La DC pretende contar con un presidenciable para las elecciones municipales y el nombre del senador genera consenso, según explican. "Ignacio Walker tiene mucho capital político y no hay que desaprovecharlo", explica a "El Líbero", el diputado DC Gabriel Silber.
Publicado el 31.03.2015
Comparte:

Un libro sobre sus cuatro años y medio al mando de la presidencia de la DC terminó de escribir hace algunas semanas el senador Ignacio Walker. El actual presidente del partido entregará su cargo a fines de abril al senador Jorge Pizarro, quien fue elegido el pasado domingo como el nuevo líder de la DC. Ante este escenario, según explican en el partido, Walker ya prepararía una estrategia con miras a las presidenciales de 2017, la que se iniciaría con el lanzamiento del texto y una gira por el país contemplada para principios de mayo. Esto, debido a que el partido pretende contar con una carta presidencial definida para las próximas elecciones municipales.

“Las ideas no andan solas, cualquier partido debe ofrecer liderazgos creíbles, con mérito (…) es bueno tener un candidato ya definido para las municipales. Todo lo que apoye a los candidatos para esas elecciones, como figuras reconocidas, es bueno”, afirma a “El Líbero”, el secretario general de la DC, Víctor Maldonado.

Fue en 2012, cuando fue reelecto como timonel de su partido, que Walker se habría interesado por asumir un eventual desafío presidencial, dicen en la DC.  El tema sólo ha sido abordado con su círculo más cercano y cuando le han consultado al respecto nunca ha exteriorizado sus intenciones. Sin embargo, sus cercanos explican que el senador apostaba por tener un “partido unido” y una “mesa amplia de consenso”, que le pudiesen servir como una “mejor garantía de respaldo”.  De esta manera, explican que Pizarro y la nueva mesa de consenso compartirían la opción de Walker y lo respaldarían en un posible desafío presidencial.

Con el triunfo de Pizarro, el escenario comenzaría a ser “más claro” para Walker. En la DC afirman que el “puntapié” inicial de Walker para asumir un desafío presidencial sería, primero, el lanzamiento de su libro. El texto -que estaría en el proceso de edición- mostraría la trayectoria del senador al mando de la DC como una especie de “memoria”. “Se muestra un rumbo que se persiguió y se logró (…) una visión exitosa de lo que había que hacer en el partido”, comentan en su círculo.

Paralelamente y mientras termina la edición de su libro, Walker, prepara el segundo elemento que marcaría el inicio de su aspiración presidencial: una gira por el país. En el recorrido, que sería una “gira de agradecimiento”, Walker cambiaría su discurso y entregaría una “visión de futuro del país”. “Tiene que arriesgar opinión nacional sobre el futuro”, dicen en la DC.

En el partido el nombre de Walker genera consenso y existe acuerdo de que es de “vital importancia” que la DC cuente con un candidato antes de las municipales para que pueda hacer campaña con los diferentes candidatos.

“Sí, vamos a tener un candidato propio. Nosotros no queremos cometer lo mismo que sucedió con Claudio Orrego, cuando su candidatura partió más tarde mientras la de Bachelet estaba mejor posicionada; hay que hacer el ejercicio inverso y partir con mucha anticipación y que ojalá nuestro candidato ocupe la campaña municipal y recorra el país. Ignacio Walker tiene mucho capital político y no hay que desaprovecharlo, es una de las cartas que tenemos para evaluar, pero no es la única”,  explica a “El Líbero” el diputado DC Gabriel Silber.

Asimismo, su par Pablo Lorenzini afirma a “El Líbero” que “Ignacio Walker está terminando un período e hizo un muy buen trabajo, fue un período difícil. Pero sin lugar a dudas es uno de los pre candidatos presidenciales que surge con fuerza dentro de la DC, cumple con los requisitos”.

Walker ya tendría pensando conformar un equipo que se dedicaría a trabajar en este tema. En su círculo explican que podría estar compuesto por Maldonado, quien es “hombre de confianza” de Walker y con quien han conformado un “buen equipo político”; por el ex ministro René Cortázar, quien posee amplias redes en el oficialismo y también es cercano a Walker; y por Cristina Orellana, quién está casada con Silber y actualmente es directora ejecutiva del Sistema de Empresas Públicas (SEP). 

FOTO: AGENCIA UNO