El académico estadounidense de visita en Chile asegura que uno de los beneficios de la llegada del empresario a la Casa Blanca es que "va a bajar las tasas de impuestos corporativos y esto tiene el potencial de ser realmente positivo en términos de crecimiento en todo el mundo".
Publicado el 10.01.2017
Comparte:

“Lo veo de forma positiva”, es lo primero que dice el académico estadounidense Vikram Mansharamani apenas se le pregunta por Donald Trump, el presidente electo de su país que asumirá el próximo 20 de enero como sucesor de Barack Obama. Pese a las controversias del futuro gobernante, Mansharamani insiste en que a “largo plazo” habrán beneficios para la economía mundial.

De esos y otros temas hablará hoy el también experto en burbujas financieras en el Hotel W, como invitado del Consejo Minero e ICARE, desde las 10:00 de la mañana (ponencia que se trasmitirá vía streaming desde “El Líbero”). Expondrá también algunas las bases de su publicación “Boombustology: Spotting Financial Bubbles Before They Burst” (Detectando burbujas financieras antes de que exploten) y su visión a futuro sobre Chile. En el libro, publicado en 2011, el profesor titulado en Estudios de Asia Oriental, Ética Política y Economía de la Universidad de Yale en 1996, presenta casos de gran éxito y de gran fracaso internacional.

-Actualmente, ¿cuáles son las principales burbujas financieras?

– Primero, tenemos que hablar de China, porque la historia económica china es una que se está transformando, porque era la de la inversión y ahora está convirtiéndose en una basada en la del consumo. Lo que será perjudicial para la economía mundial y dañará los mercados emergentes en general y especialmente a aquellos países que proporcionaban las materias primas para que China construya su infraestructura, así que por supuesto que el cobre entra en ese margen y sufrirá. Otras cosas que tenemos que ver es que tenemos grandes avances en la tecnología, que están permitiendo ganancias masivas en productividad, en todo, desde la manufactura hasta los servicios y está haciendo que muchos empleos estén desapareciendo. En tercer lugar, algo que está ahí burbujeante y preocupante, es que tenemos problemas demográficos. Mira a través del mundo desarrollado, las economías más grandes están envejeciendo y no tienen tantos bebés, por lo tanto la población laboral disminuye. Algunas de estas grandes economías empezarán a encogerse y eso será un problema. Lo ves en Estados Unidos, su población no está creciendo más que a través de la inmigración y eso es algo que puede cambiar con nuestro nuevo presidente electo. En Europa tampoco están naciendo suficientes bebés, la población en países como Rusia se está reduciendo y la política de un bebé por familia en China la está tratando de cambiar. Japón también está envejeciendo. Y por otro lado, hay un boom de la población en África e India, entonces eso podría ser positivo, pero tomará tiempo para saberlo, porque si usted tiene un bebé hoy toma al menos 17 años para que el bebé pase a ser parte de la mano de obra. A medida que los países se hacen más ricos, tienen menos bebés, por costos de la salud. Esos son los tres grandes factores que veo en el mundo de hoy y van a tener grandes impactos perjudiciales en la perspectiva de varias cosas, creando más desigualdad en el corto y el largo plazo.

-¿Cómo considera que afecta todo esto a Chile?

– Para ser honesto, en el corto plazo todo es negativo. Los precios van a caer, en el tema de la la demografía, significa que habrá menos demanda de bienes y servicios, aunque tal vez es positivo en ciertas áreas, porque quizás la gente mayor va a beber mejores vinos y quizás ahí el vino chileno se beneficiará. Pero en el margen de toda la economía mundial, en el corto plazo creo que se enfrenta a algunos vientos principales en contra. Creo que los mercados emergentes están produciendo una gran cantidad de consumidores de clase media en África, India, Rusia, China, Brasil, etc… Y estos empezarán a demandar más bienes y servicios, lo que será muy positivo para Chile, pero puede tomar tiempo.

– ¿Considera que Donald Trump tendrá un impacto positivo o negativo para la economía mundial?
– La respuesta, realmente, es que no sé. Pero soy cautelosamente optimista por una razón, porque creo que Trump ve la economía como un punto importante para centrarse ahora y hay un par de cosas positivas que veo. La primera es que creo que va a bajar las tasas de impuestos corporativos y esto tiene el potencial de ser realmente positivo en términos de crecimiento en todo el mundo. ¿Por qué?  Porque las grandes corporaciones de EE.UU. tienen capital de nuestras acciones en el extranjero y no lo pueden traer de vuelta a los EE.UU. porque las tasas de impuestos son muy altas. Pero si se les permite tomar ese capital desde donde estén, se podrá ver una mayor inversión a nivel mundial. Por ejemplo, ahora empresas como Facebook están haciendo grandes negocios en Europa porque los impuestos son más bajos en Irlanda y es probable que Irlanda se esté llevando los beneficios, pero si estos beneficios se pueden traer a Estados Unidos sería posible hasta redistribuirlos en América Latina. También se menciona que Trump tendrá un programa de gastos de infraestructura y si es así, Estados Unidos tiene el potencial de ofrecer buenos precios, que permitirán el crecimiento. Ahora, eso tomará algún tiempo, no será inmediato, pero será positivo, también para Chile.
-En líneas generales, usted ve de buena manera la economía chilena. Ya lo escribió en una columna de opinión donde decía que veía a Chile “brillante como un centavo”
-¡Oh! ¿Sabes que yo no le puse ese título a ese artículo? Me cambiaron el sentido del artículo, pero sí, al menos ahora creo que en el corto plazo Chile tiene que preocuparse, porque tienen ahora las elecciones presidenciales, los precios del cobre no han sido buenos, tienen problemas de desigualdad. Pero a largo plazo, creo que la clase media va a crecer globalmente y cuando lo haga, eso será bueno para el litio, para el cobre, será bueno para materias en la que Chile es rico.
– Usted como experto en detectar burbujas financieras, ¿no considera que la persona que las detecte pueda tomar ventaja de una forma negativa? Como bien quedó demostrado que pasó en la crisis de Estados Unidos en 2007. 
– Creo que las burbujas son una parte de la existencia humana, y sí, no es bueno que alguien esté sufriendo mientras alguien se esté beneficiando. Pero el ideal es que sí las puedes predecir, las puedes desinflar antes de que cause un gran dolor. Por ejemplo, si usted supiera que hay una burbuja financiera en la viviendas, antes de que se infle y explote, podría empezar a aplicar ciertas regulaciones y decirle a los bancos que hay que cambiar los requisitos de capital, los préstamos y ahí realmente se pueden parar las burbujas.
FOTO: CRISTÓBAL UGARTE.