A un día de la cuenta pública, el presidente de Evópoli plantea que esta administración debe ser "el inicio de un ciclo de gobiernos de Chile Vamos". Sobre las diferencias al interior de la coalición, afirma: "Tenemos que trabajar en equipo".
Publicado el 31.05.2018
Comparte:

El 5 de mayo se realizaron las elecciones de Evópoli cuando, con lista única, se eligió a Hernán Larraín Matte como presidente del partido. En conversación con “El Líbero”, el abogado y cientista político -que se desempeñó en el Segundo Piso durante la anterior administración del Presidente Sebastián Piñera- se refiere a los desafíos de la colectividad y a la convivencia al interior de Chile Vamos. Además, evalúa el papel del Ejecutivo ad portas de la cuenta pública de mañana viernes.

-Se ha dicho que Evópoli está viviendo una etapa 2.0. ¿Qué significa este nuevo proceso?

-Estamos en una etapa 2.0 porque el 1.0 fue nacer como movimiento, con un diputado. Hoy somos un partido nacional, con una bancada de dos senadores y seis diputados. Somos parte de una coalición y de un gobierno. Hay autoridades de Evópoli que están hoy día en cargos muy importantes en todo el país. Por lo tanto, viene una etapa de consolidar el proyecto, de desarrollo interno. Es muy importante para nosotros la formación, la parte territorial y, por supuesto, la coordinación con un proyecto que se ha ido ampliando.

Para Evópoli, las nuevas generaciones son un gran desafío. Tenemos una llegada importante ahí y queremos estar presentes en las universidades y en las federaciones”.

-¿Cuáles son los desafíos del partido en esta nueva etapa?

-A nivel interno, queremos consolidar las estructuras regionales, además de dedicarnos a la formación. Este partido creció explosivamente, muy rápido, y queremos que todos tengamos la misma carta de navegación. Para Evópoli, las nuevas generaciones son un gran desafío. Tenemos una llegada importante ahí y queremos estar presentes en las universidades y en las federaciones.

-¿Como se están coordinando con Chile Vamos para ponerse de acuerdo en temas que han causado controversia como, por ejemplo, proyectos como el de nepotismo o la identidad de género?

-Ser parte de Chile Vamos exige dos principios. Uno, es la unidad, porque somos parte de un gobierno, de una coalición, y tenemos que trabajar en equipo. Al mismo tiempo, se requiere respeto por las causas y banderas propias de cada partido. En este sentido, es muy importante que Chile Vamos permita que exista diversidad. La coalición se conecta mejor con la sociedad cuando existen distintas vertientes, distintas tradiciones. Hay un mundo más conservador, otro más liberal… En la medida en que Evópoli juegue en equipo, con unidad, y también levantando sus propios proyectos, creo que podemos tener éxito todos.

La coalición conecta mejor con la sociedad cuando efectivamente existen distintas vertientes, distintas tradiciones”.

-¿Y cómo es la relación de Evópoli con el Gobierno?

-Me ha tocado participar ya en tres comités políticos de los días lunes. Estamos ordenados, organizados, y ya viene la cuenta pública. Lo importante es resolver internamente las diferencias. Y, por supuesto, también está el Congreso en donde el Gobierno enviará sus proyectos y, ahí, cada partido -siempre jugando en equipo- votará como crea sea mejor para sus propias convicciones. 

-La Moneda ha dilatado ingresar las indicaciones a la ley de adopción por las diferencias en Chile Vamos con respecto a la adopción homoparental. Ustedes apoyan esta opción, ¿cómo van a enfrentar esta diferencia con la UDI en el Congreso?

-La ley de adopción es muy importante, forma parte de la agenda social, involucra a los niños, y muchas veces a los niños más vulnerables. Lo que queremos es que, cuidando el interés superior del niño, todos puedan tener una familia, sin discriminación. Esa es la posición que hemos defendido desde Evópoli. Estamos a la espera del proyecto de ley. Efectivamente, el Gobierno se ha demorado un poco, pero antes de pronunciarnos sobre el detalle, tenemos que conocer cuáles son sus contenidos.

-Pero teniendo en cuenta que ustedes están de acuerdo con la adopción homoparental, ¿consideran un fracaso esta demora?

-No. Tiene mucho sentido que el Gobierno quiera poner el foco en la cuenta pública. Y existen legítimas diferencias al interior de Chile Vamos en este tema. En Evópoli creemos que todas las familias, siempre que se piense en el interés superior del niño, pueden adoptar, y si hay personas o partidos como la UDI, que tengan una posición distinta, es muy legitimo que así sea. La diversidad es una riqueza en Chile Vamos.

“Es perfectamente conciliable gobernar con tus principios y tener una vocación de acuerdos”

-Hace una semana, Evópoli le pidió al Presidente Piñera  que creara un consejo asesor sobre el movimiento feminista ¿Cree que el Gobierno debió tomar la propuesta antes de anunciar la agenda mujer?

-Lo importante es entender que estamos frente a un movimiento social, el movimiento feminista, de alcance cultural, más allá de la política, de la izquierda o la derecha. Lo que hemos sugerido, en primer lugar, es empatizar y comprender cuáles son las demandas. Por eso propusimos una mesa de trabajo, pensando en el largo plazo. Ahora, el Presidente tomó un camino distinto y anunció una agenda muy completa que ha sido muy bien evaluada por la ciudadanía. Esperamos que el Ejecutivo le de cauce a un movimiento social muy potente, y que no se instrumentalice políticamente por ningún sector

-¿Cuáles son los principales puntos que destaca de la “agenda mujer” presentada por el Presidente?

-Creo que hay algunos que son mas simbólicos, como el que firmó el Presidente de la República el día lunes en La Moneda, que es la reforma constitucional. Pero hay otros que son muy concretos y muy potentes, por ejemplo, en materia de isapres. Estamos muy de acuerdo con el Gobierno en que hay un desafío de justicia en relación a la mujer. Todos sabemos que hay una discriminación a las madres, y tenemos que avanzar en eso. Ese es probablemente uno de los anuncios mas potentes. 

-En una entrevista con “El Líbero”, el diputado Pepe Auth dijo que la intención de Piñera era hacer un gobierno de “carácter nacional más que uno estrictamente derechista”. ¿Qué opina la respecto y cuánto cree que Evópoli ha aportado en esta materia?

-El gobierno de Chile Vamos tiene un programa compartido, con una serie de reformas que son propias del ideario liberal, del ideario de la centro derecha, eso hizo mucho sentido y el resultado de la segunda vuelta fue muy sólido para el Presidente Piñera. Por lo tanto, creo que tenemos un mandato súper claro. Existe efectivamente una vocación por los acuerdos, es parte de un sello que el gobierno está llevando adelante. Y nosotros compartimos que son los acuerdos y la unidad lo que debe marcar a este gobierno. Las cinco mesas de trabajos, en materia de salud, seguridad, Araucanía, crecimiento e infancia, hablan de ese sello. Es perfectamente conciliable gobernar con tus principios y tener una vocación de acuerdos, como lo que está haciendo el gobierno actual.

Siento que esta es una cuenta donde ya se puede hablar de resultados en estos primeros dos meses”.

-¿Como usted coordina a los parlamentarios de Evópoli para ponerse de acuerdo en temas, siendo que ya existen diferencias, como en la ampliación de la gratuidad para los centros de formación técnica?

-El Gobierno hizo un compromiso de ampliar la gratuidad para los Institutos Profesionales y los Centros de Formación Técnica en segunda vuelta. Hay algunos parlamentarios nuestros que, tras el principio de unidad, van a plegarse y votarán a favor, así lo han manifestado. También hay otros, en particular Felipe Kast, que ha sido muy consistente en defender una posición, a la que yo me sumo, en la que cree que hay sistemas más justos que la gratuidad. Es probable que él busque perfeccionar el proyecto de ley. Creo que la posición de Felipe debe ser respetada.

-¿Qué evaluación hace del gobierno de Sebastián Piñera, ad portas a la cuenta pública de este viernes?

-La partida ha sido muy positiva. Las cinco mesas de trabajo de los acuerdos nacionales está avanzando, y hay señales de recuperación económica. El Imacec de marzo fue muy potente. También valoro lo que pasado en materia de inmigración, donde se ha dado una señal bien sólida al iniciar un proceso de regularización que es aplaudido por los propios migrantes. Por lo tanto, siento que esta es una cuenta donde ya se puede hablar de resultados en estos primeros dos meses. Además, de proyectar y contar cuál es la visión para futuro de este gobierno, que esperemos no sea uno solo, sino  que sea el inicio de un ciclo de gobiernos de Chile Vamos.