En la directiva afirman que la decisión la tomarán durante estos días. La idea es enviar a un diputado o un senador del partido en el transcurso de la próxima semana.
Publicado el 17.02.2015
Comparte:

Hace algunos días, según informó La Tercera, la UDI recibió desde Estados Unidos, específicamente del Internal Revenue Service (IRS), un documento notificando que se indagarían los antecedentes del denominado caso yate. Esto, a raíz de una denuncia presentada por el gremialismo a principios de enero sobre eventuales irregularidades que se habrían producido en una cena de recaudación, en septiembre de 2013, para la campaña presidencial de Michelle Bachelet. La actividad se realizó a bordo de un yate en Nueva York y fue organizada por el actual canciller y ex subsecretario general del PNUD, Heraldo Muñoz, como también por algunos funcionarios de la ONG Gabriela Mistral Foundation. A la cita habrían acudido y donado dinero personas extranjeras, lo que contravendría la norma chilena. Asimismo, la normativa estadounidense prohíbe a las organizaciones sin fines de lucro que gozan de exenciones tributarias -como es el caso del organismo dedicado a la poetisa-, participar en actividad proselitistas.

Ante este escenario y luego de conocer la notificación, parlamentarios de la UDI tomaron contacto entre ellos para analizar cuáles serían los pasos a seguir en este caso. En el partido afirman que una de las posibilidades es preparar un viaje hacia Estados Unidos para continuar entregando antecedentes a la investigación. La idea sería  tomar la decisión durante estos días para iniciar el viaje en el transcurso de la próxima semana.

“Tenemos que definir los pasos a seguir, lo más probable es que tengamos que viajar, es un tema que tendremos que resolver en estos días al interior de la directiva (…). Una de las posibilidades es entrevistarnos con los abogados de allá”, afirma a “El Líbero”, el diputado y vicepresidente de la UDI, Gustavo Hasbún.

“Hemos conocido la actitud permanente de la Cancillería y del Gobierno en su conjunto de ocultar y diluir estas denuncias en vez de hacer un reconocimiento público y pedir disculpas por estas acciones, que se alejan de la legalidad de nuestro país como de la de Estados Unidos. Ya que el Gobierno y la Cancillería no están dispuestos a colaborar, la UDI se ve en la necesidad de enviar a una autoridad pública a Estados Unidos, un diputado o un senador, para aclarar si hubo un financiamiento ilegal de la campaña de la entonces candidata Michelle Bachelet”, explica el prosecretario de la UDI, Pablo Terrazas.

En ese sentido, el dirigente afirma que el caso yate será uno de los temas centrales que se analizará en el próximo Consejo Ampliado de la UDI, que se realizará entre marzo y abril, además de la situación del hijo de la Presidenta y ex director sociocultural de La Moneda, Sebastián Dávalos.

Por su parte, el jefe de la bancada de diputados del partido, Felipe Ward, afirma que el viaje a Estados Unidos “es una decisión que tiene que resolver la directiva, pero no es algo que hayamos descartado”.

En la UDI explican que el eventual viaje a Estados Unidos “se hace necesario” para poder otorgarle “gravedad” y “contenido” a la denuncia. Uno de  los principales objetivos, dicen en el partido, es tener acceso a la información que maneja el Departamento del Tesoro de Estados Unidos e investigar sobre quiénes asistieron a la cena de recaudación, de manera de comprobar si en la lista de invitados participaron otros funcionarios de organismos como el PNUD o la ONU, entidades que prohíben a sus trabajadores participar en actividades políticas. Asimismo, determinar de qué manera llegaron los aportes a Chile.

Además, en un eventual viaje, la UDI pretendería entregar mayores antecedentes a la investigación, como un dossier de prensa del impacto que produjo el caso en Chile, reafirmar que en esa época Michelle Bachelet era candidata y explicar que los aportes extranjeros a las campañas están prohibidos en el país, entre otros temas.

Por estos días, según dicen en la UDI, han estado en permanente contacto con el abogado independiente, Rodrigo Urzúa, quién está colaborando con el partido en este caso.