En 1997, siendo aún jugador activo, encabezó el primer paro que recuerda el fútbol chileno. Lo han tentado con la política, pero siempre se ha resistido. Estudió derecho para defender con fundamentos a los jugadores y es reconocido incluso fuera de nuestras fronteras: “Carlos levanta el teléfono, llama a la FIFA y sabe con quién hablar”, señalan sus cercanos.
Publicado el 25.07.2016
Comparte:

El pasado fin de semana debió comenzar el Torneo de Apertura del fútbol chileno. Luego del título en la Copa América Centenario, la ANFP estaba esperanzada en que los buenos resultados de la “Roja” iban a reencantar al público con el inicio de la liga local.  Sin embargo, el nuevo sistema de campeonato tensionó el ambiente con los jugadores, hasta que el sindicato de futbolistas, el SIFUP, llamó a un paro total de la actividad.

Los dirigentes habían determinado para la temporada 2016-2017 que sólo un equipo descienda a la Primera B y que haya solo un ascenso, además de que no habrá descenso desde la B a Segunda División Profesional. El SIFUP pretende mantener los dos ascensos y dos descensos por categoría. “La esencia de un campeonato es que tenga competencia, y sin descenso, los principales perjudicados son los jugadores, porque los clubes no tienen ningún incentivo para contratar”, ha sido el principal postulado del presidente del SIFUP, Carlos Soto, para oponerse al sistema de campeonato y llamar al paro de los futbolistas.

Si bien hay un principio de acuerdo con la ANFP para destrabar el paro y comenzar el campeonato el próximo fin de semana, lo cierto es que nuevamente el SIFUP logró cohesionar a los futbolistas y doblarles la mano a los dirigentes.

El poder que mueve la causa del SIFUP

07.11.2012. Evelyn Mathei Ministra del Trabajo, Sergio Jadue Presidente de la Anfp, junto a Carlos Soto Presidente del Sifup, se reunen en el polideportivo en Estacion central para fijar el horario para realizar encuentros deportivos. Foto Richard Ulloa / La Tercera.

Carlos Soto asumió la presidencia del sindicato de futbolistas en 1998, pero un año antes lideró el primer paro como miembro de la directiva anterior. Mejorar las condiciones laborales y previsionales de los jugadores ha sido la causa del SIFUP, que ha encabezado este ex defensa central de Universidad Católica desde hace casi dos décadas. En total ya lleva seis períodos y lo más seguro es que se repostule en las elecciones de noviembre próximo. “Siempre he visto este trabajo como un servicio. Nuestra misión es defender a los jugadores, pero también enseñarles sus derechos y sus obligaciones”, ha dicho en varias ocasiones.

CARLOS SOTOEl presidente del colegio de entrenadores, Fernando Díaz, da algunas claves para entender la cohesión que consigue Carlos Soto con los futbolistas: “Ha logrado la unión con todos los jugadores. Tiene carisma, es muy extrovertido, llega bien. A lo largo de estos años, ha ido demostrando todas las falencias que tienen los futbolistas. Y se ha avanzado mucho, lo que le ha dado la fuerza para mantener el liderazgo en el SIFUP”.

Otra de las claves del ex jugador de Osorno, Temuco y de Santiago Morning, según Fernando Díaz, es que “ha logrado que los jugadores de mayor renombre tengan conciencia de la realidad que vive el resto de los futbolistas. Todos, desde los más famosos hasta los más humildes, le tienen respeto”. Así se ha visto, por ejemplo, a David Pizarro defendiendo el último paro y a Johnny Herrera participando en las negociaciones con la ANFP.

Matias Fernandez y Alejandra Ibanez MatrimonioEse respeto del que habla el ex entrenador de Ñublense, se traspasa a toda la directiva del SIFUP donde el tesorero Julio Pastén (en la foto) cumple un rol clave: un rol sindical, pero también  espiritual. Pastén es pastor de una iglesia evangélica y todos los domingos reúne a decenas de futbolistas para rezar y leer la Biblia. Además, ha bautizado y celebrado matrimonios de algunos jugadores.

La iglesia evangélica que dirige Pastén se llama “Casa Estudio”, y en ella participan conocidos jugadores, como Julio Barroso, Luis Pedro Figueroa, Marcos González y Fernando Meneses. Matías Fernández también es miembro de esta iglesia, en la que fue bautizado hace un par de años y donde Pastén incluso ofició su matrimonio religioso.

Pese a ser educado en el colegio San Ignacio de Alonso Ovalle, Carlos Soto también asiste regularmente a estos encuentros y si bien no se define como evangélico, se identifica como cristiano: “Empecé a leer la Biblia y cambió todo”.

La espiritualidad siempre ha estado ligada al SIFUP. Un antiguo dirigente, el ex jugador de Universidad de Chile Orlando Mondaca, fue quien guió a Soto en este camino que hoy encabeza Julio Pastén y que de alguna manera ha propiciado la fuerte vinculación de muchos futbolistas con la directiva del SIFUP. Sobre la confianza que ha generado con los futbolistas, en una entrevista con El Grafico Chile Julio Pastén manifestó que se hace natural cuando se comparten las vivencias de la Biblia con la experiencia como deportista. “Si yo solamente transmito las enseñanzas bíblicas y no genero una verdadera amistad, sirve de poco”.

“Carlos levanta el teléfono, llama a la FIFA y sabe con qué persona hablar”

FIPRO

Los casi 20 años en que ha estado liderando el gremio de los futbolistas, le han significado a Carlos Soto mantener una nutrida red de contactos en el fútbol internacional. Es reconocido como uno de los principales líderes de los sindicatos sudamericanos y participa frecuentemente en congresos internacionales. Durante diez años fue miembro de la Cámara de Resolución de la FIFA, un tribunal arbitral que resuelve controversias internacionales, entre clubes y jugadores. “Ha logrado que jugadores cobren deudas de hasta dos años, de clubes europeos”, señalan sus cercanos. “Tiene mucha credibilidad, lo ven como alguien experimentado a quien consultarle. Carlos levanta el teléfono, llama a la FIFA y sabe con qué persona hablar”, dicen.

Este rol de representar a los jugadores en las controversias con los clubes, llevó al presidente del SIFUP a estudiar la carrera de derecho y a fines de 2015, a los 50 años,  se tituló de abogado en la UNIACC. Uno de sus colaboradores en el sindicato señala que Soto “quiso estudiar derecho porque se dio cuenta que por ignorancia los jugadores no peleaban y perdían los casos”.

El propio Carlos Soto se reconoce en la vereda de la izquierda de la política, pero desde Renovación Nacional hasta el Partido Socialista le han ofrecido postular a un cargo de elección popular. “Lo han buscado varias veces de los partidos políticos, pero él no tiene mucho interés”, dicen en el SIFUP. El propio dirigente no cierra la puerta: “por ahora no, pero al ver todo lo que pasa en la política pienso que podría meterme para dar a conocer otra mirada de las cosas que pasan. Pero ese camino sólo Dios lo conoce”.