En Hawaii Benjamín Alvarado retomará la competencia en el PGA Tour. Mientras se prepara para su segunda temporada en el principal circuito norteamericano del golf profesional, repasó parte de su carrera con "El Líbero".
Publicado el 20.11.2014
Comparte:

El golfista Benjamín Alvarado está sentado en la cafetería del Club de Polo San Cristóbal, mientras por televisión transmiten el Abierto de Playa del Carmen -una de las fechas del PGA Tour- donde él debió participar. Sin embargo, una fuerte bronquitis e inflamación de la laringe, que incluso lo mantuvo internado una semana en la Clínica Las Condes, lo dejó fuera de carrera.

Hace un año, cuando se convirtió en el primer chileno en la historia en clasificar al PGA Tour,  dijo en una entrevista que “por fin llegaba al lugar donde siempre había soñado”.

– Hoy ¿puedes decir lo mismo?

– No. Es cierto, era mi sueño. Pero cuando llegas, piensas de inmediato que quieres más. Ahora quiero ganar y quedarme varios años en este circuito.

No va a ser fácil para Alvarado mantenerse en la temporada 2014-2015 en el PGA Tour. “Este año pude jugar sólo 6 torneos. Producto de una tendinitis en la rodilla, tuve que partir la competencia en la segunda etapa del año y venía de 5 meses sin haber tocado un palo de golf. Desde octubre hasta marzo estuve lesionado. Recién desde hace un mes comencé a entrenar para mi primer torneo de la temporada, que será en Hawaii en enero próximo”.

Benjamín Alvarado tiene 29 años y desde los 16 se ha dedicado al golf como jugador profesional. Mientras realiza esta entrevista, revisa un reportaje que le realizaron en la revista Capital cuando recién cumplía 18 años y ya había ganado 4 torneos como profesional.

– En esa entrevista del año 2003 decías que querías llegar pronto al PGA ¿Por qué pasó tanto tiempo?

– Cuando uno es chico, quiere llegar a ser el número uno del mundo. Pero cuando entré a la universidad en EEUU, me di cuenta que el nivel era mucho más alto de lo que yo pensaba. Además, a esa edad todo el mundo te bombea y te crees mucho el cuento. Para mí era obligatorio llegar al PGA Tour, ganar campeonatos y estar dentro de los mejores del mundo. Pero a medida que fui creciendo, me puse más realista. Y si nunca un chileno había llegado a este circuito y sólo 5 latinos lo han hecho en la historia, es por algo.

– Y dentro de las metas que te propusiste a los 18 años, ¿qué te falta por cumplir?

– Me falta estar dentro de los Top Ten del PGA Tour. Pero estoy tranquilo, porque el peak de rendimiento del golfista es a los 37 años y yo tengo recién 29, y además soy el décimo jugador más joven del circuito. La gran mayoría tiene entre 30 y 45 años e incluso hay jugadores de 49, que siguen ganando torneos.

ALVARADO 3El gran salto al PGA Tour

Para entender el mundo del golf profesional, el PGA Tour y el European Tour, son los dos circuitos de la división superior de este deporte. En el primero participa Benjamín Alvarado y en el segundo, lo hacen otros chilenos destacados: Felipe Aguilar y Mark Tullo. Un peldaño más abajo, está el Web.com y luego el PGA Latinoamérica. En 2013, Alvarado participó en el Web.com y le fue tan bien, que de inmediato clasificó al PGA Tour.

– ¿Cómo fue el paso de la Web.com al PGA Tour?

– Alcancé a estar sólo 6 meses en el Web.com. Me invitaron a un torneo, lo gané y quedé en el primer lugar. Y cuando me empezaba a sentir cómodo, clasifico al PGA Tour. Lamentablemente no jugué contra Tiger Woods, porque estuvo lesionado todo el año, pero sí disputé torneos contra todos los Top 5, Phil Mickelson incluido.

– ¿Cuáles son las grandes diferencias entre un circuito y otro?

– Pasas de jugar con 5 mil espectadores, a 100 mil. Antes tenías una cámara de televisión encima. Ahora, en todos los tiros tienes 5 cámaras. En mi primer campeonato, había una fila de gente con un poster mío pidiéndome autógrafos. Estuve una hora firmando autógrafos. Una vez me pasó que terminé un torneo en Texas y me dijeron que tenía que estar 30 minutos con mis fans y yo pregunté ¿qué fans?. Y resulta que había una colonia de 500 chilenos esperando sacarse una foto conmigo. En EEUU el golf es tan importante, que soy mucho más conocido que acá. En Chile no existo.

– ¿Eso te molesta?

– Me da pena que la gente no pesque el golf. Que haya tantos problemas para levantar presupuestos, para poder organizar un torneo. Tenemos a dos chilenos en el tour europeo  y uno en el PGA Tour, y nada de eso se sabe. Esto es como tener a dos jugadores en la Fórmula Uno y a uno en la Indy Car, y no aparece nada en los diarios. Da pena porque siempre se ha dicho que necesitamos un referente en el golf, para que aparezcan los auspiciadores. Y llevo un año en el PGA Tour y me pescan menos, porque no estoy en Chile. Me critican porque no vengo a jugar un torneo en mi país y porque privilegio prepararme para los torneos internacionales.

– ¿Eso sucede en otros países del continente?

– Sólo pasa en Chile. Me toca estar con Patricio Cabrera, que ganó 3 majors, y es ídolo en Argentina. En Chile sólo se resalta lo negativo, cuando te va mal. En Colombia, Camilo Villegas es un astro del golf. Llega a Bogotá y no puede bajarse del avión. Aunque igual lo critican por no jugar en su país, hicieron un canal de televisión para seguirlo especialmente. Al clasificar al PGA Tour, se transformó en un ídolo nacional.

– Y aquí en Chile no pasó lo mismo contigo

– Yo pensé que iba a ser un impacto mucho más fuerte. Imagínate que sólo 20 jugadores ingresan cada año al PGA Tour. No me da rabia ni enojo, me da pena. Pero no pasa sólo en el golf, sino que en todos los deportes. Cuando en los noticiarios dicen vamos al bloque deportivo, yo no veo ninguna noticia que no sea el fútbol.

 

Golf Chile Classic“Cuando no tenía plata, pensé en dejarlo todo”

Benjamín Alvarado a los 13 años decidió estudiar en un colegio especial para deportistas y dedicarse casi exclusivamente a jugar al golf, pero a los 23 estuvo a punto de retirarse. “Siendo número uno de Chile, no tenía un centavo, nadie creía en mí. Durante 2 años, no tenía un peso para poder jugar. Era el golfista que había ganado más torneos en Chile y no podía levantar un peso de los auspiciadores. Pensé en dejarlo todo. El año 2009 le pedí a mi papá trabajar con él porque tenía 60 mil pesos en mi cuenta corriente. Al final, jugué una exhibición contra Felipe Aguilar y gané 1 millón de pesos. Y con esa plata, más unos dólares que me prestó mi polola en ese entonces, que actualmente es mi señora (está casado con la modelo argentina Lucila Vit) compré los pasajes para jugar la clasificación de un torneo de Canadá. Éramos 100 y clasificaban 5. Clasifiqué y obtuve un premio de 5 mil dólares. Con esa plata pude jugar otros dos torneos, donde salí quinto y séptimo y gané otros 5 mil dólares. Después, en Chile gané otros 6 torneos más. Finalmente, con esa plata que acumulé, pude financiar mi carrera para el año siguiente. Y de un día para otro, comenzaron a aparecer los auspiciadores”.

– ¿Y hoy cuánto gastas para financiar tu carrera?

– En el golf se gasta mucha plata. Un año a mí me cuesta alrededor de 100 mil dólares. Con ese dinero pago los pasajes de avión, los hoteles y la comida. El problema es que si no estás en el PGA Tour, los números se van a rojo.

– ¿Y cuál es tu meta para el 2015?

– Mi objetivo es entrar dentro del grupo de los Top 125 para poder mantenerme en el tour el 2016. Pero será una tarea muy difícil, porque tengo muy pocos torneos para acumular puntos. Pero así es el golf, un año estás arriba y otro abajo. Y yo quiero jugar hasta que ya no me dé el físico. Mientras el cuerpo y el juego me acompañen, puedo jugar toda la vida.

 

FOTOS: PEDRO CERDA Y RODRIGO SÁENZ/AGENCIAUNO