En entrevista con El Líbero Lucas Palacios detalla las principales medidas que adoptará el ministerio luego del peak histórico de automóviles que se registró en distintas rutas durante este fin de semana.
Publicado el 04.04.2018
Comparte:

Después de la alta congestión vehicular registrada en el primer fin de semana largo del año -lo que generó reclamos de los usuarios- el gobierno anunció que tomará medidas en conjunto con los concesionarios de autopistas interurbanas. “El problema del fin de semana fue una manifestación extrema de una situación que se viene arrastrando desde hace tiempo (…), que es simplemente que hemos tenido un gran aumento del tráfico –lo que es una buena noticia, porque significa más oportunidades y más libertades para las personas– pero, por otra parte, no hemos invertido lo suficiente en carreteras”, dijo ayer el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, a radio Cooperativa.

Para profundizar sobre el tema el subsecretario de la cartera, Lucas Palacios, conversó con El Líbero.

-Subsecretario, viendo que ha habido fuertes críticas por el colapso en las rutas este fin de semana… ¿Cuál sería la medida a corto plazo más efectiva para evitar este problema?

Lo primero es crear una mesa en donde participe el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio de Transportes, Carabineros de Chile y las concesionarias para evaluar las medidas de contingencia aplicadas.

-¿Qué resultado esperan de esta reunión?

Queremos ver de que forma podemos disminuir la demanda de tráfico y también de que manera podemos aumentar la capacidad de las vías tanto a la salida como en el ingreso a Santiago.

-Se ha hablado del famoso “telepeaje”, ¿esto remplazaría al peaje tal como lo conocemos?

Esa sería una medida de mediano plazo que tiene que ver con la aplicación de tecnologías que nos permitan implementar nuestro plan “Chile sin barreras”. Este plan busca que haya accesos a Santiago con un sistema de cobro automático y sin barrera de peaje. Por eso el ministro Fontaine le ha dado el plazo de un mes a las concesionarias que administran las carreteras de acceso a Santiago para que podamos implementar tecnologías tipo “tag” para no ir parando en cada peaje.

-Usted como subsecretario de Obras Públicas, ¿cuál cree que fue la principal deficiencia que provocó las largas filas de autos en la ruta 68?

Lo que ocurrió el fin de semana fue que hubo un alto flujo de tránsito. Independiente del tipo de peaje que hubiéramos implementado, un tráfico de esa magnitud hubiera ocurrido igual. Para que no se repita esta situación debe haber una mayor infraestructura y aumentar el número de pistas.

-¿Implementar más pistas y aumentar la capacidad sería la solución a largo plazo?

Sí, pero también van acompañadas de crear modelos de transporte público y privado eficientes y habilitar rutas resilientes, es decir, vías alternativas por si existe algún problema en alguna de las principales rutas de acceso a Santiago. Esto mismo se va a aplicar en capitales regionales, en las cuales hemos visto que se produce una alta congestión.

-Además de las obras ya mencionadas, ¿qué quieren hacer distinto en esta materia en comparación a los gobiernos anteriores?

En los últimos años ha habido poca inversión y eso, comparado con el crecimiento de automóviles, ha hecho que la situación sea insostenible. Por lo tanto, nosotros queremos dejar atrás los proyectos y comenzar por las obras. Es fácil hacer proyectos y planificaciones, pero es mucho más difícil hacer obras.