"La peor hora del día es cuando se apaga la luz, porque saben que ahí comienzan los abusos sexuales. Hay relatos de niños que se tapan la cabeza con su almohada para no escuchar los llantos de sus compañeros que están siendo violados en la cama de al lado", dijo el parlamentario independiente.
Publicado el 04.10.2016
Comparte:

Tras dos meses de investigación, ayer la directora del Sename, Solange Huerta, cifró en 1.313 las muertes ocurridas en centros dependientes del organismo -ente menores y mayores de edad- en los últimos 11 años.

Sobre esto, se refirió esta mañana el diputado independiente René Saffirio. En entrevista con Radio Infinita sostuvo que “la forma cómo se entregó la información ayer por parte de la directora del Sename fue bastante engañosa” y que “recién estamos empezando a correr el velo de una realidad que nadie quería ver”.

“Quien pudo ocultar durante 10 años 1.300 muertes, perfectamente pudo ocultar durante años donaciones de órganos sin que se respetaran los protocolos correspondientes y ocultar también venta de niños al extranjero bajo la forma de una adopción internacional. Hay documentos publicados por Sename escritos en italiano destacando a los niños chilenos y en Italia es donde se ha efectuado más adopciones, pero no sabemos las condiciones. Hay personas que hasta la fecha no saben cuál fue el motivo de muerte de sus sobrinos, hijos o nietos”, aseguró el Saffirio.

Según el diputado, también existen terribles relatos de violaciones sexuales dentro del Sename. “La regla general es el abuso y el maltrato, la excepción es el respeto. De estos 1.300 niños es probablemente indescriptible lo que probablemente tuvieron que pasar, yo tengo relatos que son francamente demoledores (…) Cómo no van a estar enfermos si se orinan en sus camas y en 15 días no les cambian las ropas de sus camas, ni la ropa de ellos. Y se orinan de terror. La peor hora del día es cuando se apaga la luz, porque saben que ahí comienzan los abusos sexuales. Hay relatos de niños que se tapan la cabeza con su almohada para no escuchar los llantos de sus compañeros que están siendo violados en la cama de al lado”, relató.

Enfatizó que este es una falla grave del Estado. “No sé si falló porque a nadie le importó, o por el organismo (…) El Estado asumió el compromiso de protegerlos y dejó que murieran (…) Lo concreto es que, si uno hace un análisis de las declaraciones, son 1.336 personas fallecidas: 243 en residencias de protección, 406 en organismos colaboradores, 206 en centros de protección ambulatorios, 215 mayores de 18 años en residencias, 21 adultos en ambulatorios, 33 adolescentes por justicia juvenil, 22 mayores de edad por justicia juvenil y 190 ambulatorios de justicia juvenil (…) Es un informe demoledor. El Sename ayer se derrumbó, literalmente”, explicó.

“Lo que estoy pidiendo y lo que voy a plantear formalmente hoy día es que se le ponga suma urgencia a la nueva ley de adopciones (…), que se termine la tramitación de la ley sobre respeto a garantías y derechos de niños y adolescentes en Chile y que se envíe un proyecto de ley que termine con el Sename y cree dos servicios: uno de protección y uno de justicia juvenil, de tal manera que los infractores de ley y los niños que están con medidas de protección no estén juntos”, concluyó.