Durante estos últimos días el Ejecutivo ha enviado señales a la Nueva Mayoría de que vendrán ajustes importantes a corto plazo. En el oficialismo explican que con las cifras de Adimark se hace inminente la necesidad de un ajuste ministerial. "Cuando uno habla de mejorar la gestión, se da cuenta de que eso contempla un cambio de cargos", explica a "El Líbero", el senador DC, Jorge Pizarro.
Publicado el 01.06.2016
Comparte:

“Quiero informarles que puede haber cambios”, afirmó el ministro vocero de gobierno, Marcelo Díaz, durante el tradicional comité político el pasado lunes en La Moneda. Esa frase, según explican dirigentes de la Nueva Mayoría que estuvieron en el encuentro, la dijo al término de la reunión, lo que dejó sorprendidos a varios líderes el oficialismo.

Las declaraciones del secretario de Estado se dieron luego de que él y otros ministros plantearan que existe un grave problema de gestión del Ejecutivo, lo que fue abordado con la Presidenta Michelle Bachelet en el consejo de gabinete del lunes. En el oficialismo explican que la Mandataria realizó ese día una definición bastante nítida en torno a mejorar la gestión, más allá del titular. Es decir, que el gobierno tendrá como prioridad desplegarse e implementar una gestión real, lo que contemplará diferentes cambios.

En ese contexto, Díaz les confirmó a los partidos de la NM que dentro del corto plazo se van a producir ajustes importantes, y uno de ellos sería en algunas autoridades. “Si bien no dijo en qué cargos podría haber cambios, ni especificó nada más, nos dio a entender que era cambio de gabinete”, explica a “El Líbero” un senador que participó del comité político del pasado lunes.

Este hecho refleja las señales que ha enviado el gobierno al oficialismo durante las últimas semanas con miras a un ajuste ministerial. Influyentes fuentes de la NM explican a este medio que hoy tiene mucho sentido un cambio de gabinete, debido a que las cifras de aprobación tanto para el Ejecutivo como para Bachelet son muy bajas, sobre todo después de conocer los resultados de la encuesta Adimark, donde el Ejecutivo llegó a un 80% de desaprobación. “Hoy día tiene más sentido que nunca, es un recurso que la Presidenta siempre puede usar”, comentan.

De hecho, influyentes parlamentarios del oficialismo le han pedido explícitamente al Ejecutivo que realice cambios en algunas autoridades. Según dicen en la NM, en el comité político anterior la senadora y presidenta del PS, Isabel Allende, y el diputado socialista, Osvaldo Andrade, criticaron duramente el error en el decreto del plan Auge publicado en marzo por el Ministerio de Salud (Minsal), que afecta a 40 de las 80 patologías cubiertas por el programa y que debe regir en julio. Por esto le pidieron a los ministros que el responsable del Minsal debe asumir su error y con ello realizar ajustes en la cartera.

Si bien la idea de un eventual cambio de gabinete recién se está instalando en la NM y aún no existe certeza de cuáles serían los ajustes, personeros del oficialismo afirman que las señales evidencian que habrá una “cirugía mayor” a nivel de ministros y subsecretarios. La apuesta del gobierno contemplaría incluso ajustes en carteras como Interior y Trabajo.

En Interior, en la NM explican que el titular de esa cartera, Jorge Burgos, no ha logrado “empoderarse” y que ha costado instalar la postura DC al interior del gabinete. Además, afirman que la estrategia de la cartera para enfrentar la crisis en Chiloé no dejó conforme a la Mandataria.

En tanto, en Trabajo afirman que la ministra Ximena Rincón no ha logrado llegar a un acuerdo por la reforma laboral de manera eficiente, pero el gobierno apuesta por esperar la aprobación del veto y ley corta de la reforma. Además, Rincón tendría en sus planes competir nuevamente por un cupo al Senado.

Ante este escenario, en el oficialismo creen que un eventual cambio de gabinete debe realizarse lo antes posible. De hecho, ayer en los pasillos del Congreso se comentaba de manera interna los malos resultados obtenidos por el Ejecutivo. “Hay muy malos números, es un desastre, además hay un desorden interno de la coalición y eso hemos conversado que debemos ponernos las pilas para avanzar, y un cambio de gabinete debe ser hoy más que nunca”, afirma a este medio un influyente senador de la NM.

Parlamentarios de la NM coinciden en que debe haber cambio de gabinete tras cifras negativas

En el sondeo Adimark de este mes, el gobierno obtuvo su peor evaluación, con un 80% de desaprobación y un 18% de aprobación. La encuesta se llevó a cabo en un mes que estuvo marcado por el 21 de mayo, los incidentes de ese día,  la crisis en Chiloé, el veto a la reforma laboral, y los últimos antecedentes sobre el caso Caval.

La Mandataria cayó cinco puntos de aprobación llegando a un 24% y su desaprobación subió siete puntos porcentuales, ubicándose en un 72%.  Estas cifras van en línea con los resultados obtenidos por los ministros, donde el promedio de evaluación del gabinete (43%) cae al mínimo en este mes. Los ministros con bajas importantes fueron el el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien llegó a un 55% de desaprobación, al igual que Ximena Rincón. En tanto, Burgos obtuvo un 61% de desaprobación y el ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, un 67%.

Por esto es que parlamentarios del oficialismo creen que estas cifras evidencian de manera inminente un importante ajuste ministerial. “Estos resultados son una señal de que hay que mejorar la gestión en los temas más delicados, recuperar la actividad económica y delincuencia y actividad económica. El cambio de gabinete lo decide la Presidenta, pero cuando uno habla de mejorar la gestión, se da cuenta de que eso contempla un cambio de cargos”, afirma a “El Líbero”, el senador y ex presidente de la DC, Jorge Pizarro.

Por su parte, el diputado PS, Juan Luis Castro, explica a este medio que “puede ser que haya cambio de gabinete, pero la Presidenta es la que tiene que evaluar siempre estas cosas”.

En tanto, el diputado DC Gabriel Silber afirma a “El Líbero” que “no podemos hacer responsable sólo a la Presidenta del manejo del gobierno, sin hacer una autocrítica de la coalición de la Nueva Mayoría. Todos hemos cooperado a que esta coalición de gobierno no haya respondido a las expectativas ciudadanas, se generó un programa de gobierno ambicioso, y en poco tiempo se quisieron materializar las transformaciones, y eso ha generado pérdida de credibilidad. El cambio que debe hacerse es profundo, no sólo a nivel de gabinete, sino que también en gobiernos regionales, servicios públicos, y además el gobierno debe instalar una nueva manera de gobernar”.

 

FOTO: AGENCIA UNO