El economista y director de AFP Habitat cuestionó el contenido del informe final y la composición de la comisión asesora sobre el sistema de pensiones: “El PC estuvo sobrerrepresentado”. En cuanto a lo positivo, destacó la propuesta de aumentar la tasa de cotización y la edad de retiro de las mujeres.
Publicado el 27.10.2015
Comparte:

Ha pasado poco más de un mes desde que la comisión asesora presidencial sobre el sistema de pensiones, más conocida como la Comisión Bravo, entregara su informe final a la Presidenta Michelle Bachelet, y las críticas hacia algunas de las propuestas que contiene el texto se siguen sumando.

A través de una columna en El Mercurio, el economista Klaus Schmidt-Hebbel -quien es director de AFP Habitat- cuestiona duramente el trabajo de la comisión señalando que “sus propuestas son tan variopintas e internamente inconsistentes, como variopinta e inconsistente fue la composición de sus 24 comisionados, entre los cuales libertario no hubo ninguno y el PC estuvo sobrerrepresentado (…) No sorprende que el informe presente tres propuestas generales, inconsistentes entre sí, y 58 propuestas específicas, muchas contradictorias unas con otras”.

El ex economista jefe de la OCDE también se refiere al “limitado análisis” que hizo la comisión sobre el sistema previsional actual: “La bibliografía es pobre y autorreferente —de solo 15 estudios incluidos, ocho son de autoría de algunos comisionados—. En 16 meses de trabajo, con un costo fiscal y personal de varios millones de dólares, la Comisión Bravo solo encomendó realizar siete estudios, siendo todos ellos simples recopilaciones de datos o aplicaciones de la regla de tres. No hubo estudios encargados para evaluar los efectos del sistema actual, ni mucho menos los efectos de al menos algunas de las 58 propuestas, sobre las pensiones, el empleo total e informal, el ahorro y el bienestar de las personas, las edades efectivas de jubilación, el costo fiscal y muchas otras variables claves para la gente y el país”.

Asimismo, el académico de la Universidad Católica cree que la comisión hizo un “diagnóstico sesgado” al hacer comparaciones erróneas con cifras de la OCDE y al omitir un análisis de la competencia que actualmente existe en el mercado de las AFP.

Sobre las propuestas, Schmidt-Hebbel sostiene que hay un número significativo que son malas, pues “no elevarían las pensiones, reducirían la efectividad del sistema previsional y/o tendrían efectos indeseados sobre otras variables claves para los chilenos, como el empleo”. Destaca en esta categoría la creación de una AFP estatal (“No contribuiría ni a mejorar las pensiones ni a una mayor competencia en el mercado de las AFP, a no ser que dicha competencia sea desleal y financiada por subsidios del Estado”, señala); una licitación parcial del stock de afiliados; y que parte de la mayor tasa de cotización se destine a financiar un sistema estatal de reparto. “Esta propuesta añeja —ir hacia un sistema de reparto parcial— reduciría las pensiones en el largo plazo, como concuerdan desde Tomás Piketty hasta Salvador Valdés”, sostiene.

Pero también cree que hay algunas propuestas buenas, como las que apuntan a mejorar y ampliar el pilar solidario y fortalecer el pilar contributivo. “Particularmente urgentes y valiosas son las propuestas de aumentar gradualmente la tasa de cotización de 10% a 14% (de cargo del empleador) y la edad de retiro de las mujeres a 65 años, reducir la parte no imponible de la remuneración y elevar el límite máximo de las cotizaciones”, señala.

Finalmente, el economista hace un llamado al Consejo de Ministros y al Gobierno para que se presenten los proyectos de ley correspondientes al Congreso.

 

FOTO: AGENCIA UNO