En medio de la polémica generada por el documental que encargó La Moneda sobre Michelle Bachelet, el ex ministro en conversación con "El Líbero", entrega una mirada diferente. "Esto no puede ser considerado como una campaña a favor de una persona, sino como un antecedente para un buen balance de gobierno", explica.
Publicado el 09.02.2016
Comparte:

“Me parece muy bien que los chilenos conozcan lo que se está avanzando en el país. Entiendo las críticas de la oposición, pero me parecen equivocadas”, comenta a “El Líbero” el ex ministro Sergio Bitar (PPD) sobre el documental que prepara La Moneda sobre Michelle Bachelet.

El pasado domingo, La Tercera dio a conocer que al cierre del año más difícil para el gobierno, el equipo de Presidencia aprobó $40 millones para la realización de un documental con el fin de registrar los principales hechos del segundo mandato de la Presidenta.

La iniciativa generó una fuerte polémica tanto en el oficialismo como en la oposición. Algunos como el diputado y ex presidente del PS, Osvaldo Andrade, afirmaron que no era minuto para realizar este inédito material audiovisual y que se debió haber hecho al finalizar el período presidencial. En tanto, en Chile Vamos oficiaron a Contraloría para objetar el documental. Además, el ministro del Interior, Jorge Burgos, afirmó que hacer de este tema “el hecho del verano, es excesivo”.

Bitar tiene una mirada diferente y positiva de la iniciativa. Sin embargo, afirma que para que sea exitoso debe contemplar la verdadera historia: es decir, las luces y las sombras de esta segunda administración.

“No me cabe duda que los partidos de la Nueva Mayoría necesitaremos hacer un análisis crítico para poder explicar qué no se hizo bien y por qué se va a hacer mejor en un próximo programa. Si no se reconocen los errores, no hay credibilidad”, afirma y agrega que “esto no puede ser considerado como una campaña a favor de una persona, sino como un antecedente para un buen balance de gobierno”.

-La Moneda encargó un documental sobre la Presidenta Michelle Bachelet, que será financiado con recursos del Estado, ¿cuál es su impresión?

-Me parece muy bien que los chilenos conozcan lo que se está avanzando en el país. Entiendo las críticas de la oposición, pero me parecen equivocadas. Porque si sumamos la cantidad de ataques para decir que el gobierno no ha hecho nada, suma mucho más que el costo de un documental para que la gente pueda juzgar equilibradamente. Creo que en este tiempo los chilenos y chilenas hemos estado enfrascados en disputas menores y es necesario tener una mirada un poco más serena y tener información de los críticos y de los ciudadanos.

-Pero igual han habido críticas de la Nueva Mayoría con respecto al momento en que se debió haber realizado este documental.

-Yo he planteado que es importante que el gobierno y los partidos del gobierno hagan un balance de los dos años y actualicen las metas de los dos siguiente para ajustarse a las realidades. Y al mismo tiempo, registrar lo que se ha progresado. Hoy el grueso de la mirada es crítica y un conjunto importante de realizaciones no se toman como factores para juzgar. En ese sentido es conveniente entenderlo como una información. Además, si pensamos que no hay reelección en Chile, esto no puede ser considerado como una campaña a favor de una persona, sino como un antecedente para un buen balance de gobierno.

-¿Qué debe incluir este documental para que sea exitoso? 

-Hay un conjunto importante de logros, que están escondidos en la maraña de quejas. En el campo de leyes de probidad, están por un lado los casos que rechaza la ciudadanía y por otro, las medidas que se han adoptado, decisiones administrativas y reforzamiento institucional. Segundo, en el campo de la cantidad de problemas que ha habido por terremotos o incendios, creo que es importante saber cómo se ha ido cumpliendo en estas catástrofes, cuántos recursos se destinaron. Hacer un buen balance de Codelco, un balance energético. Donde hay más problemas en el sector de la salud, hay que explicar por qué no se hizo lo que se dijo que se iba a hacer. Y luego, el tema educacional hay que ponerlo en perspectiva. Han habido críticas, pero también aprobación de importantes reformas. Es como un balance de un 21 de mayo acumulado.

-¿Se debe realizar una autocrítica en el documental?

-Yo he sido uno de los que ha manifestado las debilidades, con ánimo de mejorar lo que se está haciendo. En mi caso pienso que esto se podría hacer mejor. Yo creo que tenemos que confiar en la gente para que decida, puede que un documental como éste no vaya a cambiar tanto las cosas, no sabemos. No hay que entenderlo como una propaganda, sino como una información visual de las realizaciones de un gobierno para que se juzguen adecuadamente. Ahora, ¿hay que hacer críticas? No me cabe duda que los partidos de la Nueva Mayoría necesitaremos hacer un análisis crítico para poder explicar qué no se hizo bien y por qué se va a hacer mejor en un próximo programa. Si (en el documental) no se reconocen los errores, no hay credibilidad.

-¿Los casos Caval y de financiamiento irregular de la política deben incluirse?

-Creo que lo importante, que no está en buen conocimiento, son los cambios legales que se han tomado por el Parlamento en estos meses, en un ritmo que ningún país latinoamericano lo ha tenido y que debiera llevarnos a un mejor estándar de probidad. La supervisión de los partidos, pérdida del cargo parlamentario, no financiamiento de las empresas a la política, etc. Eso va a quedar para la historia, más que quedarse en la pura crítica del hecho negativo.

 

FOTO: AGENCIA UNO