En 2006, el Servicio de Impuestos Internos rechazó un requerimiento -similar al que realizó el Partido Socialista- de una institución cuyo fin era ayudar a familias de escasos recursos de su región y cuyo representante legal era un obispo.
Publicado el 18.05.2017
Comparte:

En noviembre de 2005, el Servicio de Impuestos Internos emitió un oficio respondiendo a un requerimiento del Partido Socialista sobre la tributación de sus rentas de capitales mobiliarios adquiridos por las utilidades de sus bienes. Requerían saber si esas rentas debían o no pagar impuestos de primera categoría.

En medio de la controversia por las millonarias inversiones del PS conocidas la semana pasada, se supo de este oficio del SII, publicado en el portal de radio Bio Bio, que decía que las ganancias por la venta de acciones, bonos, créditos, depósitos a plazo, letras hipotecarias, no debían ser tributables en este caso, debido a que el recurrente debía asimilarse a un partido político y no a una empresa.

Para explicar de mejor manera este oficio, el organismo fiscalizador emitió una comunicado este lunes donde señala que por regla general, “los intereses provenientes de rentas de capitales mobiliarios obtenidas por cualquier institución que no sea considerada como empresa para fines tributarios están exentos del Impuesto de Primera Categoría, beneficio que está en la ley desde hace más de 45 años y favorece entre otros a fundaciones y corporaciones de beneficencia”.  Y agrega que “las rentas de capitales mobiliarios obtenidas por corporaciones y fundaciones, cualquiera sea la actividad que desarrollen, por regla general se encuentran favorecidas con la referida exención, ya que el beneficio atiende al tipo de renta (mobiliaria) y no a la actividad principal que realiza una determinada fundación o corporación”.

Frente a un requerimiento similar, el SII emite oficio opuesto al documento que favoreció al PS

En diciembre de 2006, con el Presidente Ricardo Lagos viviendo sus últimos meses de gobierno, esta vez el director subrogante del Servicio de Impuestos Internos, René García Gallardo, recibe un requerimiento de una fundación de derecho público donde solicita un pronunciamiento en relación a sus obligaciones que le corresponden como contribuyente. Se trataba de una solicitud de similares características a la formulada por el Partido Socialista sólo un año antes.

En el oficio, N° 4.998, del 28 de diciembre de 2006, firmado por René García, el SII responde al requerimiento y señala, entre otras cosas, que “las personas jurídicas en general, sean de derecho público o privado, dentro de las cuales se comprende la entidad a que se refiere la consulta, estarán afectadas con impuesto, en la medida que obtengan rentas clasificadas en la Primera Categoría de la Ley de la Renta, atendiendo a la fuente generadora de los ingresos”. El nuevo oficio del SII señala claramente que estos ingresos “pueden provenir, entre otros, de actividades rentísticas, de inversiones en capitales mobiliarios, del comercio, industria o servicios o de cualquiera otra, que se comprenda en alguno de los números 1 al 5 del artículo 20 de la ley precitada” (La Ley de Renta).

En el oficio de diciembre del año 2006, que se encuentra disponible en la página web del Servicio de Impuestos Internos, el organismo no da a conocer el nombre de la fundación que realizó el requerimiento. Se señala, eso sí, que se trata de una “Persona Jurídica de Derecho Público, distinta pero dependiente de un Obispado”  (que tampoco se identifica) y que desarrolla sus actividades en el marco de la enseñanza social de la Iglesia. Además, se informa que el representante legal de la fundación es el obispo de la diócesis.

El comunicado que publicó este martes el Servicio de Impuestos Internos, manifiesta que “las rentas de capitales mobiliarios obtenidas por corporaciones y fundaciones, cualquiera sea la actividad que desarrollen, por regla general se encuentran favorecidas con la referida exención tributaria, ya que el beneficio atiende al tipo de renta (mobiliaria) y no a la actividad principal que realiza una determinada fundación o corporación”. Sin embargo, en el caso de esta fundación ligada a una diócesis de la Iglesia Católica, la interpretación de la norma fue distinta. Así lo señala el oficio publicado en diciembre de 2006: “(Salvo las donaciones) por los demás ingresos que obtenga se encuentra afecta a los impuestos generales de la Ley de la Renta, esto es, al impuesto de Primera Categoría y Global Complementario o Adicional, según corresponda; a menos que exista una norma legal expresa que la libere de tributar respecto de tales ingresos”.

Oficio N° 4.998 del Servicio de Impuestos Internos del 28 de diciembre de 2006