualquiera de ellos es amonestado o expulsado en el último que dispute la selección chilena en la Copa Confederaciones, inmediatamente queda impedido de jugar frente a Paraguay por la décimo quinta fecha de las clasificatorias sudamericanas.

En esta delicada situación se encuentran el arquero Claudio Bravo; los defensas Mauricio Isla, Enzo Roco, Gonzalo Jara y Gary Medel; los volantes Felipe Gutiérrez, Charles Aránguiz, Pedro Pablo Hernández, y los delanteros Nicolás Castillo, Alexis Sánchez, Eduardo Vargas y José Pedro Fuenzalida.

Chile tiene el privilegio de jugar por primera vez la Copa Confederaciones, frente a Camerún, Alemania y Australia en primera fase. Pero a diferencia de sus rivales en el camino a la Copa del Mundo, corre el riesgo de perder a sus figuras más importantes cuando se reinicien las clasificatorias mundialistas, en agosto próximo. Es el costo de disputar un torneo internacional que para la FIFA está sólo un escalón más abajo que la Copa del Mundo y al mismo nivel que torneos como la Copa América.

Pero si se analiza desde otro punto de vista, en unas clasificatorias tan estrechas como las sudamericanas, la competitividad que puede tener la selección chilena al jugar por lo menos tres partidos o hasta cinco si es que llega a la final de la Copa Confederaciones puede convertirse en un factor favorable si se piensa que los jugadores de las otras selecciones del continente por esos días van a estar comenzando sus vacaciones.

Chile se juega el puesto de cabeza de serie si es que clasifica al Mundial

Si bien la selección chilena aún no está clasificada para la Copa del Mundo, el rendimiento que obtenga en el torneo de campeones continentales, será crucial para ser uno de los siete países cabezas de serie para el Mundial del próximo año, además de Rusia.

Si el sorteo del Mundial de Rusia fuera la próxima semana, Chile ya sería parte de este selecto grupo. Hoy se ubica en el cuarto lugar del ranking FIFA, con 1.403 puntos, detrás de Brasil, Argentina y Alemania. Y si consideramos que ni Brasil ni Argentina jugarán la Copa Confederaciones, Chile podría aprovechar este torneo para seguir sumando puntos y acercarse aún más a los primeros lugares. Este torneo es tan relevante en el marco de las competiciones a nivel mundial, que los resultados de los partidos que aquí se disputan reciben una mayor valorización que incluso los duelos por las clasificatorias mundialistas. Para confeccionar el ranking FIFA, son cuatro ponderaciones distintas: la mayor es 4 para los partidos disputados en los mundiales; 3 para los de la Copa Confederaciones; 2.5 para los encuentros de las clasificatorias mundialistas, y la más baja, ponderación 1, para los partidos amistosos.

Es por eso que para Chile la Copa Confederaciones es tan importante porque un buen desempeño le podría asegurar mantenerse dentro de los equipos que serán cabezas de serie de la próxima Copa del Mundo. ¿Y qué significa esto para el Mundial? Tener más posibilidades de clasificar a octavos de final en el primer lugar de su grupo y eventualmente disputar esa fase del torneo con un equipo de un nivel inferior. Así se podría evitar jugar con Brasil en una eventual segunda ronda del mundial, como sucedió en Francia, Sudáfrica y en la última Copa del Mundo.

Finalmente, además del aspecto deportivo y lo que significa jugar, por ejemplo, frente al campeón del mundo, sólo por participar en el torneo de Rusia de junio próximo, la Federación de Fútbol de Chile se asegura 2 millones de dólares. Y si resulta campeón, gana 5 millones de dólares más.

En la Copa Confederaciones Chile debuta en el Grupo B frente a Camerún (campeón africano) el domingo 18 de junio; luego enfrenta a Alemania el Jueves 22 y cierra su participación en primera ronda, el domingo 25 junio ante Australia. El grupo A lo integran Rusia, Nueva Zelanda, Portugal y México.