En conversación con "El Líbero", el ex ministro entrega detalles de su viaje, donde estuvo analizando el proceso electoral de ese país. Esto, en medio de los cuestionamientos de la OEA sobre la objetividad de estas elecciones. "Las condiciones electorales están desbalanceadas", comenta.
Publicado el 16.11.2015
Comparte:

El ex ministro de Educación y Obras Públicas, Sergio Bitar (PPD), llegó hace algunos días de un viaje a Venezuela, donde estuvo analizando las condiciones de las próximas elecciones parlamentarias de ese país, que se realizarán el próximo 6 de diciembre.

La visita de Bitar a Venezuela, donde estuvo exiliado más de 10 años, se da tras los cuestionamientos que ha realizado la OEA sobre la objetividad del sistema electoral de ese país. El secretario general de la entidad, Luis Almagro, denunció el pasado martes que las autoridades de Venezuela no garantizan la transparencia y la justicia necesarias para la realización de las elecciones.

En conversación con “El Líbero”, el ex secretario de Estado entrega detalles de su visita al Venezuela y explica cómo está el panorama electoral, político y económico en ese país. Si bien comparte el diagnóstico de la OEA, afirma que el organismo no plantea una disposición a crear espacios de diálogo.

Además, explica que según lo conversado con los expertos electorales de ese país y a lo recogido durante su viaje, el resultado se inclina más por un triunfo a la oposición del gobierno de Nicolás Maduro.

-Usted estuvo en Venzuela hace algunos días, ¿en qué consistió su viaje?

-Es un equipo de estudio organizado por IDEA Internacional con la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, con el propósito de analizar las condiciones para la elección y hacer recomendaciones para mejorar el sistema

-La OEA ha cuestionado la falta de objetividad en este proceso de elecciones, ¿cómo vio la situación allá? ¿Comparte lo dicho por la OEA?

-Las condiciones electorales están desbalanceadas. Si bien el sistema de conteo tiene reconocimiento general de gobierno y oposición como un buen sistema, uno de los mejores de América Latina contra el fraude, lo que se analiza como deficiente son las condiciones en el contexto que se da la elección y los desequilibrios principalmente en materia de recursos del Estado y de acceso a los medios de comunicación que son bastante desiguales.

-¿Qué recomendaciones realizaron?

-Las recomendaciones abarcan un conjunto de materias que dicen relación con estos temas, con la necesidad de fortalecer la autonomía del Consejo Nacional Electoral y el acceso en materia de medios de comunicación más regulados y el uso de recursos fiscales para las campañas a favor de quienes son candidatos de gobierno en relación a la oposición. Entonces, se han hecho observaciones para que todo esto se enmarque en las buenas prácticas democráticas, para que el proceso tenga la legitimidad que requiere una democracia, eso en el terreno electoral.

-¿Y en el ámbito económico, cómo está el panorama?

-En el terreno económico es donde el tema tiene una dimensión mucho más preocupante, porque la velocidad del deterioro es de tal magnitud que hace muy compleja la posibilidad de encausar los procesos políticos y eso se está yendo de las manos. Entonces ninguna fuerza puede gobernar sin tener un piso mínimo de acuerdo especialmente en las materias económicas para poder superar este cuadro, que va a ser más complejo en unos meses con riesgos de ingobernabilidad muy grandes. Entonces en este contexto, la elección adquiere un carácter distinto, lo que viene después de la elección es fundamental, porque la gente ha esperado la elección como una luz de esperanza que le puede resolver las cosas que en verdad esta elección no va a resolver.

-Entonces, ¿estas elecciones garantizan transparencia? Lo que ha sido cuestionado por la OEA. 

-La OEA toca en conjunto de temas que me parecen importantes, que deben ser tomadas en cuenta por cualquier demócrata. El punto que a mí me parece complejo del documento de la OEA, es que no plantea una disposición a buscar espacios de diálogos que refuercen la democracia después de la elección y eso es insuficiente porque se coloca en una posición prácticamente opositora y no ayuda en un contexto de polarización a reducir la polarización.

-¿Cómo vio el ambiente político?

-Cuando las cosas se polarizan al punto que está en Venezuela, lo que tiende a ocurrir que los tipos más radicalizados de uno y de otro la llevan y cuando los más radicalizados la llevan, las posibilidades de democracia se achican. Por eso la gran tarea de los venezolanos, es que haya gente inteligente sensata y moderada de un lado y otro, que vea que seguir con una polarización va a terminar liquidando al país. Entonces, ¿es ésa una esperanza posible? ¿Existen condiciones para confrontar la polarización?

-¿Hay esas condiciones?

-No se ve un liderazgo capaz de conducir eso, porque cuando está todo polarizado, si tú pones una posición intermedia, te insultan de los dos lados. Ésa es la tarea después de ver qué pasa el 7 de diciembre. Antes del 6 de diciembre, hay que mejorar muchas cosas y después del 7 también hay que ajustar muchas cosas. La lógica actual es inconducente si se quiere instalar la democracia y mejorar las condiciones de vida, que se ven muy amagadas. Lo que digo no sería tan grave si hubiera una situación económica manejable.

¿Cuáles son los pronósticos según su experiencia en Venezuela?

-El resultado de esta elección, a juzgar por todos los expertos electorales con que conversamos, se inclina más a un triunfo opositor. De los 167 de diputados, es posible que la oposición en el peor de los casos pueda conseguir unos 84 y en el mejor de los casos 93, eso coloca a la oposición en una situación de mayoría. Si ese cuadro se da, obviamente el gobierno tiene que revisar su situación, la oposición tiene que discutir si se va por la vía del choque o buscar entendimientos, y eso es lo que viene. Yo no veo condiciones para confrontar la oposición todavía. Esto no quiere decir que el Presidente Maduro se tenga que ir. Si se impone el criterio más moderado de ambos lados, se da un espacio que es el mejor para el pueblo venezolano.

 

FOTO: AGENCIA UNO