A los 17 años, el croata se convirtió en el tenista más joven en derrotar a Rafael Nadal en toda su carrera y en el primer jugador en toda una década en ingresar al grupo de los 100 mejores del mundo con menos de 18 años.
Publicado el 06.01.2015
Comparte:

Para los fanáticos del tenis, el ascenso del croata Borna Coric (léase ‘Chó-rich’) a la elite del profesionalismo, con 18 años recién cumplidos, figura entre lo más destacado de la temporada que acaba de terminar.

Coricactualmente 103 de la ATP y que fue número 1 del mundo en la categoría junior en 2013, hoy es parte de la denominada nueva generación del tenis, aquella llamada a disputar la eterna dominación de Roger FedererRafael Nadal y Novak Djokovic, entre otros.

Otros de los candidatos son el alemán Alexander Zverev (136°), el australiano Thanasi Kokkinakis (150°) y el japonés Yoshihito Nishioka (166°), quienes están siendo liderados por el australiano Nick Kyrgios (52°), el jugador invitado de 19 años que venció a Nadal en octavos de final de Wimbledon en 2014.

El croata Coric no es un desconocido para los chilenos. Otro de los jóvenes con mayor proyección mundial en el circuito, Christian Garín (252°), lo derrotó en semifinales de Roland Garros Junior en 2013. Meses más tarde, el europeo se coronó campeón en singles del US Open Junior, venciendo en la final al mencionado Kokkinakis.

Su meteórico ascenso

Coric empezó el año en el puesto 303° del ranking de la ATP. Hasta mediados de temporada, el alemán Zverev estaba a la cabeza de la generación nacida el año 1996, tras llegar a la semifinal del ATP 500 de Hamburgo. Sin embargo, no pasaron muchas semanas para que Coric comenzara a arrebatarle la posición.

El croata aprovechó de la mejor manera el wild card que recibió para el cuadro principal del ATP 250 de Umag, en su país, logrando llegar a cuartos de final tras perder un duro partido contra el italiano Fabio Fognini (20°). Al mes siguiente sorprendió al superar las tres rondas clasificatorias del Abierto de Estados Unidos y al vencer en primera ronda del cuadro principal al checo Lukas Rosol (27°). Se despidió del último major con un loable partido ante el experimentado dominicano Víctor Estrella (80°), cuyo nombre conocemos por ser uno de los verdugos de Chile en la serie de Copa Davis en 2013, en el Grupo I Americano.

Tras ello, Coric volvió a disputar torneos Challenger en Europa. Consiguió su primer título en esta categoría de campeonatos en Izmir (Turquía).

Pero la actuación que lo consagró como la gran promesa del circuito mundial fue en el ATP 500 de Basilea, donde derrotó a tres jugadores top cien: al peligroso letón Ernest Gulbis (13°), al kasajo Andrey Golubev (66°) y nada menos que al español Rafael Nadal (3°). Es cierto que el hispano no demostró en tal encuentro el nivel que comúnmente ostenta, pero eso no le quitó el mérito a Coric de vencerlo. Con 17 años, el croata se convirtió en el tenista más joven en derrotar a Nadal en toda su carrera y en el primer jugador en toda una década en ingresar al grupo de los 100 mejores del mundo con menos de 18 años. El peso de quiénes fueron los últimos en alcanzar esta marca, genera expectativas sobre el auspicioso futuro del croata: el francés Richard Gasquet y el propio Nadal.

Luego de este triunfo sobre Nadal, el promisorio tenista croata logró su ranking más alto: 89° del orbe y terminó el año como 103°. Todos los logros mencionados lo llevaron a merecer (con justicia) el premio a la Estrella del Futuro del año, otorgado por la Asociación de Tenistas Profesionales.

Su particular estilo de juego

Coric proviene de Croacia, un país pequeño de Europa que es cuna de figuras como Goran Ivanisevic (ex número 2 del mundo), Ivan Ljubicic (ex número 3), Mario Ancic (ex número 7), Ivo Karlovic (ex número 14 y hoy 27) y el último campeón del US Open, Marin Cilic (8 del ranking ATP). Pero Coric se diferencia del inconfundible estilo de los croatas. Estos se caracterizaban por aprovechar una altura sobresaliente, siendo muy dependiente de los aces conseguidos mediante servicios aniquiladores, puntos cortos y un juego que tiende a subir hacia la red.

En cambio, el juego de Borna se asemeja más al estilo de Novak Djokovic. Posee un servicio potente, pero no altamente dependiente de los aces. Tiene un buen juego de fondo tanto de derecho como de revés y mucha habilidad en la volea. Uno de los aspectos que puede mejorar todavía es su juego defensivo, aprovechando su buen revés.

Sus desafíos para 2015

Ser parte de los 100 mejores tenistas del mundo a tan corta edad es un desafío difícil, ya que el promedio de edad de dicho grupo es de 27 años. Es decir, los jugadores a los que Coric tendrá que enfrentar tienen, en promedio, 9 años más que él.

Uno de los ajustes que el joven croata realizó para enfrentar la nueva temporada fue reclutar un nuevo entrenador: el también croata de 34 años, Zeljko Krajan, ex 88 del mundo y ex técnico de Dinara SafinaDominika Cibulkova y Marcos Baghdatis.

Coricempezará el año en el torneo 250 de Chennai, luego en Auckland (gracias a un wild card) y está clasificado para el cuadro principal del Abierto de Australia, el primer Grand Slam del año. Estos torneos se jugarán en cancha dura outdoor, superficie donde ha conseguido sus mejores resultados tanto a nivel World Tour como Challenger. Al menos en el papel, el inicio de la nueva temporada puede ser muy auspicioso para el tenista revelación de 2014.

 

Darinka Barrueto Jaman, estudiante de derecho y ex tenista junior.