Espina, miembro de la comisión de Constitución del Senado, fue el primero en preguntarle a Rajevic durante su exposición acerca de sus cuestionamientos respecto de la demanda del CDE y su cercanía con el gobierno. En conversación con "El Líbero", analiza su nominación.
Publicado el 11.10.2015
Comparte:

“Me gustaría preguntarle respecto de una demanda del CDE en su contra, donde se señala el no pago de una beca. El segundo punto, tendrá que compatibilizar su gestión como contralor y eventuales inhabilidades por el hecho de haber sido asesor de varios ministerios. ¿Por qué cree usted que sería un buen contralor?, preguntó el senador RN y miembro de la comisión de Constitución Alberto Espina, el pasado martes durante la exposición del candidato a la Contraloría del gobierno, Enrique Rajevic.

Tras la intervención de Rajevic, Espina fue el primero de los senadores en preguntarle al abogado cercano a la DC respecto de los cuestionamientos que han surgido por su nominación, los que han impedido que el gobierno consiga los 22 votos necesarios para su aprobación.  El candidato del gobierno ha sido criticado por una antigua demanda del CDE en su contra por el no pago de una beca, además de su cercanía con el Ejecutivo.

En conversación con “El Líbero”, Espina entrega por primera vez su evaluación de la exposición de Rajevic y explica que “el contralor no debe ser cercano a ninguna coalición política. Hay muchas personas que son capaces, que son independientes y que pueden cumplir esa función. A mí no me gustaría un candidato a contralor que fuera partidario de la oposición ni partidario del gobierno. Me interesa que el día de mañana exista plena seguridad de que va a actuar con independencia”

– ¿Cómo evalúa la intervención de Rajevic en el senado?

-Hizo una buena exposición. Pero él tiene un problema que es de otra naturaleza. Cuando uno elige al contralor general, busca  a una persona que garantiza una plena imparcialidad en la gestión que vaya a realizar. Y él ha sido asesor de cuatro ministerios de gobiernos de la Nueva Mayoría y la Concertación. Y eso es un tema que lo afecta porque uno lo que quiere del contralor es una persona que, más allá de que tenga derecho a tener una posición política, no haya estado involucrado ni haya participado en el gobierno.

-Rajevic es actualmente asesor del ministerio de Vivienda… 

-El hecho de que haya trabajado en algunos ministerios le significa que va a tener que inhabilitarse. Creo que esos son puntos que tiene en contra y veo muy difícil que el Senado lo apruebe, dada esas circunstancias. No obstante los méritos personales que él tenga, porque un requisito básico de un contralor, es que el requisito de la imparcialidad opera adecuadamente. Ése es el punto central de preocupación en la Alianza.

 

-¿De qué manera se vería afectada la imparcialidad?

-Él dice que no va a afectar, pero el cuestionamiento que una persona que trabajó en cuatro ministerios, tiene dos dificultades. Una de ellas, es que estará inhabilitado para trabajar con esos ministerios, no podrá tomar caso de los ministerios en que él trabajó. Y en segundo lugar, es que evidentemente una persona que ha trabajado en los gobiernos de la Nueva Mayoría es legítimo pensar que pudiera afectarse su imparcialidad en general.

 

-El ex diputado y ex presidente de la DC Gutenberg Martínez afirmó en radio Cooperativa que el contralor debía ser cercano a la oposición. ¿Comparte esa postura?

-No. Yo creo que el contralor no debe ser cercano a ninguna coalición política. Hay muchas personas que son capaces, que son independientes y que pueden cumplir esa función. A mí no me gustaría un candidato a contralor que fuera partidario de la oposición ni partidario del gobierno. Me interesa que el día de mañana, exista plena seguridad que va a actuar con independencia y cumpliendo la obligación por la cual se le nombra, que es dirigir una institución tan fundamental como la Contraloría.

-Ante este escenario el gobierno retiró la urgencia para lograr tener los votos, ¿qué le parece esta salida?

-Eso es una decisión del gobierno, lo que pasa es que es lamentable que en una materia de esta naturaleza no se hubiese buscado consensuar un nombre antes. Cuando se trata de este tipo de nombramientos, lo ideal es buscar consensuar un nombre. Y seguramente hay muchos nombres que se pueden consensuar. En este caso, ha sido un error no consensuarlo.

-¿Cómo quiénes?

-No los conozco, pero hay nombres. Como se nombró a Ramiro Mendoza. El nombre de Ramiro Mendoza fue consensuado y nadie puede decir que Ramiro Mendoza era más cercano al gobierno o a la oposición, era un buen contralor, un brillante contralor.

FOTO: AGENCIA UNO