En conversación con "El Líbero" la secretaria de Estado se refiere a su reciente viaje al país vecino. Además, explica "la ruta energética" que, entre otras medidas, busca identificar los hogares que no cuentan con electricidad. "Cómo vamos a ser un país desarrollado si todavía existen esas condiciones de vulnerabilidad", señala.
Publicado el 23.06.2018
Comparte:

En mayo fue el lanzamiento de la “ruta energética”, un plan del Ministerio de Energía que contempla, entre otros compromisos, levantar un mapa de vulnerabilidad energética del país, identificando a las familias que no cuentan con electricidad y otros servicios. Además, busca modificar la ley de distribución, regular la leña y sus derivados.

Estructurado como carta de navegación para los próximos 4 años, este plan es considerado el gran hito de la cartera durante estos primeros 100 días de Gobierno. En conversación con “El Líbero“, la ministra de Energía, Susana Jiménez, explica los detalles de la “ruta energética”.

-¿En qué consiste la “ruta energética” y  qué efectos va a tener en la ciudadanía?

-La ruta energética fue una propuesta que se hizo desde que llegamos al gobierno por mandato del Presidente Piñera, de estar con la ciudadanía, y desde la ciudadanía poder complementar lo que era el programa de gobierno. Es una hoja de trabajo con todas las medidas, acciones, compromiso que tenemos para los próximos cuatro años y, por lo tanto, ahí se recogen todas nuestras propuestas, incluso las metas que queremos alcanzar, y también la agenda legislativa que queremos trabajar con el Congreso.

-Están levantando el primer mapa de personas sin electricidad. ¿Cómo se explica que en un país que se dice “en vías de desarrollo” aún exista gente que no tiene energía?

-Sí, efectivamente es lo mismo que a nosotros nos convocó a ponerlo dentro de nuestros mega compromisos. Al recorrer el país, en este proceso de la ruta energética, constatamos que efectivamente existen todavía situaciones de hogares que no tienen suministro eléctrico, o tienen un suministro parcial, es decir, solo algunas horas del día y con fuentes generalmente caras y contaminantes. Nos comprometimos a identificar dónde están esos hogares e ir, de alguna manera, cerrando esa brecha, ya sea entregándoles energía o mejorando la calidad y continuidad del suministro de esos hogares.

Existen todavía situaciones de hogares que no tienen suministro eléctrico, o tienen solo algunas horas del día y con fuentes generalmente caras y contaminantes”.

-Recientemente usted estuvo en Argentina y acordó “impulsar la comercialización de gas y electricidad entre ambos países”. ¿En qué consiste este intercambio y qué beneficios traerá?

-Con el país vecino tenemos siete gasoductos, y desde el punto de vista eléctrico, una línea privada de conexión. Se ha venido trabajando en un proceso de integración. Lo que existía era un protocolo de acuerdo que permitía el intercambio de electricidad o de gas, pero con la obligación de la devolución del mismo energético en un plazo de 12 meses. En abril, el Presidente Piñera con el Presidente Macri firmaron un protocolo adicional de acuerdo, que busca liberalizar este intercambio, es decir, que no exista esta obligación de devolución. Y eso mira justamente a profundizar nuestra integración energética. Está en estudio, además, un análisis de cuatro alternativas de interconexión eléctrica adicionales a las que existen hoy, cuyos resultados vamos a conocer a principios del próximo año. Eso nos va a entregar insumos desde el punto de vista de la factibilidad técnica y económica para profundizar ese intercambio. Y, por supuesto, a Argentina también le interesa mucho el tema del gas. Ellos están explotando sus cuencas, tienen grandes reservas de gas, y puede, por supuesto, ser una gran alternativa para Chile también.

-Uno de los compromisos de la ruta energética es regular la leña y sus derivados por el alto índice de contaminación que produce por su uso, ¿en concreto qué se está haciendo en esta materia?

-Lo que pudimos constatar al recorrer las regiones con la ruta energética, fue una extendida preocupación de las ciudades del centro sur del país que, producto del uso masivo de leña húmeda, están generando un severo problema de contaminación y, por ende, de la salud de las personas. Nuestro compromiso es hacer una política de leña, que consiste en declarar la leña como combustible sólido, porque eso nos permite, como ministerio de Energía, regularizar, normar y fiscalizar la comercialización de leña, particularmente en las zonas urbanas. Con eso vamos a lograr incidir de manera importante en que el uso de la leña sea el uso adecuado, con leña seca y que, por lo tanto, puede ser una contribución importante a la situación de contaminación.

-Ustedes hablan de energía con sello social. ¿Qué significa eso?

-En el tema energético tenemos un abanico de temáticas de las cuales hacernos cargo. Parte de eso se refleja en nuestra agenda legislativa, pero en particular, en el eje social que pusimos dentro de la ruta energética. A lo que nos abocamos es, por una parte, dar acceso a la energía eléctrica a quienes no tienen o tienen parcialmente. También hacernos cargo, por ejemplo, de mejorar la calidad de suministro de los sistemas eléctricos mediano aislados, que hoy día no tienen los estándares exigibles. Por lo tanto, hay que ver cómo logramos que mejore esa calidad de suministro y, además, admita la entrada de energías renovables. Eso también incluye una nueva regulación para el sistema de distribución eléctrica porque queremos que la calidad de servicio sea mejor para todos. Que haya más oportunidades, por ejemplo, para generar energía desde los hogares, lo que llamamos “generación distribuida”. Hay una agenda muy amplia, pero quiero resaltar el acceso para los hogares que hoy día no tienen electricidad o mala calidad de suministro, porqué cómo vamos a ser un país desarrollado si todavía tenemos esa condición de vulnerabilidad en parte de nuestra ciudadanía.

-Tras el sistema frontal y la nevazón que hubo en algunas regiones de Chile, muchos clientes quedaron sin electricidad, ¿cómo se está trabajando para que esto no vuelva a ocurrir?

-Hace ya un par de meses se inició un plan invierno. Lo que busca es exigir a las compañías de distribución eléctrica que tengan planes de contingencia, planes preventivos. Particularmente en el despeje de vegetación, que es lo que finalmente causa esta interrupciones cuando hay inclemencias climáticas. Nosotros estuvimos en terreno y pudimos constatar que efectivamente hubo interrupciones, pero hubo una respuesta bastante ágil y, por lo tanto, hay que seguir reforzando ese trabajo. Avanzamos también en la firma de un decreto para atender con prioridad a los electrodependientes. A partir del 1 de junio quedó instaurado y, por lo tanto, es obligatorio, fiscalizable y abarca todo el país. 

“Creemos que las energías renovables llegaron para quedarse”

-¿Como avanza el país en el uso de energías renovables no convencionales?

-Afortunadamente, Chile es un país muy rico en potencialidad de las energías renovables y, lo que vemos en los múltiples proyectos de inversión que están en desarrollo o en estudio, muchos son de energía solar fotovoltaica y también eólica. Por lo tanto, vemos un despliegue. Y uno de los desafíos es hacer que ese despliegue sea masivo. Creemos que las energías renovables llegaron para quedarse, pero hay que generar entonces las condiciones para que exista seguridad y competencia del sistema.