"El Líbero" contactó a candidatos que buscan desbancar a los actuales ediles de Santiago, Ñuñoa, Providencia, Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea y los "desafió" a ser interrogados fuera de su "zona de confort", a siete mil pies de altura. Aceptaron el "desafío" Rodolfo Terrazas, Carlos Ward y David Silva. Este es el resultado de una experiencia que supo de revelaciones y mareos.
Publicado el 21.10.2016
Comparte:

En medio de lo intensa que fue la campaña municipal 2016, varios candidatos a alcalde fueron retados por “El Líbero” para sobrevolar sus comunas a bordo de un avión deportivo de la empresa Pipistrel Chile. El objetivo era “desafiar a los desafiantes”, para ver si eran capaces de desplegar sus propuestas -con las que intentan desbancar a las actuales autoridades comunales- desde un escenario distinto, a siete mil pies de altura, y fuera de su zona de confort habitual. “Desde el aire se es más sincero”, como adelanta Andrés González, piloto y director de Pipistrel Chile.

“El Líbero” invitó a los candidatos por Santiago, Felipe Alessandri; por Providencia, Evelyn Matthei; por Ñuñoa, Helia Molina; por Vitacura, Rodolfo Terrazas; por Lo Barnechea, Carlos Ward, y por Las Condes, David Silva. Los tres últimos fueron los que finalmente pudieron aceptar este desafío. Y si bien tanto Evelyn Matthei como Helia Molina y Felipe Alessandri también estuvieron dispuestos a participar, debido a lo apretada de su agenda en días previos a las elecciones, finalmente no pudieron concretar el vuelo.

[VIDEO] Rodolfo Terrazas, candidato independiente a alcalde de Vitacura: “La delincuencia en esta comuna hace de las suyas, y ese es uno de los grandes problemas que enfrentan los vecinos”

[VIDEO] Carlos Ward, candidato independiente a alcalde de Lo Barnechea: “Nos tiene que dar vergüenza que en nuestra comuna exista gente que viva en condiciones tan básicas, al lado de otra que vive tan cómodamente”.

[VIDEO] David Silva, candidato de la Nueva Mayoría a alcalde de Las Condes: “Esta comuna tiene un quiste heredado de la dictadura militar”

Rodolfo Terrazas:La delincuencia en esta comuna hace de las suyas, y ese es uno de los grandes problemas que enfrentan los vecinos”

El actual concejal de Vitacura, Rodolfo Terrazas, postula por segunda vez a la alcaldía. En las Elecciones Municipales de 2008,  el abogado de centro derecha obtuvo un 32% de los votos, frente al 56% de Raúl Torrealba, quien busca la reelección tras 20 años en el cargo.

Antes de las Municipales de 2008, Terrazas lideró el movimiento “Salvemos Vitacura”, que logró convocar en 2009 a un plebiscito, tras el cual más de 70% de los vecinos de la comuna se opuso a los cambios propuestos por el alcalde Torrealba para el plan regulador de la comuna. En la actual campaña, el candidato remarcó que si logra triunfar el domingo, se enfocará en impulsar un nuevo plan regulador que permita preservar el carácter residencial de la comuna, además de enfrentar los problemas de delincuencia.

– ¿Cuánto tiempo viviendo en Vitacura?

– 63 años, vecino de toda la vida. Conozco hasta las piedras.

– ¿Tiene identificado cuál es el gran problema de Vitacura hoy en día?

– La seguridad ha sido el gran déficit que ha tenido la municipalidad, en cuanto a la visión de cómo enfrentarla, que ha tenido el actual alcalde. Ahí tenemos visiones distintas. En los últimos cuatro años, desde cuando yo asumí como concejal, la inversión en seguridad ha aumentado 2,5 veces. De mil 300 a tres 300 millones de pesos. Pero por otro lado los índices de delincuencia hasta marzo de este año, se habían incrementado en forma exponencial. No guarda relación la inversión que se hace versus el resultado. La delincuencia en Vitacura hace de las suyas, y creo que ese es uno de los grandes problemas que enfrentan los vecinos de la comuna.

– ¿Qué idea en cuanto a seguridad le gustaría implementar?

– En lo inmediato, recuperar una unidad policial que se demolió el año 2004 para la construcción de la Costanera Norte, que estaba a la entrada del diario El Mercurio, en  la avenida Santa María. Siempre he propiciado que se restablezca en la brevedad posible, porque está cerca de un sector estratégico como es La Pirámide, porque ahí está el acceso oriente al Parque Metropolitano, además de uno de los accesos al cerro Manquehue, lugares donde últimamente han ocurrido delitos. Pero lo fundamental, lo estratégico del lugar, es que está a metros de las autopistas concesionadas.

– Entiendo que es un opositor a la Costanera Sur, ¿por qué?

– Del momento que se construye la Costanera Norte, la Costanera Sur deja de ser la vía para lo cual estaba prevista inicialmente. Por lo tanto tiene que tener un carácter de una avenida residencial y como toda avenida residencial debe respetar los entornos. Por lo tanto yo me opongo que la Costanera Sur sea tratada como una avenida de alto tráfico vehicular.

No se puede disminuir esa área verde. Aquí se sostiene que va a haber un aumento de áreas verdes, en circunstancias que al establecer una vialidad sobre el parque, lo que va a pasar es que se va a disminuir y va a afectar seriamente la calidad de vida de los vecinos.

– ¿Cuál es su visión de lo que debe ser una vialidad moderna, ya que al final la densificación de una ciudad pareciera ser inevitable?

– En el caso de Vitacura, yo creo que es un error destruir barrios residenciales de casas, porque la gente vive feliz. Lo que sí, hay que densificar en lugares donde no hay edificaciones. Por ejemplo, desde Tabancura hasta San Francisco de Asís. Ahí está todo por hacerse. Lo mismo ocurre desde Lo Curro al oriente, también hay muchos proyectos por desarrollar.

Lo que sí hay que tener cuidado es con la vialidad. Por ejemplo, el barrio completo de Santa María de Manquehue tiene seis mil 500 estacionamientos y todo lo que se va a desarrollar hacia el oriente, desde Tabancura, significará algo así como nueve mil nuevos estacionamientos. Entonces, si hoy tenemos congestión vehicular en Vitacura, al agregarle nueve mil estacionamientos, tenemos que tener la vialidad adecuada, o bien, los proyectos tienen que hacerse a una escala más humana. Yo discrepo que se edifiquen torres con alturas desmedidas. Hay que mantener toda la edificación a escala humana y preservar y mantener los barrios residenciales, donde la gente vive feliz.

Además, el plan regulador comunal tiene que emanar desde la municipalidad y no desde factores externos. No puede el desarrollador inmobiliario imponer sus condiciones, para que la municipalidad modifique el plan regulador para poder realizar proyectos inmobiliarios. Es al revés. Yo digo no a las presiones, es la autoridad la que tiene que fijar las reglas del juego.

– ¿El alcalde Torrealba habrá cedido a esas presiones?

– Con el plebiscito que celebramos el 2009, que lo convocamos el 2006 con un esfuerzo ciudadano muy grande, se expresó que él estaba cediendo a presiones. Y nosotros tuvimos que oponernos, con los derechos que la Constitución le da a la gente, cuando se ve que está siendo víctima de atropellos tan grandes como es modificar un plan regulador para destruir barrios residenciales importantes de la comuna.

Carlos Ward:Nos tiene que dar vergüenza que en nuestra comuna exista gente que viva en condiciones tan básicas, al lado de otra que vive tan cómodamente”

-Lo Barnechea es bastante especial, es la comuna donde probablemente donde hay más diferencias dentro de la misma comuna. ¿Es una virtud o un problema?

– Sin duda es un pequeño Chile. Tenemos la gente más pobre, tenemos gente todavía en situación de campamento. El campamento más grande y más antiguo del país, la población Juan Pablo II, donde viven más de 680 familias, que realmente no tienen ninguna relación con la cantidad de familias que todos los años aumentan en la comuna, gente de muy buen nivel adquisitivo, gente bien adinerada.

Más que una virtud es un problema y nosotros tenemos que hacernos cargo de esto. Nos tiene que dar vergüenza que en nuestro país y que en nuestra comuna exista gente que viva en esas condiciones tan básicas y al lado de gente que vive tan cómoda.

– ¿Cuáles son los principales problemas que visualiza en Lo Barnechea?

– Si yo tuviera que ponerlo en un ranking, el problema que más nos aflige es el de vivienda y lo digo no solamente por el campamento Juan Pablo II, que está inconcluso. Lamentablemente los sectores poblacionales como el Cerro 18, que históricamente han sido una población, desde muchos puntos de vista, hoy se han transformado en un campamento. Y tenemos que darle soluciones a esta gente.

– ¿Cómo solucionar ese problema?

– Existen terrenos municipales, existen terrenos con poco uso, dentro del plano, dentro del pueblito de Lo Barnechea. Debemos ser capaces de ir adquiriéndolos, e ir levantando pequeños  conjuntos habitacionales para ir sacando a la gente. A los terrenos municipales tenemos que darle un uso habitacional y a los que ya lo tienen, poder darles altura para construir departamentos.

Una cosa muy importante y que es clave en nuestro proyecto es congelar el plano regulador. El crecimiento explosivo inmobiliario es realmente sorprendente y tiene a nuestra comuna prácticamente ahogada. Ahogada en cantidad de vehículos. Nosotros tenemos que congelar el plano regulador por un tiempo para estudiar bien las soluciones viales de acceso y de salida y que sean los propios vecinos los que decidan qué tipo de densidad quieren para sus sectores.

Otro problema de Lo Barnechea es el tema de la seguridad. Te va a sorprender que en nuestra comuna gastamos 10 millones de pesos diarios, en prevención de seguridad, con camionetas, las motos y los patrullajes. Con esa cantidad de recursos y en manos de expertos, las sensaciones de inseguridad debieran bajar. Si bien los índices de delitos se han mantenido, las sensaciones de inseguridad están en el techo.

-¿Es partidario de los globos de vigilancia?

-Lamentablemente el globo de vigilancia no ha dado las soluciones para bajar los índices de seguridad, ni de sensaciones de inseguridad. El alcalde Guevara quiere comprar un segundo globo y el primero costó 250 millones de pesos. Yo aprobé la compra, lo reconozco. Pero al poco andar me di cuenta que no era una solución. Fue diseñado para estar en lugares fronterizos, como la Franja de Gaza, no para tener movilidad y estar constantemente supervigilando un acceso tan importante como es el Puente Nuevo de nuestra comuna. Lamentablemente el globo no ha dado la solución que se requiere.

-¿Qué otros problemas ve usted en la comuna?

– El tema de las oportunidades. Fíjate que nosotros históricamente hemos tenido los peores índices en la PSU y el SIMCE. Nuestros colegios municipales, son los peores a nivel nacional. Y eso no se condice con los colegios particulares como el Monte Tabor, el Everest, el Newland, el Santiago College, el Craighouse, que es uno de los más recientes.Todos esos colegios tienen índices de PSU sobresalientes, dentro de los 10 mejores colegios de Chile.

– ¿Existe alguna posibilidad de inclusión de estos colegios?

– Yo lo veo en un  ambiente que algunos jóvenes que tengan buenos niveles de SIMCE y PSU, puedan prestar servicios de preuniversitario a sus vecinos de su comuna, que no han tenido las mismas oportunidades.

David Silva (PS): “Esta comuna tiene un quiste heredado de la dictadura militar”

Al abogado socialista y actual concejal por Providencia, David Silva Johnson, le gusta ir contra la corriente. Viene de una familia de derecha, conservadora y tiene un pasado escolar en el colegio Tabancura y luego en el Manquehue. Pero todo eso, se lo toma como algo natural: “No es esperable que todas las personas seamos iguales a nuestros padres”.

– Su familia es más bien de derecha, más bien tradicional ¿siempre fue un poco díscolo?

– Las personas van tomando algunos aspectos, algunos valores de sus familias, pero también van agregándole de su parte. Así fue en mi caso, por mis lecturas, por mis historias de vida, se me dio esta sensibilidad política de signo diferente. Jamás lo he visto chocante ni disruptivo. Al contrario, es construir sobre lo que he aprendido y tomar otros caminos políticos paralelos.

-De concejal de Providencia a candidato a alcalde de Las Condes, ¿por qué el cambio?

– Si uno revisa la trayectoria de muchas personas que se dedican a la política, hay momentos que uno puede hacer cambios, tomar desafíos. Así lo vi yo. Hay que pensar la política a mediano plazo. Creo que hay una oportunidad interesante de poner temas, de tomar desafíos, de darse a conocer, y de competir en buena ley con las autoridades que llevan demasiado tiempo en Las Condes.

– ¿Qué ideas nuevas le gustaría implementar Las Condes?

– Las Condes es una comuna que lo tiene todo como para ser una de las comunas más importantes del país y ser líder en muchos aspectos, pero yo la veo como detenida en el tiempo. Creo que hay un quiste heredado de la dictadura militar, donde la gente termina haciendo las cosas iguales, o pensando igual. Por ejemplo en la Semana de la Chilenidad, había cuatro stand de uniformados (PDI, Carabineros, Fuerza Aérea, Ejército) donde se exhibían armas. Lo encontré curioso. Los papás tomaban las armas y les sacaban fotografías con sus hijos. Encontré que era un Chile raro, un Chile mirando al pasado. No sé cuál era la señal de seguir fomentando ese tipo de actividades.

Yo creo que a Las Condes le falta algo, le falta un ethos. Si me dices cuál es el sabor de Las Condes, no lo encuentro. Como ciudadano de Las Condes no estoy contento con que me impongan una continuidad, un alcalde que ya fue alcalde, pasaron 16 años y vino otro alcalde. Luego viene el mismo alcalde que estuvo antes y quiere invitarnos a creer que tiene propuestas nuevas. Y eso no es creíble.

-¿Cuál es el gusto que usted quisieras darle?

-Quisiera darle un gusto más ciudadano, que sea una comuna abierta a la Región Metropolitana. El ejemplo más sintomático de que Las Condes no ha tenido vocación metropolitana es el tema de las bicicletas. Se invirtió mucho en un sistema que finalmente funciona como un circuito cerrado de televisión, sólo para dar vueltas por Las Condes. Creo que es un absurdo.

Otra pregunta: ¿por qué el Parque Padre Hurtado no es el parque más bello de Chile? Debiera ser un verdadero Central Park, pero no lo es. Por qué, por el contrario, en el Parque La Bandera, que queda en el sector sur de Santiago, el standard de mantención es precioso. Por qué no replicar ese mismo standard en el Parque Padre Hurtado. Imagínate que hay que  pagar para entrar, en la noche no hay ninguna seguridad, le dicen “parque intercriminal”. Y yo creo que es un descuido de la autoridad.

Yo he discutido mucho con Joaquín Lavín, que quiere retomar la idea de transformar el cerro Calán en un parque, lo que encuentro una idea suicida. Este cerro tiene una estructura y en el clima que está inserto, que es muy difícil darle vida, darle verde, que sea un espacio que invite a la gente. Hay sectores, el pie de monte sí se podría habilitar progresivamente para que haya paseos, para que tenga verde, espacios para hacer picnic. Pero decir que se va transformar el cerro Calán en un gran parque, creo es suicida, es como un elefante blanco.

-¿Cuál es su visión de la urbanidad en Las Condes?

– Te lo ejemplifico con la avenida Kennedy, que muestra inmediatamente el criterio que tuvo un municipio, con respecto a municipio. Las Condes liberó las alturas y uno ve torres de 18 y de 25 pisos. Y al otro lado, en Vitacura, son alturas razonables. Esa es la palabra clave de desarrollo urbano. No puede ser que una autoridad municipal, por el sólo hecho de querer capturar mayores ingresos por concepto de contribuciones, libere las alturas y sólo diga que esto significa plata.  Hacer torres inmensas ocasiona muchos problemas. Primero, rompe el paisaje, lo destruye, lo deja muy desequilibrado. Además, más viviendas en altura conlleva más estacionamientos, y eso provoca mayor congestión vehicular.

Tenemos que bajarnos del automóvil, pero para hacerlo tenemos que tener alternativas: el transporte público, el tranvía y el transporte a tracción humana (bicicletas, patines). Da gusto ver otras ciudades del mundo donde la gente se transporta en patines, no es una cosa descabellada. Creo que hay mucho que trabajar en ese aspecto.