En conversación con "El Líbero", el ex candidato presidencial se refiere a "los errores no forzados", al avance de la agenda y a la relación que tiene con el Mandatario: "No puedo criticar a una persona que hizo cinco compromisos conmigo y está cumpliendo los cinco".
Publicado el 15.05.2018
Comparte:

Al inicio de su mandato, el Presidente Sebastián Piñera convocó a cinco grandes acuerdos nacionales y anunció cuatro proyectos de ley, entre ellos, extender la gratuidad en los centros de formación técnica y modificar la ley de pesca.

Pero en el último tiempo, según se ha criticado, estos avances se habrían visto “empañados” por polémicas en el gabinete, como el viaje del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, a Harvard y la interpelación al titular de Salud, Emilio Santelices, por el cambio al protocolo de aborto. En este contexto se cumplieron dos meses de la nueva administración. En conversación con “El Líbero el senador Manuel José Ossandón (RN) realiza un balance del período.

“El Presidente de la República, como figura y personaje que dirige el Gobierno, tiene que ser blindado

-Este último tiempo se ha criticado al gobierno por el viaje del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, a Bostron y el rechazo al protocolo de aborto del ministro de Salud, Emilio Santelices. Considerando esto, ¿cuál es su opinión respecto a estos primeros meses?

Es verdad que ha habido autogoles o errores no forzados, y algunos bastante tontos, pero la obra gruesa de la instalación del gobierno ha sido muy buena. Y me siento muy contento, porque hemos dado pasos muy potentes en cómo el Presidente ha asumido compromisos que tuvimos entre la primera y la segunda vuelta, como la gratuidad en la Educación y la Ley de Pesca.

Muchas veces nos mareamos con cosas comunicacionales, pero lo que importa es cómo está trabajando el Presidente en la solución de los reales problemas de la gente”.

También el Presidente acogió un proyecto que presentamos con Guido Girardi para el tema de las farmacias que fue votado en contra por toda la derecha en diciembre del año pasado, pero lo tomó y lo hizo suyo, y va a mandar una modificación sustitutiva muy potente. Muchas veces nos mareamos con cosas comunicacionales, pero lo que importa es cómo está trabajando el Presidente de la República, y su equipo, en la solución de los reales problemas de la gente.

Uno ve a gente del PS buscando solo errores pequeños, grandes, o lo que sea, para hacer zumbar al gobierno, y no entran al debate en profundidad, en proponer cosas”. 

-¿Cree que esto que usted menciona se ha visto “empañado” por estos “errores no forzados”?

-Claro que se ve empañado, hay que ser objetivo. Pero es una empañada, no es una mojada ni una ensuciada. La obra del gobierno ha sido maciza y estamos recién partiendo. Lo que es preocupante es la reacción de la oposición, que está buscando ser obstructiva, destructiva, y la gente los va a terminar castigando. Uno ve a gente del PS buscando solo errores pequeños, grandes, o lo que sea, para hacer zumbar al gobierno, y no entran al debate en profundidad, en proponer cosas.  Además, tienen re poca moral para criticar, porque ellos hacían lo mismo o lo hacían mucho peor.

-¿Cuál es su opinión con respecto al viaje del ministro Felipe Larraín a Harvard?

-Fui súper duro. Creo que el Presidente de la República, como figura y personaje que dirige el Gobierno tiene que ser blindado. Y tiene que ser blindado partiendo por sus ministros. Si hay un ministro que comete un error, ya sea administrativo o de la forma que sea, tiene que buscar la solución y no involucrar al Presidente. Pero Felipe Larraín arregló su problema y hoy el PS está buscando la quinta pata al gato para seguir molestando.

“La Contraloría tiene protagonismo porque hay una desconfianza en la política”

-Chile Vamos ha criticado al contralor Jorge Bermúdez  por la decisión que tomó el organismo sobre el protocolo de aborto ¿Qué piensa de esos cuestionamientos?

-Creo que las instituciones hay que cuidarlas. No estoy de acuerdo que Chile Vamos, ni la Nueva Mayoría, ni el Frente Amplio critiquen a las instituciones. Les hacen un tremendo daño. Uno ve que cuando les gusta un dictamen lo apoyan, y cuando no les gusta, lo critican. En eso uno tiene que tener un espíritu republicano y quedarse callado en esas cosas. Por otro lado, entiendo lo que trató de hacer el ministro y hay que explicárselo a la gente. El ministro de Salud tiene un problema, si se aplica el protocolo como plantea la Contraloría. Instituciones, por ejemplo, como la Universidad Católica, que atiende a 70 mil personas en poblaciones en un proyecto que se llama Áncora -que son consultorios público privados- tendrían que dejar de hacerlo por el protocolo de una patología.

El ministro de Salud actuó en la lógica de no perjudicar a la gente que necesita atención médica”.

Ojo, que estamos jugando con fuego. El hospital de San Bernardo, en estricto rigor, tendría que cerrar, el hospital de Panguipulli tendría que cerrar. Se le hace daño a mucha más gente, y creo que el ministro de Salud actuó en la lógica de no perjudicar a la gente que necesita esa atención médica. 

-También se critica que la Contraloría se ha transformado en una institución con mucho protagonismo, ¿qué piensa de esto?

-La Contraloría tiene protagonismo porque hay una desconfianza en la política. Creo que no es mi papel criticar al contralor. Lo que no me gustó es que, una cosa tan delicada como esta del protocolo, la informara por Twitter. Eso no se hace. O que se demorara tan pocos días y para otras, se demora un mundo.

“Yo tengo un trato con el Presidente, y las cosas importantes las entiendo con él”

-Se ha dicho que semana por medio se reúne con la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez. ¿Esta es su forma de acercamiento a La Moneda?

-No. Cecilia Pérez trabajó ocho años conmigo en Puente Alto. La relación de trabajo que tengo con ella es la misma que tengo con los otros ministros. Eso no quiere decir que muchas cosas yo le pueda informar, o preguntar, o trabajar con Cecilia, que es una tremenda ministra y creo que lo ha hecho bien. Pero yo tengo un trato con el Presidente, y las cosas importantes las entiendo con él.

“No puedo criticar a una persona que hizo cinco compromisos conmigo y está cumpliendo los cinco”.

Hay un proyecto de la centro derecha que encabeza el Presidente Piñera y no puedo criticar a una persona que hizo cinco compromisos conmigo y está cumpliendo los cinco. A Chile le tiene que ir bien, si lo importante es la gente. Cuando los políticos perdemos ese norte, como lo está perdiendo hoy día la Nueva Mayoría y el Frente Amplio, que es molestar por molestar, hacer zancadillas por zancadillas, al final la gente se los va a cobrar.