Según un estudio realizado en conjunto por la empresa ALTO Chile y la Cámara de Comercio de Santiago, las pérdidas por robos y hurtos, correspondieron en 2015 a 521 millones de dólares, lo que significó una merma de 1,89% del total de las ventas. Si bien en este sector los delitos violentos se han mantenido estables, son las turbas las que se han transformado en el principal foco de atención.
Publicado el 28.10.2016
Comparte:

Por tercer año consecutivo, la empresa ALTO Chile en conjunto con la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) encargó al ESE Business School de la Universidad de los Andes, un estudio sobre las pérdidas en el retail. Se trata de una encuesta en la que participaron 22 empresas, que concentran alrededor del  85% del sector, y cuyos resultados del año pasado fueron dados a conocer este jueves en un seminario donde participaron 500 de los principales actores de esta industria.

El “Estudio de Mermas en el Retail” de 2015 arrojó que las pérdidas ascendieron a 521 millones de dólares, lo que corresponde al 1,89% del total de las ventas en el mismo período. “La merma sobre ventas es un indicador muy importante”, señala Guillermo Armelini, profesor del ESE Business School de la Universidad de los Andes, y que nuevamente estuvo a cargo de este estudio. Agrega que se está llegando a un promedio simple de un 1,9% en una industria donde los márgenes son muy escuetos, “entonces efectivamente es una preocupación”.

De las pérdidas totales, según este estudio, el 72% corresponde a robos y hurtos tanto internos como externos, además de errores administrativos y de los proveedores de las propias empresas. Mientras que el 28% se debe al deterioro de la mercancía, a su vencimiento y a desperdicios. Los robos y hurtos internos, que son sustracciones que hacen a su empresa los propios empleados y reponedores, en 2015 representaron el porcentaje más alto (45%), por sobre los robos externos (34%), los errores administrativos (14%) y los errores de los proveedores (7%).

Los “turbazos”, la nueva forma de delinquir

Según los ejecutivos de las 22 empresas del retail encuestadas, las pérdidas se deben al incremento de la delincuencia en el sector, a que los delitos son más sofisticados,  son más frecuentes y que se realizan por mayores montos que en años anteriores. “Si tú ves a nivel país, el tema de la delincuencia se está moviendo de manera muy brutal”, señala Jorge Encina, gerente general corporativo del Grupo Alto, empresa que entrega soluciones para prevenir y disminuir los delitos que afectan a las compañías. “Sin embargo, eso no se ve en el retail, donde los delitos violentos han tenido una baja significativa, con resultados positivos por parte de nuestra red de protección”.

Jorge Encina agrega que a diferencia de años anteriores, hoy los llamados turbazos -delitos cometidos por gran cantidad de delincuentes menos violentos pero más organizados-, son el principal dolor de cabeza del sector: “Son la principal preocupación que tenemos, dado las estadísticas que estamos manejando y los incidentes que estamos analizando. Muchos robos violentos mutaron, otros disminuyeron, pero básicamente en el retail estamos enfocados en el tema de los turbazos, que es bastante complicado de administrar, pero con buena persecución, buenas pruebas, buenos testimonios, se puede solucionar”.

Sobre este tema, Guillermo Armelini señala que el robo del tipo “mechero” ha migrado a los turbazos “que es un tipo de robo mucho más complejo de manejar, ya que estas bandas han llegado a desbalijar por completo los negocios. El nivel de organización que tienen estos delincuentes, hoy en día es la mayor preocupación del retail”.

El secretario general de la Cámara de Comercio de Santiago, Cristián García-Huidobro, señaló que es necesario “dar señales claras de que la delincuencia es una lacra que debe ser combatida sin miramientos ni tibiezas. La delincuencia no puede transformarse en “un buen negocio”, en que las ganancias superan a las pérdidas y en que los delincuentes – que conocen los resquicios legales a la perfección, queden libres tras un  simple ‘tirón de orejas’”, concluyó.

El factor económico en el aumento de la delincuencia

Según los expertos, la situación económica del país influye en las estadísticas de los robos y específicamente, en lo que sucede en la industria del retail. El presidente y fundador del Grupo Alto, Jorge Nazer afirma que “hoy existe una situación coyuntural económica en Chile que de alguna manera afecta en el aumento de algunos delitos, y también provoca algunas de las pérdidas internas que ocurren en las empresas, que es donde más se ve el mayor incremento”. Nazer sostiene que cuando aumenta un poco el desempleo, aumentan las pérdidas. “Lo mismo ocurre cuando aumenta un poco la sensación de descontrol y la sensación de inseguridad, pero yo creo que lo relevante no es sólo cuánto aumentaron los números por delitos, sino que también hoy vemos que hay un sinceramiento de la industria, lo que es muy positivo para seguir trabajando con el fin de disminuir estas situaciones”.

Algunos resultados específicos del tercer “Estudio de Mermas en el Retail”

Los supermercados y las tiendas por conveniencia son los que registran los mayores porcentajes de mermas sobre venta neta, con un 3,27% y un 2,74% respectivamente. En el caso  de los primeros, el rubro alimentos es el que registra mayor incidencia de pérdidas -y no sólo por la asociada a pérdidas desconocidas- que concentran el 54% de los casos en supermercados, sino también por la significativa incidencia de la denominada merma conocida, como es el vencimiento de productos, en un 46% de los casos. En el caso de las tiendas de conveniencia, el índice informado se explica mayormente por la incidencia del robo y hurto de mercaderías, que representa un 76% de sus pérdidas. Este formato, al estar más tiempo expuesto al público en general y al contar con menos estrategias de seguridad física en sus tiendas y en sus productos, se presenta como más vulnerable frente a los delitos.

Porcentaje de merma operativa sobre el total de ventas netas por formato

grafico-1

Pérdidas desconocidas

Del análisis de los dos tipos de mermas que pueden ocurrir en todos los formatos de retail se desprende que la merma desconocida, que corresponde a robo interno y externo más errores administrativos y de proveedores, representa el 72% del total de las pérdidas, mientras que el 28% sería resultado de pérdidas operacionales conocidas. La pérdida por razones desconocidas es mayoritaria, manteniéndose el hurto interno como la principal causa asociada con 45%. Sin embargo, durante este año, la percepción de los encuestados indica que el hurto externo va en alza con 34%, tanto en modalidades delictuales puntuales como las de los mecheros, así como por el robo realizado por bandas de crimen organizado. Un 14% sería por errores administrativos y un 7% errores de proveedores.

grafico-2

Siendo el hurto interno catalogado como la principal causa de merma, los encuestados creen que las tres principales causas de esto se deben a: robo por parte de los empleados en primer lugar, seguido por clientes que cometen robos en complicidad con colaboradores internos y externos (reponedores, guardias) y en tercer lugar el robo de personal externo (reponedores, guardias).

En cuanto al robo externo, los encuestados tienen la percepción de que las tres primeras causas son la sustracción de mercadería por parte de clientes, sustracción de productos por bandas delictuales y -en tercer lugar- el cambio de códigos en los productos. En este estudio se informa un incremento en el actuar de grupos de “mecheros” con una actitud más agresiva e intimidante que en años anteriores. Adicionalmente, se describe que las bandas de crimen organizado actúan en forma nocturna, más sofisticadamente, lo que ha llevado a adoptar mayores medidas de seguridad perimetral en las tiendas.

Productos más robados y modus operandi

Al ser evaluados cuáles son los productos más sensibles al hurto, de acuerdo a la opinión de los encuestados, se ratificó que las categorías  son alimentación y vestuario. De éstas, los productos que registraron mayor pérdida fueron las chaquetas, parkas, jeans, carne de vacuno, chocolates e insumos de comida.

grafico-3

Respecto al modus operandi utilizado en los incidentes, se observa que en el 52,7% de los casos el imputado oculta la mercadería en bolsa, cartera o mochila para no ser detectado por los diversos controles de seguridad. En un 32,6% de los incidentes se sustraen productos y se esconden entre las ropas y en un 3,6% de las veces se usan bolsas de aluminio, o las denominadas “biónicas” para robar las especies.

grafico-4