Desde 1999, tras la salida de Jorge Heine de Bienes Nacionales, que una cartera no pasaba tantos días sin un secretario de estado titular. La demora ha causado críticas al interior del oficialismo. La asociación de funcionarios asegura no haber tenido reuniones con el ministro subrogante.
Publicado el 14.01.2015
Comparte:

Han transcurrido 15 días desde que la ministra Helia Molina (PPD) presentara su renuncia al gobierno tras señalar en una entrevista a La Segunda que en las “clínicas cuicas” las familias conservadoras practicaban abortos ilegales. Y si la Presidenta Michelle Bachelet no anuncia durante el día de hoy al reemplazante de la ex titular de Salud, la actual administración se anotará un record: mantener la vacancia más larga en un ministerio desde el regreso a la democracia, superando los 15 días que estuvo vacante el cargo de ministro de Bienes Nacionales en 1999, tras la salida de Jorge Heine y la llegada de Sergio Galilea, en el gobierno de Eduardo Frei (ver tablas al final de la nota con el detalle de las vacancias en ministerios de los gobiernos entre 1990 y 2015).

Si bien el hecho de tener vacante el cargo de ministro de una cartera no es algo nuevo –en su anterior administración, Bachelet demoró en cinco oportunidades el nombramiento de una nueva autoridad tras un cambio de gabinete, Sebastián Piñera en siete y Frei en dos-, el tiempo que ha transcurrido en esta oportunidad no ha dejado indiferente a nadie, pues coincide con que en las últimas encuestas del CEP, Salud aparece como uno de los temas a los que mayor prioridad debe darle el Ejecutivo, según la ciudadanía.

Incluso en el oficialismo y en algunos gremios de la salud son varios los que piensan que la situación no da para más y que la Mandataria debe definir lo antes posible si dejará al subsecretario Jaime Burrows (DC) en el cargo (actualmente figura como subrogante), o nombrará a un militante del partido de Molina (PPD). De lo contrario, creen que podrían agudizarse algunos problemas que ya se están haciendo presentes.

Los nudos de la demora

Según explican en el ministerio de Salud, existe incertidumbre al interior de la cartera con respecto del nombramiento del nuevo ministro. Si bien afirman que la tramitación legislativa de proyectos emblemáticos, como la “ley Ricarte Soto”, están siguiendo su tránsito normal, sí reconocen que existen algunas materias en que es clave tener a un ministro empoderado a la cabeza.

“Se está cumpliendo el programa legislativo, el compromiso era mantener la agenda hasta que se nombre nuevo ministro, pero claramente hay decisiones del ministerio que tendrán que definirse una vez efectuado el nombramiento”, comentan fuentes al interior de la cartera.

Por ejemplo, explican que la ausencia de un ministro ha impedido “fijar un sello” y una postura en temas claves para Salud, como la atención primaria, especialistas, medicamentos y el aborto, además de retomar la relación con los gremios de la Salud como Confusam, Fenpruss y Fenats.

Según señalan, desde que renunció Molina no ha existido un contacto permanente con los gremios, con quienes se habría pactado la elaboración de algunos proyectos de ley que debiesen ingresar en marzo al Congreso.

El presidente de la Confusam, Esteban Maturana, explica a “El Líbero”, que “nadie se atreve a tomar decisiones gruesas, porque no se sabe si serán respaldadas por la nueva autoridad que llegue”. Además, reconoce que no han tenido relación con el ministro subrogante y que las reuniones han sido con directivos intermedios.

“No hemos avanzando en lo absoluto con respecto a los acuerdos suscritos con la ex ministra en octubre pasado, teníamos acordado que para marzo tendríamos tres proyectos de ley, pero tenemos la impresión que es difícil que ocurra, y si no ocurre, activaremos nuestra capacidad de movilización para que los acuerdos se realicen”, afirma Maturana.

Según explica el líder de la Confusam, los proyectos acordados con Molina para que ingresaran en marzo son tres. Primero, una iniciativa que establezca que en la salud municipal haya un 80% de personas con contrato indefinido y sólo un 20% con contrato a plazo fijo. En segundo lugar, un proyecto que tiene que ver con un incentivo al retiro con los que cumplen edad para jubilar. Finalmente, uno que dice relación con que el personal que esté cumpliendo funciones de técnico de nivel superior, sea ubicado en la categoría correspondiente.

Otro efecto que se estaría produciendo debido a la vacancia en Salud, es el enfrentamiento entre el Ejecutivo y los partidos de la Nueva Mayoría para nombrar al nuevo titular de esa cartera.

Las presiones de las directivas de los partidos del oficialismo han complicado y retrasado el proceso de rearmar el nuevo gabinete.  En el caso de Salud, estaba liderado por una ministra PPD, y ese partido estaría promoviendo al ex diputado de sus filas y actual asesor del ministerio, Enrique Accorsi, y al diputado Marco Antonio Núñez. Sin embargo, la DC aspiraría a que se ratifique en su cargo al actual subsecretario y ministro (s) Jaime Burrows.

Con respecto a la elección de los nuevos ministros, el senador PPD y presidente de la comisión de Salud del Senado, Guido Girardi, afirma a “El Líbero” que “lo más probable es que la Presidenta piense hacer cambios, y con respecto a salud, creo que no querrá hacer cambios por cuoteos, y querrá evaluar otros cambios que son necesarios. Y el próximo ministro deberá fijar otra postura”.

 Vacancia de ministros

vacancia ministros ok

 

 

FOTO: PEDRO CERDA/AGENCIAUNO