Con goles de Rojo, Pastore, Agüero, Iguaín y Ángel Di María en dos oportunidades, la albiceleste presentó sus credenciales para el sábado. El único descuento fue convertido por Lucas Barrios.
Publicado el 30.06.2015
Comparte:

Juego, set y match para Argentina. No fue la semifinal de Copa Davis, sinó de la Copa América. Argentina mete miedo y se inscribe nuevamente en una final del torneo sudamericano de selecciones, luego de ocho años.

El equipo que dirige Gerardo Martino comenzó a saborear la clasificación a la final desde muy temprano. El primer gol llegó en un momento oportuno para Argentina. A los 14 del primer tiempo, Lionel Messi tiró un centro desde la izquierda, tras una falta sobre Angel Di María, y Marcos Rojo, que estaba en el centro del área, definió tras parar la pelota y luego de desprenderse de su marcador.

Paraguay buscaba el empate y la albiceleste le sacó provecho a esa situación. A los 26 minutos, Messi encabezó un ataque, le cedió la pelota a Pastore y el ex jugador de Huracán sacó un remate fuerte y cruzado que se metió en el palo derecho de Justo Villar.

Pero aunque Argentina fue rápido en busca del tercer gol, los fantasmas del debut, frente al mismo Paraguay aparecieron por Concepción. Los guaraníes consiguieron el descuento por obra de Lucas Barrios, el mismo jugador que había empatado el partido de la jornada inaugural del Grupo B. El argentino nacionalizado paraguayo aprovechó una pésima salida desde el fondo y, sin marca, sacó un bombazo que se metió pese al esfuerzo de Sergio Romero. Así terminó el primer tiempo, con un incierto 2-1 en favor de los trasandinos.

Pero al inicio de la segunda fracción, Argentina puso rápidamente las cosas en su lugar. Al minuto y medio, un par de toques en el medio derivaron en un pase a Pastore y en una gran habilitación para Angel Di María. El Fideo, mano a mano con arquero, definió cruzado y marcó el 3-1.

Y si ese tercer gol no alcanzaba para finiquitar la historia, llegaría el cuarto. Messi recuperó una pelota en la mitad, encaró, dejó atrás a dos rivales y habilitó a Pastore, quien remató al cuerpo de Villar. En el rebote, Di María definió con el arco libre y aseguró la victoria argentina. 4-1.

Messi jugó un gran partido, pero no pudo convertir. Los que sí lo hicieron fueron Serio el “Kun” Agüero y Gonzalo Higuaín, quienes cerraron la victoria, la más abultada de la Copa América.

Así las cosas, Chile enfrentará a Argentina el sábado a partir de las 17:00 horas, en el Estadio Nacional, el mismo escenario donde hace 60 años ambas selecciones se enfrentaron por primera vez en una final de Copa América.  En aquella oportunidad el triunfo fue de Argentina, por 1-0.